“Grândola Vila Morena” se cantó antes en Asturies que en Portugal

José Afonso llevó en 1972 su himno revolucionario al Club Clutural de Oviedo, Amigos de Mieres y la Escuela de Comercio de Gijón.

Recomendados

Diego Díaz Alonso
Diego Díaz Alonso
Historiador y activista social. Escribió en La Nueva España, Les Noticies, Diagonal y Atlántica XXII. Colabora en El Salto y forma parte del consejo de redacción de Nortes.

En la madrugada del 25 de abril de 1974 un grupo de soldados entraban en el estudio de Radio Renasença, la emisora católica portuguesa y obligaban a punta de pistola al técnico de sonido a emitir la canción Grândola Vila Morena, un tema prohibido por la dictadura, obra del cantautor exiliado José “Zeca” Afonso. Era la señal para que la oficialidad democrática, harta de la dictadura y de la guerra colonial, se levantase contra el régimen autoritario más longevo de Europa. Acababa de empezar la revolución portuguesa.

Tras ser escogida por el Movimiento de las Fuerzas Armadas para dar inicio a la revolución, Grândola Vila Morena, una canción dedicada a los habitantes de esta pequeña localidad del Alentejo, en el sur de Portugal, se ha convertido en el himno oficioso de la República portuguesa. Aunque no tenga una letra explícitamente política, Grandola forma parte por derecho propio del cancionero rojo ibérico. Cada 25 de abril suena en las gargantas de los manifestantes que acuden a las conmemoraciones de la revolución. También volvió a sonar con fuerza en las protestas contra los recortes y las políticas de austeridad impuestas por la UE al anterior gobierno de derechas promovidas por el movimiento ¡Que se lixe a Troika! (¡Que le den a la Troika!), algo así como el “15M portugués”. Fue entonces cuando una nueva generación de portugueses condenados a la precariedad y la emigración económica, la llamada geraçao a rasca, la redescubriría y haría suya. Curiosamente, no sería en Portugal donde la canción sería estrenada por su autor, sino en Galicia. Exiliado a causa de su oposición a la dictadura, sería en la primavera de 1972 en Santiago de Compostela, donde “Zeca” Afonso la estrenaría. El debut tendría lugar en un recital junto a su amigo Benedicto García, cantautor, fundador del colectivo Voces Ceibes, precursor del Movimiento Popular da Canción Galega, y militante comunista y de CCOO. El concierto en la ciudad gallega sería organizado por el movimiento estudiantil. Gracias a los contactos de Benedicto con la oposición antifranquista asturiana, ambos cantautores llegarían ese mismo año a Asturies para actuar en eventos del movimiento cultural asturiano ligado a la resistencia democrática. Grandola sonaría así en 1972 en el Club Cultural de Oviedo, en el local de Amigos de Mieres, ambos focos culturales de la oposición, legales, pero muy estrechamente vigilados por la dictadura franquista, y en la Escuela de Comercio de Gijón, en un recital organizado por los estudiantes de esta facultad. Como cuenta Luis Miguel Piñera en su libro “Domingos en Rojo”, Miguel Álvarez Areces y su hermano, el ex presidente, y por entonces dirigente comunista, Vicente Álvarez Areces, afincado entonces en Galicia, serían claves en la organización de esta pequeña gira del cantautor gallego y de su amigo portugués por tierras asturianas.

José Afonso actuaría en 1972 en el Club Clutural de Oviedo, Amigos de Mieres y la Escuela de Comercio de Gijón.

Grândola sonaría por lo tanto en directo, interpretada por su autor,antes en Asturies que en Portugal, donde nadie esperaba en 1972 una revolución que llevaría tan solo dos años después a despertar las esperanzas de la izquierda mundial, y el temor de la CIA y las cancillerías europeas. El fotógrafo José Manuel Nebot acogería en su piso de Oviedo/Uviéu al cantautor portugués, dejando una honda impresión en quien poco tiempo después sería concejal del PCE en la capital asturiana. Nebot, gran dinamizador de la vida cultural y social asturiana recordaría a Afonso como «un hombre muy serio y muy riguroso. Yo militaba en el Partido Comunista y él en la extrema izquierda portuguesa, pero llegamos a tener una gran confianza. No tenía nada que ver con otros cantautores que eran tipos más ligeros, más triviales, él era una persona muy interesante y muy comprometida».

Cuatro meses después de aquel histórico 25 de abril de 1974 Afonso regresaba a Asturies para una nueva actuación. La península ibérica había cambiado mucho en menos de dos años. En Portugal la revolución democrática había dado paso a un proceso político cada vez más socializante. Se hablaba entonces de la “Cuba europea”. En marzo de 1975 un agorero The Tmes había llegado a publicar un artículo titulado “El capitalismo ha muerto en Portugal”. En España la oposición salía de las catacumbas y cada vez se encontraba más fuerte y desafiante. A finales de julio se había presentado en París la Junta Democrática de España, que agrupaba a buena parte de la oposición antifranquista. Pocos días después, el 11 de agosto, el antifranquismo asturiano celebraba su fiesta mayor, el “Día de la Cultura”, en la carbayera de Los Maizales, en el valle xixonés de Cabueñes, cerca de lo que hoy es el jardín botánico de Xixón. Estrechamente vigilada por la Brigada Política Social las asociaciones culturales ligadas a la oposición democrática celebraban una multitudinaria romería con la asistencia de unas 5.000 personas. El plato fuerte del programa era la actuación de José Afonso, que ya no era un desconocido cantautor portugués, como en su anterior visita a Asturies, sino una estrella internacional de la canción política, mundialmente conocido por ser el autor de la banda sonora de la última sacudida revolucionaria sucedida en Europa Occidental. A pesar de la censura, el diario Voluntad haría una crónica muy favorable del evento, en el que que destacaría la imagen de un público puesto en pie y cogido de la mano entonando Grândola Vila Morena, interpretada por Afonso y Benedicto, y entonada a coro por los asistentes a la fiesta. Faltaba muy poco para la caída de la dictadura española.

Actualidad

3 Comentarios

  1. Sólo decir que me encantó este tema.
    Nunca lo he considerado como tendencioso políticamente, aunque lo fuera.
    Lo considero como una bella canción de Justicia, de esperanzas,de libertades personales,de furia orgullosa,de fraternidades e igualdad…….

  2. No me gustan los comunistas y los que son de otra manera , yo soy apolitica y no me meto en nada y no quiero saber nada de políticas, creo que no me corresponde a mi hacer política de ningún tipo

  3. José Alfonso estreno el grandola e un concierto en Valencia junto a Paco Ibanez,Maria del Mar Bonet, Adolfo Celdran, Miro Casabella, Xavier Ribalta Y Poni Micharvegas. Era el año 71 Y luego iba a París para gravar el disco “cantigas do maio” donde aparece Grandola.

Responder a Isabel gomez Cancelar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here