“La ganadería y el lobo son compatibles, pero hace falta voluntad política”

Theo Oberhuber resalta la importancia del lobo en el mantenimiento del equilibrio de los ecosistemas

Recomendados

Bernardo Álvarez
Bernardo Álvarez
Graduado en psicología y ahora periodista entre Asturias y Madrid. Ha publicado artículos en ABC, Atlántica XXII, FronteraD y El Ciervo.

Theo Oberhuber es coordinador de Ecologistas en Acción (EeA) y uno de los fundadores de la organización. EaE lleva años defendiendo la protección del lobo y la prohibición de su caza, algo que el Ministerio de Transición Ecológica ha adoptado recientemente. La medida ha causado malestar y polémica en las comunidades del norte peninsular, donde grupos políticos y asociaciones ganaderas aseguran que la protección del lobo es incompatible con la viabilidad de sus explotaciones. Oberhuber defiende que es posible una convivencia entre lobo y ganadería y resalta la importancia que tiene este animal en el mantenimiento del equilibrio de los ecosistemas.

¿Qué daños y pérdidas ocasionan los lobos?

Los daños que genera el lobo se estiman entre dos y tres millones de euros al año en todo el país. No es una cifra muy alta: es el equivalente a la construcción de un solo kilómetro de una autovía en llano.  No es un problema económico importante, pero estamos hablando de que las administraciones no están ayudando a los ganaderos, que es lo que deberían hacer.

¿Es entonces compatible la protección del lobo con la ganadería?

Está demostrado que la ganadería y el lobo son compatibles. Existen un número importante de ganaderos que están en el área del lobo y, gracias a ciertas medidas, que son por cierto las que pusieron en marcha sus abuelos, o no tienen ataques de lobos o son muy reducidos. No es algo teórico, que se ponga sobre el papel, no. Es algo que están utilizando algunos ganaderos sin apoyo de ninguna administración. Es posible, pero hace falta voluntad.

¿Y cuáles son esas medidas?

Nosotros y unos 50 ganaderos hicimos un documento con las medidas que los ganaderos proponían que se aplicasen. Por un lado, es necesario implementar ayudas a los costes que pueda generar la presencia del lobo para los ganaderos. Esas ayudas pueden ser, por ejemplo, para la alimentación y los piensos de los mastines que necesitan. También se pueden dar cursos de formación en comportamiento de mastines y de lobos.

Se pueden dar ayudas para la compra e instalación de sistemas de cercamiento adaptados a todo tipo de ganado. Se pueden facilitar permisos para instalar o rehabilitar corrales donde guardar el ganado, o ayudas para contratar pastores que permiten tener mayor vigilancia. Es decir, lo que hace falta es un poco de apoyo económico de las administraciones y de inversión de las Comunidades Autónomos. Además, se supone, con la protección del lobo el Ministerio va a dar ayudas económicas para estas medidas.

“Hace falta apoyo económico de las administraciones”

¿Qué más podría hacerse para facilitar esa convivencia entre lobos y ganaderos?

Otro elemento importante es reconocer en el censo de ganado a los perros como animales de trabajo. Estos mastines son muy eficaces, pero con la normativa actual tendrían que ir atados, lo cual impide hacer su trabajo. 

También deberían pagarse indemnizaciones por ataques de lobo, indemnizaciones que sean justas y rápidas. Muchas de esas indemnizaciones deberían estar condicionadas a haber tomado medidas preventivas. Si se toma esas medidas y hay ataques, se dan indemnizaciones.

En zonas donde el lobo había desaparecido ha regresado sin que la administración haya advertido a nadie ni dado ninguna información o ayuda a los ganaderos. Es cierto que la ganadería extensiva está en peligro, pero por la PAC y por el precio de sus productos. Para remediarlo habría que fomentar canales cortos de comercialización para que ese sector se mantenga. Nosotros pedimos una ley de ganadería extensiva adaptada a las pequeñas explotaciones y al manejo integral y sostenible de los sistemas pastorales, que hoy están muy abandonados. Con estas medidas, el conflicto entre el lobo y la ganadería sería mínimo o habría desaparecido totalmente.

¿Por qué si lobo y ganadería son compatibles existe entonces esa polarización sobre el tema?, ¿qué intereses hay detrás?

Hay varias razones complementarias. Una es el sector cinegético, que hace campaña en contra de la protección del lobo utilizando como excusa que está defendiendo a los ganaderos, pero en el fondo lo único que quiere es seguir cazando lobos. Otra razón es que, por parte de las administraciones, les resulta más fácil dejar que se maten lobos que gestionar las poblaciones y fomentar la coexistencia. Es una cuestión de comodidad y de no querer implicarse en una de sus competencias.

Hay otro elemento, y es que hay en ocasiones algunas organizaciones agrarias que, pese a que saben que el principal problema de la ganadería extensiva está en los precios de mercado, la PAC y la falta de apoyo de las administraciones, parece que políticamente les interesa más utilizar el tema del lobo y culpar al lobo de la actual situación de la ganadería extensiva, lo cual es falso.  Se están utilizando argumentos tan peregrinos como que cazar lobos fija población y, por tanto, evita la despoblación. Llevan décadas matando lobos y no ha servido para fijar la población, sigue habiendo un importante abandono rural.

Además, hoy en día la existencia del lobo tiene una rentabilidad económica. Se están poniendo en marcha empresas de turismo basadas en la observación del lobo, lo cual es un apoyo económico al mundo rural. En zonas como la sierra de la Culebra es ya más del 50% del turismo el que tiene que ver con la presencia del lobo. Además, hay que tener en cuenta que el lobo tiene muchos efectos beneficiosos para el medio ambiente y para la ganadería.

“El lobo es esencial para el funcionamiento de los ecosistemas”

¿Cuáles son esos beneficios que aporta el lobo a la estabilidad de los ecosistemas?

Por un lado, el lobo es un gran depredador y, como tal, son esenciales en la naturaleza para controlar las poblaciones de las presas y para el funcionamiento de los ecosistemas. El lobo hace una función reguladora de la población de ungulados silvestres, como jabalíes y ciervos, y de otros carnívoros como el zorro. Sin lobo, el número de jabalíes estaría mucho más disparado que actualmente. El lobo es el principal depredador de jabalíes, y los jabalíes o los corzos generan más daños económicos a la agricultura que los que genera el lobo a la ganadería.

Favorece la biodiversidad, pero además reduce los riesgos de transmisión de enfermedades entre la fauna silvestre y el ganado. Es algo que no se quiere reconocer, pero hay estudios científicos que establecen claramente que las zonas donde existe el lobo hay menos transmisión de enfermedades: la tuberculosis sobre todo, la brucelosis. La labor de control tiene un efecto sanitario en las poblaciones de ungulados silvestres, y estas enfermedades tienen incluso efectos negativos para la salud humana.

Es decir, que existen muchísimas razones por las que los ganaderos deberían ir adoptando estas medidas de coexistencia y aprovecharse económicamente de la presencia del lobo. Se montó una pequea cooperativa, Pastando con Lobos, que está al norte de Léon, que produce sobre todo cordero ecológico, y están manteniéndose económicamente muy bien. Gracias a que tienen en torno a 15 mastines no están teniendo ataques de lobo en una zona con alta densidad.  

Actualidad

2 Comentarios

  1. Primero hay que reestablecer la fauna salvaje que se ha vista disminuida del 70% frente a la que había en 1970. Y luego a lo mejor tendría sentido protejer al lobo que ahora se nutre del ganado.

  2. Según usted el lobo solo come jabalíes y cérvidos, además los que están enfermos. Si esto fuera así resulta que los ganaderos mienten y son las ovejas y vacas las que se suicidan y por lo tanto no hay necesidad alguna de indemnizaciones a los ganaderos. Pero al mismo tiempo, dice usted, que las indemnizaciones han de estar vinculadas a la protección específica contra el lobo y por tanto ha de ser el ganadero el que cuide a los mastines o instale las cercas. Yo no soy ganadero, pero me pregunto porqué ustedes los defensores del lobo no ponen las cercas o cuidan a los mastines o directamente indican al lobo que animales pueden comer. Entre tanto el lobo comerá antes las ovejas porque son mas fáciles de capturar, señor ecologista, eso hasta el lobo lo sabe.

Responder a Maximo Cancelar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here