Volver al campu: una cuestión de xusticia cola vida, cola familia, cola tierra, cola comida

La Güerta Monga (Nava) entama una campaña de recoyida de fondos pa construyir una nave enerxéticamente autosuficiente que faiga espoxigar esti proyectu de güerta ecolóxica

Recomendados

Beatriz Redondo Viado
Beatriz Redondo Viado
Periodista y profesora de secundaria.
- Publicidad -

“Tres de la comida hai inxusticia siempre”. A nun ser que mires bien por tol procesu -de la semiente a la planta, de la mano que la cuida al platu al que llega-, y entós salte un tomate, un repollu o unes berenxenes que lleven escritu con tierra, sol y agua’l nome de la so destinataria. “Cuando voi pañando na güerta yá voi pensando: esto pa fulanita, esto pa menganito…”. La que fala ye Paula Cristóbal Casu, una de les artífices de La Güerta Monga, nel conceyu de Nava, xunto con Xosé Antón Cadierno Collar.  Dambos dos acaben de presentar el crowdfunding  La Güerta Monga: de la semiente a la raíz (goteo.cc/guertamonga) pa recoyer fondos que-yos permitan construyir una nave enerxéticamente autosuficiente cola que facer espoxigar un proyectu de güerta ecolóxica de temporada y diversificada qu’acaba de dar los primeros pasos en Monga, pero que tien yá una buena trayectoria detrás.

Semeya: Alisa Guerrero

Va seis años principiaron a trabayar na cooperativa El Nocéu, en Sariegu, continuando col llabor de Laude y Aquilino, hasta que’l nacimientu de la so fía Dulia va cuasi tres años fixo que s’animaren a finales de 2020 a entamar esti proyectu propiu cola compra d’una finca nel llugar de Monga, en Nava, de casi 26.000 m2: 1200 m2 ocúpenlos cuatro ivernaderos y otros 6000 m2 dedíquense a cultivos n’esterior. De desbrozar y de cuchar el restu de la superficie encárguenxe media docena d’oveyes xaldes, dos burrines y una yegua. Amás, cuenten con otres dos finques, La Vallina, en Sienra (Nava), que van dedicar a frutales, y Socabanas, en Cabanas (Tinéu), na que ta’l patatal, les cebolles, cien nozales y cuarenta pumares de mesa.

Semeya: Alisa Guerrero

Riegu a riegu cultiven too ello y apuesten pola venta directa: nel mercáu de La Pola (Siero) y na mesma finca. La venta nel mercáu ye “un apueste políticu” por “dar visibilización al campesináu y la necesidá d’ocupar espacios públicos”. Pero tamién-yos presta tener un día nel que recibir a la xente pa que faiga ellí les compres, pa que pregunte y conoza de primera mano d’ónde sal cada productu: “Por eso necesitamos un espaciu nel que poder recibir a la xente, almacenar la producción y guardar la ferramienta y la maquinaria”, espliquen nel crowdfunding col que quieren atropar fondos pa construyir una nave que furrule con enerxíes renovables y, al traviés de plaques foltovoltaiques, ser quien a ser autónomes enerxéticamente.

“Cola venta directa conoces prácticamente a tola to clientela, sabes lo que quier, cuéntes-yos porqué nun hai lechugues o porqué la mazana salió pequeña… Faes a la xente consciente de que lo que come vien d’un sitiu nel qu’asoceden coses y esto tien un impactu. Nesta parte del planeta na que nos venden que la fruta ye too perfecto, too del mesmu tamañu, nun la comen los bichos… Nós ponemos realidá a la comida, que ye diversa como’l mundu y faes a la xente cómpliz. Préstame esa llabor pedagóxica y paezme fundamental”, comenta Paula Cristóbal.

Semeya: Alisa Guerrero

Mui guapos los tomates ecolóxicos, ciertamente, pero, ¿arrienda la ganancia vivir a espenses de los elementos? Paula y Antón tienen claro que sí: “Dependes del clima, pero non de nengún patrón. Nós decidimos los tiempos, nun hai horariu establecíu: a veces eches el día enteru y a veces marches a mediudía. Venimos cola cría, podemos conciliar y, anque perres nun se saquen munches, somos autosuficientes: matamos gochu, xatu, hai verdures… A ver quién tien güei autosuficiencia. Yo nun siento l’estrés. Tenemos l’estigma de que’l campu ata, pero paez que nun somos quien a ver otres atadures más fuertes y molestes que nos impón esti sistema. Buscamos fórmules d’apoyu mutuu y organización –como dexar la finca a quien tien animales y nun tien praos y sacar d’esi intercambiu un beneficiu mutuu- que nos permitan llegar a esi equilibriu ente economía, salú, familia, esparder…”, valora Xosé Antón Cadierno.

“El capitalismu viéndenos una individualidá y un estrés continuu pa poder llegar a too y eso ye mui difícil, más que lo que nós facemos equí, pero paez que ye lo natural, y non, nun ye asina”

“Lo primero que nos enseñaron Laude y Quili ye que na güerta hai que saber perder. Unes veces date y otres quítate. Asumir la frustración, que non too depende de ti… Pero compensa la vida, el dexar de tener estrés, ansiedá, horariu, esi tiempu occidental pa llegar a tolos sitios. Equí vas acordies a los tiempos de la naturaleza, vas reconociéndote como parte del ecosistema, naturalizándolo. El capitalismu viéndenos una individualidá y un estrés continuu pa poder llegar a too y eso ye mui difícil, más que lo que nós facemos equí, pero paez que ye lo natural, y non, nun ye asina”, rellata Paula.

Semeya: Alisa Guerrero

Nel so casu, el realcuentru cola familia campesina materna cuando tuvo de maestra en Cabrales animóla a dar esti pasu. Paula Cristóbal estudió Maxisteriu pola especialidá de Música y ye experta en Llingua Asturiana, asina que, de mano, principió a trabayar de maestra: “La esperiencia na escuela foi vital. Tocóme en Cabrales y ellí conviví cola mio familia materna, que yera campesina, y dime cuenta de cómo la escuela emburria a la xente que ta nel campu a marchar d’él. Nesi realcuentru, vi qu’esi yera’l mio sitiu y que volver a la tierra yera una forma de facer xusticia cola mio familia, dignificar el so trabayu, ponelu en valor. Na escuela, anque me sentía correa de tresmisión ente esos dos mundos, faltábame predicar col exemplu, asina qu’equí toi”.

Semeya: Alisa Guerrero

Xosé Antón, nacíu en Tinéu y llicenciáu en Química, tamién quixo romper el ciclu “natural” na zona rural, onde s’afala a la xente mozo a salir, estudiar y “escapar” de la tierra. “En casa nunca me pregun taron si quería quedar, nun se me dio la opción d’escoyer. Lo bueno yera vivir na ciudá, lo del pueblu nun valía. Depués de dellos trabayos precarios, lo d’El Nocéu foi una oportunidá pa probar si se podía vivir d’esto, si yera una ventolada o una fase… Y resulta que nun lo yera, prestóme la esperiencia”.

La esperiencia supón un cambiu vital y romper col individualismu: dende la colaboración con otra xente y colectivos nel campu a “facer equipu” cola familia: “Volviemos a ser familia estensa. Vivimos con mio padre y mio madre que nos ayuden cola crianza, cola comedera, la casa, la güerta… Facemos equipu y eso tien que ver cola forma de vivir qu’escoyimos. Esto ye un proyectu de vida, hai una inversión, un proyectu de vida familiar. Depués Duli quemarálo too, pero facémoslo cola ilusión de que se críe nesti espaciu. Yá reconoz les plantes; medra conociendo los ciclos de la naturaleza; sabe si les pipes son de calabaza, que si apañamos la semiente de les vaines ye pa guardalo y l’añu qu’entra volver semalo pa que nazan les plantes que nos van volver dar alimentu…”

“Tenemos l’estigma de que’l campu ata, pero paez que nun somos quien a ver otres atadures más fuertes y molestes que nos impón esti sistema”

Sicasí, anque dende La Güerta Monga’l cambiu ye yá una realidá, esti ha dir acompañáu  d’otros pasos con visión global: “Tien de cambiar el paradigma económicu, invertir nel campu. La comida ye un bien imprescindible y básicu. ¿Cómo-y pones preciu al valor que tien la comida? ¿Qué hai tres d’un tomate del Mercadona por mui baratu que salga? ¿Cuála ye la historia tres de lo que comemos? Son histories d’inxusticia, casi siempre, polo que lo más xusto ye comprar comida de cercanía, de kilómetro cero, onde hai un tratu más humanu ente quien compra y quien viende”, espón Paula.

Semeya: Alisa Guerrero

Pa cualquier ayuda, Paula y Antón encáriense a una montonera de burocracia que, dacuando, fae que nun arriende la ganancia. “Los tiempos de l’alministración nun s’acompasen colos de la tierra. Nun se pue esperar un añu y mediu a que te dean llicencies… Y depués un papel tres otru: que si falta esti, que si vuelves a llevar el mesmu papel al mesmu sitiu. Nin se destinen perres bastantes al campu nin s’axusten a la realidá”, mantién Antón.

Ello ye que, mentes siguen bregando con burocracia y semiente, agora busquen l’apoyu pa facer de La Güerta Monga un sitiu nel que trabayar, del que vivir y compartir a comuña. Por necesidá, por xusticia cola vida, la familia, la tierra y porque, a la fin, dalgo de verdá tendrá aquello de que somos lo que comemos.

Actualidad

- Publicidad -

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here