La sintaxis de Yolanda Díaz

Ambos manejan el latín de la clase obrera, así que nadie debe extrañarse de una reunión en la que se fue a hablar de derechos, empleo y medio ambiente.

Recomendados

Víctor Guillot
Víctor Guillot
Víctor Guillot es periodista y dirige el Centro de Interpretación del Cine en Asturias. Ha trabajado en La Nueva España, Asturias 24, El Pueblo de Albacete y el diario digital migijon. Colabora en la Cadena Ser. Su último libro, junto a Rubén Paniceres, se titula "Ceniza a las cenizas. David Bowie y la revolución visual de la cultura pop" (Ed. Rema y vive).

Lo escribió Paul Valery: «la sintaxis es una facultad del alma». Bergoglio y Yolanda Díaz manejan la misma sintaxis. Manejan el latín de la clase obrera, las clases populares, así que nadie debe extrañarse de una reunión en la que se fue a hablar de derechos, empleo y medio ambiente con todo el idioma del cristianismo de base que el Papa Francisco desde el Vaticano  y la Ministra de Trabajo desde el Ministerio de Trabajo han venido declamando desde que llegaron a sus despachos.

Ni Bergoglio ni Díaz forman parte de la crema de la intelectualidad, pero escriben en decente. Uno siempre tuvo veneración por Ratzinger, que venía a ser el teólogo oscuro de la cristiandad, el emperador de la guerra de las religiones. Yolanda Díaz tampoco es Berlinger ni Gramsci, pero lee los tiempos políticos como nadie. Quiere expandir la izquierda social, convertir  lo que una mayoría desea, una reforma laboral que mejore la negociación colectiva, los salarios y el crecimiento estable del empleo, en más votos para las próximas elecciones generales. Su mayor campaña política es una reforma laboral.  Ha demostrado desde el ministerio que navega para una mayoría y que su mejor aval son los acuerdos con los sindicatos y la CEOE sustanciados, como el milagro del pan y los peces, en el Boletín Oficial del Estado.

Enrico Berlinguer, secretario general del Partido Comunista Italiano entre 1972 y 1984.

Mientras tanto, se mantiene la hoja de ruta parternalista de Pedro Sánchez: dejaz que crezca para que todo esto siga siendo mio. Nadia Calviño se ha hecho pequeña después del último encontronazo con la ministra, a cuenta de quién estaba y quién no en la mesa de negociación de la reforma, a cuenta de quién mediaba y quién no entre la patronal y los sindicatos. Como decíamos al principio, la sintaxis es una facultad del alma. Yolanda Díaz no sólo maneja la grámatica de Dios, también ha hecho suya el sermo vulgaris de la Ministra de Economía. Su espacio político crece dentro del gobierno, imparable.

“Mientras Yolanda Díaz se distancia de su organización, pedro sánchez se reconcilia con los despojos de la suya”

Así las cosas, parece que el mayor obstáculo de Yolanda Díaz es el partido que la elevó hasta los altares de la gran política. Este verano me decía Juan Carlos Monedero como un profeta veterotestamentario que el partido tiene vida propia y debe ser el órgano que mande sobre los ministros, sobre los alcaldes, los concejales, los parlamentarios. La responsabilidad de todos estos cargos recae en el partido que los ha elegido para ocupar esos puestos.  Ciertamente, el discurso de la ministra desborda la acción política de IU y de Podemos. No me gustan las mujeres que asumen liderazgos sin partido, aunque el partido sea un lastre para alcanzar mayorías parlamentarias más amplias. Tampoco sé hasta qué punto el aura mágica que despliega Diaz, capaz de sostener su discurso populista con la gestión racional de su trabajo, es una baza cortoplacista que oculta un escaso recorrido. Mientras ella se distancia de su organización, Pedro Sánchez se reconcilia con los despojos de la suya porque sabe que sin la unidad interna del PSOE sólo le queda la mudanza. La sintaxis de los partidos, querido y desocupado lector, es otra facultad del alma.

Actualidad

3 COMENTARIOS

  1. Todos somos necesarios y lo que nos tiene que unir es el programa de gobierno, y luego ser capaces entre todos es llevarlo al boletín del estado todo lo posible. todo lo demas es literatura y viento.

  2. Cierto. Visto desde fuera, tengo la impresión de que Podemos necesita un nuevo impulso orgánico. Siempre se reprocha la escasa implantación territorial de Podemos, su dependencia a otra siglas hermanas para alcanzar representación parlamentaria, municipal. Bueno, es posible que haya llegado ese momento y es probable que ese momento, un 15 M dentro, sirva no solo para afianzar las bases orgánicas en cada territorio sino para afianzar también a sus propios candidatos en próximas campañas electorales, no sólo desde fuera, sino también desde dentro, con un vínculo más orgánico. Un fuerte abrazo!!!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí