La miserable traición de Pedro Sánchez al pueblo saharaui

El presidente rinde pleitesía a un sátrapa marroquí equiparable a Putin y reconoce la invasión del Sáhara, algo que no hizo ningún otro gobierno de UCD, el PSOE o el PP

Recomendados

Paco Álvarez
Paco Álvarez
Periodista, escritor y traductor lliterariu d'italianu. Ye autor de les noveles "Lluvia d'agostu" (Hoja de Lata, 2016) y "Los xardinos de la lluna" (Trabe, 2020), coles que ganó en dos ocasiones el Premiu Xosefa Xovellanos.

Noviembre de 1975. El dictador Francisco Franco agoniza y lo poco que queda de él y de su apestoso régimen suscribe con Marruecos y Mauritania un acuerdo por el que se compromete con esos dos países del Magreb a compartir la soberanía sobre el territorio del Sáhara Occidental: no cuentan con Argelia, que se opone a ese cambio de colonizadores sobre un territorio que tiene un pueblo propio y una voz propia para decidir su futuro; tampoco cuentan con el Frente Popular por la Liberación de Saguia el Hamra y Río de Oro (Frente Polisario). El Polisario lleva años alzado en armas contra las tropas españolas para lograr la independencia de su país. Su primer secretario general, El Uali Mustafa Sayed, proclama la creación de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) unos meses antes de morir en combate, con 28 años, en 1976, en el desierto. Para entonces el Polisario ya le ha declarado la guerra a Marruecos y Mauritania, después de que España escurriera el bulto en el proceso de descolonización y esos dos países usurparan el territorio saharaui.

Mauritania, impotente ante el acoso guerrillero del Polisario, acaba firmando un acuerdo de paz, pero el régimen marroquí mantiene su brutal hostilidad contra la causa saharaui y nunca, desde entonces, deja de reprimir, perseguir y masacrar al pueblo saharaui en los territorios que ocupó militarmente la monarquía autocrática alauí en 1975. Cerca de 175.000 personas viven, sobreviven, a día de hoy en los campamentos de refugiados saharauis que se establecieron en el territorio desértico e inhóspito de Tinduf, en Argelia. Por esos campamentos, que se levantaron con vocación provisional pero que se han convertido en residencia permanente de un pueblo al que le han robado su tierra, hemos pasado en estas décadas miles de personas solidarias con la causa saharaui procedentes de medio mundo, y allí nos han acogido como a hermanas y hermanos, compartiendo el arroz de la olla, el calor de la tienda, la alegría de la sonrisa, el aliento de la victoria, la luz de la lámpara…

Yo empecé a militar en la causa saharaui hace algo más de treinta años y desde entonces, tanto en Asturies como en los territorios liberados, he celebrado, he compartido y he sudado esta causa con un montón de militantes del PSOE y de otros tantos partidos políticos: a modo de anécdota, en el acto del veinte aniversario de la fundación del Polisario coincidimos en Tinduf una delegación política en la que había representantes de todo el arco político y social, desde el Partido Popular hasta Herri Batasuna. Yo vi dialogar y compartir el té a representantes de uno y otro extremo, no eran tiempos propicios para el diálogo entre unos y otros en el Estado español pero allí la causa saharaui primaba, nos unía de alguna forma.

De todo esto me acordé esta mañana, mientras seguía la comparecencia parlamentaria del patético ministro de Asunto Exteriores, José Manuel Albares, al que le pasó por la izquierda en la defensa de la causa saharaui incluso la portavoz del PP. Antes de Pedro Sánchez Castejón, ningún otro de los seis presidentes de la UCD, el PSOE o el PP que ocuparon el cargo en Moncloa se había echado en brazos de la dictadura monárquica alauí como lo ha hecho Sánchez, ningún otro gobierno español había traicionado abierta y miserablemente la causa del pueblo saharaui como lo ha hecho el presidente Pedro Sánchez, sin consultar la opinión de sus socios de Gobierno, ni del resto del arco parlamentario, sin tener en cuenta la legalidad internacionalidad, recogida en las resoluciones de la ONU, organismo al que el presidente Sánchez se acoge sólo cuando le conviene.

Concentración en Uviiéu por el derecho a la autodetermnación del pueblo saharaui. Foto: Enrique Gallart

Sánchez ha perdido los papeles en pocos días y en muchas áreas: anuncia que va a incrementar el gasto militar (no explicó a costa de qué servicios públicos financiará ese alarde asrmamentístico), mientras deja que se enquiste el conflicto del transporte de mercancias y mientras pacta a a escondidas un acuerdo con Marruecos que anuncia a bombo y platillo el rey déspota de Marruecos dejando con el culo al aire al Gobierno de Sánchez. La cohorte de asesores del señor Sánchez quizás le ha hecho creer que la brutal invasión de Ucrania era la oportunidad para que emergiera como gran estadista internacional, huyendo de las miserias nacionales para las que no encuentra arreglo y que quizás a él y a su cohorte de bien pagados no les preocupe en demasía, pero que al resto de mortales nos afecta día a día: el subidón del precio de la energía nos jode a los de abajo mientras las eléctricas y sus consejeros de administración socialistas y peperos se lo siguen llevando caliente, el sector del transporte y de la pesca están en huelga, legítimamente, y ello repercute en que haya estanterías vacías, cadenas de producción que se detienen, obreras y obreros que se van al paro; hay decenas de miles de autónomos y de asalariados esperando que el Gobierno presidido por Sánchez les eche una mano para buscar la salida a la crisis socioeconómica derivada del covid…

Quizás por eso, por escapismo, por inutilidad, estos días Sánchez anda de gira internacional, enfatizando su compromiso ¿europeísta? con promesas de que España recibirá con los brazos abiertos a todas las personas que huyen de la guerra y del hambre en Ucrania, mientras su ministro de Interior, Fernando Grande-Marlasca, bendice en rueda de prensa las porras que apalean a los huidos del hambre y de la guerra que intentan salvar la valla de Melilla. Quizás por eso Sánchez ha prometido más de lo que debía a “sus socios europeos” (lo enrtecomillo porque sus socios no son los nuestros).

Quizás porque Sánchez asumió esa frase de Clemenceau que dice que “el poder es la más completa de las servidumbres”, quizás porque Sánchez se tragó hasta el fondo que “sus socios europeos”, a los que ha aplaudió con las orejas en la expansión triunfal hacia el Este de la organización militarista a la que ellos llaman organización defensiva OTAN y que ahora no sabe cómo actuar ante la respuesta de la Rusia de Putin (una respuesta brutal, criminal, insisto), le devolverán el gesto pasándole la palmadita por la espalda al estadista Sánchez por pacificar su trastienda del Mediterráneo sur, por allanarle al camino a la energía que venga del otro lado del Estrecho. Quizás por eso, el también socialista Josep Borrell, eterno vividor de la política, que cobra más de 26.000 euros brutos al mes, ha tenido los santos cojones de decirnos a la ciudadanía europea que deberemos asumir sacrificios para afrontar las consecuencias de las sanciones energéticas que ellos han impuesto a Rusia, y que no imponen a Israel cada vez que masacra con sus bombardeos a población civil en Gaza y Cisjordania.

Sánchez, que va camino de terminar la legislatura como un déspota engreído y superado por el poder temporal que le concedieron las urnas, no tiene autoridad alguna para determinar el futuro del pueblo saharaui. Apelo sobre todo a la militancia socialista que lleva años, décadas, haciendo suya esa causa de libertad pendiente que encarna la lucha del pueblo saharaui. Esas y esos socialistas no deberían guardar silencio ante esta traición misertable que el presidente perpetra en su nombre.

Sí, Pedro Sánchez es un miserable, pero me queda pendiente una pregunta antes de cerrar este artículo. ¿Qué pinta Unidas Podemos en un Gobierno que anuncia el incremento del gasto militar y que legitima la invasión marroquí en el Sáhara Occidental?

Actualidad

8 COMENTARIOS

  1. No sabía que “miserablemente” fuera un insulto.Es la descripción de una conducta y, por tanto, del que la lleva a cabo.

  2. Los saharauis que “viven miserablemente” han decidido vivir así antes que entregarse a Marruecos, que es lo que se pretende con el “acuerdo”a qué aludes, Cadadosportres. Conociendo las políticas y el estilo de gobierno del rey de Marruecos, .¿crees de verdad que el acuerdo les iva a beneficiar? Y, además, ¿que acuerdo es ese que sólo aprueba una de las partes a las que concierne?

  3. Que quieres, que se pasen otros cincuenta años viviendo miserablemente, mientras nosotros tenemos
    comida, agua, luz y techo?. Es muy bonito hablar estando bajo el ala del estado del bienestar.
    Más vale un acuerdo menos reivindicativo que seguir sufriendo, con la ONU y Europa mirando hacia otro lado.

  4. Miserable me parece el que lo nombra. En tal caso incomprensible, si seguimos insultando por deporte el periodismo mal va.

  5. “Durante trece años, entre 1973 y 1986, el Frente Polisario llevó a cabo 289 atentados terroristas contra ciudadanos españoles, principalmente trabajadores de las minas de fosfatos de Fosbucraa, en el Sáhara, y pescadores, de Canarias, Galicia, País Vasco y Andalucía, que faenaban en aguas del banco sahariano.”
    “Acavite pide “justicia” para las víctimas del Polisario e insta a “no cerrar en falso” la autodeterminación del Sahara.
    Mientras el Polisario sea la voz del pueblo saharui “ni agua”.
    Cualquier deuda que tuviesemos con ellos se la cobraron con creces. Primero con su guerra de guerrilas en tiempo de Franco y luego con terrorismo mientras tenian oficinas en España y se les subvencionaba.
    Para las familias de víctimas españolas afectadas aunadas en Acavite, en España, “todavía no se ha hecho justicia a las 289 víctimas españolas de atentados terroristas cometidos por el Frente Polisario entre 1973 y 1986

    Leer más: https://www.europapress.es/islas-canarias/noticia-acavite-pide-justicia-victimas-polisario-insta-no-cerrar-falso-autodeterminacion-sahara-20220321113625.html

  6. “Durante trece años, entre 1973 y 1986, el Frente Polisario llevó a cabo 289 atentados terroristas contra ciudadanos españoles, principalmente trabajadores de las minas de fosfatos de Fosbucraa, en el Sáhara, y pescadores, de Canarias, Galicia, País Vasco y Andalucía, que faenaban en aguas del banco sahariano.”
    “Acavite pide “justicia” para las víctimas del Polisario e insta a “no cerrar en falso” la autodeterminación del Sahara.
    Mientras el Polisario sea la voz del pueblo saharui “ni agua”.
    Cualquier deuda que tuviesemos con ellos se la cobraron con creces. Primero con su guerra de guerrilas en tiempo de Franco y luego con terrorismo mientras tenian oficinas en España y se les subvencionaba.
    Para las familias de víctimas españolas afectadas aunadas en Acavite, en España, “todavía no se ha hecho justicia a las 289 víctimas españolas de atentados terroristas cometidos por el Frente Polisario entre 1973 y 1986

    Leer más: https://www.europapress.es/islas-canarias/noticia-acavite-pide-justicia-victimas-polisario-insta-no-cerrar-falso-autodeterminacion-sahara-20220321113625.html

  7. Comparto totalmente lo expuesto por Paco Álvarez en este artículo.
    Como contribución al conocimiento del conflicto del Sahara Occidental aporto a los lectores y lectoras de Público el enlace de mi obra EL SAHARA Y ESPAÑA. CLAVES DE UNA DESCOLONIZACIÓN PENDIENTE, con el que podrán descargarla de forma íntegra y gratuita.
    https://www.usc.es/export9/sites/webinstitucional/gl/institutos/ceso/descargas/Biblio_Alguero_El-Sahara-y-Espana.pdf

    • “Durante trece años, entre 1973 y 1986, el Frente Polisario llevó a cabo 289 atentados terroristas contra ciudadanos españoles, principalmente trabajadores de las minas de fosfatos de Fosbucraa, en el Sáhara, y pescadores, de Canarias, Galicia, País Vasco y Andalucía, que faenaban en aguas del banco sahariano.”
      “Acavite pide “justicia” para las víctimas del Polisario e insta a “no cerrar en falso” la autodeterminación del Sahara.
      Mientras el Polisario sea la voz del pueblo saharui “ni agua”.
      Cualquier deuda que tuviesemos con ellos se la cobraron con creces. Primero con su guerra de guerrilas en tiempo de Franco y luego con terrorismo mientras tenian oficinas en España y se les subvencionaba.
      Para las familias de víctimas españolas afectadas aunadas en Acavite, en España, “todavía no se ha hecho justicia a las 289 víctimas españolas de atentados terroristas cometidos por el Frente Polisario entre 1973 y 1986

      Leer más: https://www.europapress.es/islas-canarias/noticia-acavite-pide-justicia-victimas-polisario-insta-no-cerrar-falso-autodeterminacion-sahara-20220321113625.html

Responder a tcs Cancelar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí