¿Qué va a pasar en la AMSO?

Para el SOMA el control de la agrupación ovetense es clave de cara a mantener su influencia en el seno de la FSA-PSOE.

Recomendados

Víctor Guillot
Víctor Guillot
Víctor Guillot es periodista y dirige el Centro de Interpretación del Cine en Asturias. Ha trabajado en La Nueva España, Asturias 24, El Pueblo de Albacete y el diario digital migijon. Colabora en la Cadena Ser. Su último libro, junto a Rubén Paniceres, se titula "Ceniza a las cenizas. David Bowie y la revolución visual de la cultura pop" (Ed. Rema y vive).

Tras las dos primeras asambleas congresuales celebradas en Llanes y Gijón, antes que un corrimiento de placas bajo el territorio socialista asturiano, algún veterano socialista afirma que lo que podrían estar surgiendo son brotes verdes, pequeñas biosferas donde las leyes de la gravedad del barbonismo universal permanecerían en un estado de suspensión latente. Más allá de cómo evolucione en un futuro próximo esta circunstancia, los cónclaves han puesto a prueba la influencia y la capacidad de control de la Secretaria de Organización de la FSA, Gimena Llamedo, sobre las agrupaciones locales. Tocada tras los reveses de Llanes y Gijón, las alarmas del SOMA se han encendido y todo indica que su maquinaria se ha vuelto a acelerar para mantener el control en el resto de las agrupaciones que celebrarán sus asambleas en los próximos días.

Este razonamiento apriorístico explicaría la causa principal por la que el actual secretario de la AMSO, Iván Piñuela, sanchista y nombre por el que apostó Barbón en la capital hace cuatro años, no ha anunciado todavía su candidatura a la reelección, si bien es cierto que en los últimos días ha dejado caer que está más cerca de volver a presentarse que de no hacerlo.

Muchos creen que el perfil político de Piñuela es más bajo que el de Iván Ardura y a la vista de que ya han surgido más nombres para liderar la AMSO, le habrían sugerido que optara por integrarse. De pronto, ya no es 100% el hombre de nadie. En esa tesitura, el SOMA quiere tomar los mandos de la nave ovetense antes de que se descomponga completamente y, en consecuencia, habría propuesto a Barbón una seria alternativa a Piñuela, tras la celebración del congreso de la FSA.

“El nombre que ha circulado esta semana por la Agrupación Municipal Socialista de Oviedo es el de Felipe González Coto”

El nombre que ha circulado esta semana por la Agrupación Municipal Socialista de Oviedo es el de Felipe González Coto, ingeniero de minas, director de explotación y seguridad del grupo HUNOSA. Su carrera profesional se ha desarrollado como ingeniero jefe de explotación y jefe de área en los pozos Sotón, Figaredo, Carrio, María Luisa, Aller, Candín y Modesta hasta el año 2016. Su labor en la actualidad se centra en el área de Post-minería y actualmente es Director de Energía, Desarrollo de Negocio e Innovación del grupo minero, además de Presidente de Hunaser Servicios Energéticos, Consejero delegado de Sadim o patrono de la Fundación Itma. Hasta la fecha, los que le conocen siempre le han considerado un serio aspirante a presidir la empresa pública más importante de Asturias tanto como a ocupar la consejería de Industria en el gobierno del presidente socialista que ahora ocupa el consejero Enrique Fernández, reprobado hace unos meses por el Parlamento.

Iván Piñuela en el homenaje del socialismo ovetense a Indalecio Prieto. Fuente: Twitter AMSO.

Sin embargo, a lo largo de la semana, el nombre de González Coto ha ido dando paso al de una mujer misteriosa. Este viernes, Vicente Montes destapaba en La Nueva España, otro nombre: Rosana Prada, también ingeniera de minas, anterior Directora General de Industria, cesada por su falta de sintonía con el consejero de Industria, Enrique Fernández. Las asociaciones ecologistas la acusaron de favorecer a empresas eólicas y también el partido Verdes Equo, que en Oviedo concurrió a las elecciones locales aliado con el PSOE. Tras su dimisión, trabaja en Capital Energy. Algunas fuentes afirman que su carrera política es meteórica: en Oviedo se codea en la zona pija de la ciudad. Es posible que la candidatura de Rosana Prada se moviera por propia cuenta. La desconfianza entre González Coto y Prada es mutua.

Felipe González Coto.

Desde que el Sindicato de los Obreros Mineros de Asturias desplegara la Operación Jaula que descabalgó a los llamados renovadores de la Secretaría Local, la AMSO ha sido una organización estratégica para mantener la influencia del SOMA en la FSA. Su afán por controlar esa parte del mapa del socialismo asturiano llevó a su secretario, José Ángel Fernández Villa a mantener una estrecha alianza con el popular Gabino de Lorenzo, sin más ánimo que el de erosionar al gobierno de Vicente Álvarez Areces.

“la AMSO ha sido una organización estratégica para mantener la influencia del SOMA en la FSA”

González Coto, que fue secretario de Energía en la anterior ejecutiva de Barbón y Rosana Prada, estarían llamados a ser los próximos dirigentes de la AMSO ¿por mandato de Luis Alperi? Como Piñuela, González Coto también es un sanchista que llegó a formar parte de la gestora que Hilario Feito presidió en la Agrupación de Mieres, durante la última etapa de Javier Fernández al mando de la FSA, aunque en aquellos días estuviera empadronado en Oviedo. En el caché de la web del partido, actualmente modificada, también se afirma que pertenece a la agrupación de Mieres. Que haya cambiado su ficha de afiliado a la AMSO no sería nada descabellado.

Por si fuera poco, esta semana, se oficializó otra candidatura más, la de Aquilino Díaz, también ingeniero de minas, aunque su paso por HUNOSA fue más breve. Su nombre estaría respaldado por Alfredo Carreño. Forma parte de eso que algunos llaman el SOMA bueno. Es un javierista convencido y ocupó la Secretaría de Finanzas de la FSA en la última ejecutiva de Javier Fernandez.

Al otro lado del Mississipi de la Casa del Pueblo de Oviedo, el desbarajuste político es parecido. Nadie se atreve a presentar candidatura ante Piñuela o Coto. En parte, la razón se encuentra en Wenceslao López, portavoz del grupo municipal socialista del Ayuntamiento de Oviedo y ex-alcalde de la capital del Principado.

Rosana Prada

La figura de Wenceslao López es internamente polémica. Desde las últimas elecciones, López también ha sido percibido como un tapón que impedía que aflorara un relevo. En 2019 mejoró los resultados del partido con respecto a 2015. Tres concejales más, pero insuficientes para gobernar, dado que Nacho Cuesta de Cs, ex militante de la AMSO, y con quien buscó un pacto, prefirió a Alfredo Canteli como pareja de baile. Hay quienes afirman que, a sus 71 años no está dispuesto a volver a presentarse a la alcaldía. Sin embargo, él todavía no ha dicho nada y mantiene la portavocía. El resultado del reciente juicio por el mercadillo de Gascona, en el que tanto él como otros concejales del grupo municipal socialista pudieron ser inhabilitados, ha tenido un resultado favorable con la absolución por la Audiencia Provincial.

El SOMA y las agrupaciones socialistas

Los sectores críticos de la AMSO consideran que desde la elección de Iván Piñuela más de un 30% de sus afiliados ha quedado apartado de la organización y se siente completamente desmovilizado. En ese marco, Piñuela, aun siendo el secretario del partido y, por lo tanto, el detentador del censo y del aparato, juega con una gran desventaja a la hora de justificar su candidatura a la reelección frente a una nueva, encabezada por otra persona propuesta por el SOMA y con mayor experiencia política. ¿Podría haber un acuerdo entre Prada y Pañuela propiciado por Alperi, líder del SOMA? El nombre de Prada no resuena mal, a pesar de haber sido acusado de entrar en una “puerta giratoria” en el mundo somático, incluso para una candidatura al Ayuntamiento de Oviedo.

Los críticos con la influencia del SOMA en la vida del PSOE señalan que allí donde toman el control suelen dejar a las agrupaciones como un páramo. Un somero examen a las de Gijón, Mieres o Siero, ponen de manifiesto la pérdida de influencia y peso político municipal que han sufrido durante los últimos cuatro años. En Gijón, hasta el congreso del pasado fin de semana, el 50% de la militancia había dejado de acudir a la Casa del Pueblo, según declaró su nuevo secretario, José Ramon García, “Monchu”. En Mieres, la agrupación socialista se convirtió en una capilla levantada en mitad del desierto tras llegar a su fin el mandato de la gestora. En Langreo, suenan tambores de guerra en estos momentos.

Lo que parecía una herida abierta en un solo municipio, se ha revelado como una enorme falta de sintonía entre una gran parte de las bases del PSOE y los hombres que Barbón han ido colocando en las respectivas secretarías de las agrupaciones locales. Esto explicaría las primeras derrotas del Secretario de la FSA y de Gimena Llamedo y los movimientos que está adoptando Alperi para tratar de contener el cambio. Pero la política de la AMSO es un laberinto. Nada de lo que ha leído puede mantenerse mañana. De momento una única certeza: el congreso local será los días 22 y 23 de abril.

Actualidad

2 COMENTARIOS

  1. Y ¿no hay nadie de Oviedo para la agrupacion municipal socialista de OVIEDO?
    Y ¿no hay nadie que no sea de la cuenca para la agrupacion municipal socialista de OVIEDO, aparte de alguien de Les Arriondes?

Responder a Nacho P. Zuloaga Cancelar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí