La huelga obrera en los tiempos de Amazon

La plantilla de la subcontrata del gigante de la venta por internet convoca un paro indefinido por el despido de tres afiliados a la CSI.

Recomendados

Diego Díaz Alonso
Diego Díaz Alonso
Historiador y activista social. Escribió en La Nueva España, Les Noticies, Diagonal y Atlántica XXII. Colabora en El Salto y dirige Nortes.

“Amazon aprieta a las subcontratas y las subcontratas nos aprietan a nosotros”. Así resumen los repartidores de Délcom lo que pasa en esta empresa del sector de la logística que trabaja para el gigante norteamericano de la venta por internet, con almacen en Siero. “No estamos contratados por Amazon pero en la práctica es como si fuéramos sus empleados. Trabajamos con sus métodos, su aplicación y sus rutas” comentan.

Presión, cargas excesivas, horas extras y falta de descansos a cambio de sueldos que rara vez llegan a los 1.300 euros fueron las razones que llevaron a un grupo de repartidores a pasar de las quejas a los hechos y organizarse en la Corriente Sindical de Izquierdas. La empresa, poco acostumbrada a lidiar con los conflictos, respondería con tres despidos. Los de Sergio González, Iván Fernández y Roni Joel. Lo que no esperaban en la dirección es que lejos de meter el miedo en el cuerpo, los despidos contribuirían a organizar a la mayoría de la plantilla, que ha votado a favor de una huelga indefinida por la readmisión de sus compañeros y por mejoras laborales como la igualación salarial de todos los empleados y empleadas, a los que a día de hoy se remunera las entregas con tarifas muy dispares. “Tienes un sueldo fijo y luego extras por las entregas que hagas” explica Sergio González, de 35 años. González ha sido despedido, denuncia, por tratar de organizar una sección sindical. “Cuando entras te prometen ganar 1.400 euros, pero luego nunca se cumple” comenta este trabajador, que denuncia también que la empresa se rija por un convenio de mensajería de Madrid y no por el del transporte de Asturies.

Concentración a las puertas de SASEC. Foto: Alisa Guerrero

Este lunes, tras fracasar un intento de mediación en el SASEC, el Servicio Asturiano de Solución Extrajudicial de Conflictos, se ha dado el pistoletazo a la primera huelga en Asturies en una subcontrata de Amazon, en pleno proceso de desembarco en la comunidad. Los huelguistas de Délcom no estaban solos en la concentración convocada a las puertas del SASEC. Riders en lucha, delegados de CCCO de otra subcontrata de Amazon, compañeros de otras secciones de CSI y el diputado de Podemos Daniel Ripa estuvieron también presentes en el acto, al que también acudió un importante despliegue policial. El momento de más tensión se vivió cuando un grupo de empleados de Délcom acudieron al SASEC a respaldar a la empresa. “Eran los que más se quejaban de los sueldos y ahora ahí los tienes, chupando el culo a la empresa” gritó airada una de las trabajadoras que secunda la huelga. El conflicto arranca este martes con concentraciones mañana y tarde frente al almacen de Amazon en Siero.

Nortes ha intentado sin éxito conocer la versión de la empresa, que ha rechazado realizar declaraciones a este medio.

Actualidad

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí