“El Oviedo está a quince minutos de volver a Primera División”

Toni Fidalgo repasa su trayectoria en el mundo del fútbol y habla sobre el pasado, presente y futuro del club que presidió en sus momentos más difíciles.

Recomendados

Andrés Illescas
Andrés Illescas
Es periodista.

Hace tiempo que Antonio Fidalgo (Avilés, 1952), más conocido como Toni Fidalgo, no asoma la cabeza por el Carlos Tartiere. Quien fuera presidente del Real Oviedo en momentos críticos y adjunto a la presidencia de La Liga de fútbol sigue ahora a su equipo desde casa y de vez en cuando toma una en un pub de su querida ciudad natal.

¿En qué anda metido, Toni Fidalgo?

Estoy en cocheras (ríe), alejado del fútbol. Entre una cosa y otra me he pasado la vida en el mundillo. Primero jugué yo mismo, luego fui al diario AS y a los 29 años ya estaba en La Liga. Esto fue en Madrid, luego volví a Oviedo y de presidente. No estoy cansado, pero si alejado. Desde aquel partido del Eibar del ascenso no he vuelto al Tartiere.

Como en aquella temporada, hubo mala fortuna en esta para el Oviedo…

No haría el análisis desde el punto de vista de la fortuna. Yo sería más realista. El Oviedo perdió o dejó de ganar cuatro o cinco puntos vitales, entre otros el partido con el Zaragoza. Yo daba por hecho que en Las Palmas iba a ser muy difícil ganar, porque se jugaba lo mismo que el Oviedo y jugaba en casa. Lo que nos faltó fue ese punto, pongamos el último del Zaragoza.

En todo caso, ¿qué le ha parecido la temporada?

Después de siete años en segunda, es la segunda vez que quedan en esta situación, lo cual quiere decir que en esta ocasión hicieron un buen equipo. Confío en que, con la experiencia de este año, para el próximo se haga un equipo un pelín mejor. Si puede ser tenemos que estar entre los dos primeros y sino jugar la promoción. La referencia la tienen de este año.

¿Qué hubiera hecho distinto si usted fuera el presidente?

Prefiero no pronunciarme. Sería meterme en el área especifica del entrenador o del secretario técnico. Si dijera lo que hubiera hecho siendo este año siendo presidente probablemente, perjudicaría algún jugador. Pero sí que hay que afinar algunas cosas.

“Si dijera lo que hubiera hecho siendo presidente, perjudicaría a algún jugador”

Toni Fidalgo

El resultado a nivel futbolístico, no ha sido malo…

Desde luego, es sin duda la mejor temporada que ha tenido desde que subió a segunda. Independientemente de la posición en la tabla, por como ha jugado, por como ha afrontado los partidos.

¿No le parece que el Zaragoza y el Ibiza corrieron mucho para no jugarse nada?

Sí, corrieron bastante. No me extraña, ya se sabe que a final de temporada pasan cosas sorprendentes.

¿Se hubieran afanado tanto si hubiera estado usted de presidente?

(Ríe) Quién sabe. Mira, nosotros jugamos una liguilla también y tuvimos la malísima fortuna de que, quedando equipos como el Jaén o el Huracán Valencia, después de eliminar al Albacete, nos tuvimos que cruzar con el Eibar, que ese año subió a segunda y el siguiente a primera. Si no nos toca la china de cruzarnos con el Eibar, todo habría salido bien ese año.

Toni Fidalgo. Foto: Alejandro Pérez

Libraron la desaparición…

Sí, veníamos de coger un club absolutamente quebrado, para desaparecer. Si no cogemos el equipo…Hubo dos juntas de accionistas, una primera fallida y en la segunda a ultima hora me llama (Agustín) Caunedo, porque nadie quería ser presidente. Si la segunda junta hubiera sido fallida, el accionista de referencia hubiera tenido que convocar la disolución. La cosa salió bien porque la gente nos creyó, esto hizo que se creara una respuesta social y en los medios, incluso en los de Madrid. La guinda fue la broma en un programa de radio que llevó a que Arturo Elías me llamara. Sin la entrada de Carso, hubiéramos podido seguir, pero con bastantes dificultades económicas.

“Sin la entrada de carso hubieramos podido seguir, pero con bastantes dificultades económicas”

Toni Fidalgo

Hubieran dependido en exclusiva de la afición…

La afición respondió, creamos una campaña poniendo acciones a diez euros, porque veíamos que mucha gente no tenía la capacidad de comprar a 60. Mucha gente cogió una sola, pero gracias a eso conseguimos librar la causa de disolución. Nos quedaba la de insolvencia, que fue la que salvó Carso.

¿Qué le parece la gestión de Elías?

Es evidente que se ha dedicado básicamente a poner dinero. El Oviedo está ahora mismo sin deuda publica que era un lastre desde la época de Alberto González. Cuando llegamos al club, ni los jugadores ni los empleados habían cobrado. No sabíamos por donde empezar. Nuestra idea era salir a competir para que el Oviedo no perdiera la categoría, no solo salimos a competir, sino que jugamos el playoff.

Fidalgo con Ramón Mendoza en una imagen de archivo.

¿En lo deportivo, podrían haber mejorado algo en estos años?

Todo es mejorable en lo deportivo, pero también aleatorio. Traes a un jugador que el año pasado hizo un campañón y este año por mil razones no te da el mismo rendimiento. Esto no es una ciencia exacta. Me parece que lo están haciendo bien y lo harán mejor si afinan algunas cosas. El Oviedo está a quince minutos de volver a primera división. No sé si será la temporada que viene o la siguiente.

Esos quince minutos, ¿podían haber pasado por incentivar al Sporting y al Burgos?

En el caso del Sporting era imposible contar con que ganaran, fue un año de follones entre los clubes, siempre la hubo salvo en mi etapa con Vega Arango. Tuvimos una buena relación. Tanto primero, con Alberto González, como a posteriori de mi marcha, las cosas derivaron en muy conflictivas. No era el momento por tanto de ese arreglo. Respecto al Burgos, lo mejor que le podía pasar al Oviedo es que estuviera allí Michu y, de hecho, el Burgos tuvo tres oportunidades claras. Vi un poco del multifutbol y sí que pudo haber ganado.

“Con Vega Arango pactamos no tocarnos las canteras”

¿Sería positivo mejorar la relación con el Sporting, para casos como este?

Depende de cada presidente. Yo particularmente soy partidario de tener una buena relación con los clubes. Si la buena relación es mutua. En mi etapa, fue lo primero que hice, a pesar de que le debíamos dinero al Sporting, no le habíamos pagado algo por el torneo Costa Verde, que se jugaba en Gijón e ibamos a medias. Lo primero que hice fue pagar, en cuanto tuvimos dinero. No quería deber nada a los vecinos y que nos lo reprocharan. A los canteranos les gustaba más ir a Mareo porque el Sporting estaba en segunda en los puestos de arriba. Llamé a Vega Arango, con el que siempre tuve una buena relación y resolvimos esto. Pactamos respetarnos. No tocarnos mutuamente a las canteras. Eso se cumplió a rajatabla. Fue una etapa en la que nos salió todo bien o lo gestionamos todo bien, menos el puto Eibar. Lo de puto no lo digo obviamente por el club, con el que me llevo muy bien, sino por la mala fortuna que tuvimos (ríe).

Fidalgo con Joan Gaspart

Ya que menciona la cantera, ¿cómo ve la incorporación de jóvenes al primer equipo?

De los canteranos está claro que unos son mejores que otros. Pero bien, es importante que empiece a pasar eso, con consistencia. Eso significa que se está trabajando más o menos bien en las categorías inferiores, quizá con algún fallo en algunas cosas.

¿En qué se falla?

No estoy en posesión de la verdad y tampoco debo decirla, puede ser una opinión subjetiva.

¿Por qué no se ha renovado a Borja Sánchez?

Lo desconozco. No se cuales son las razones, pero, yo creo que sí debían haberle renovado. Puede ocurrir que no sea culpa del club, igual es el jugador quien se quiere ir.

Usted estuvo muchos años en La Liga, ¿qué le parecen las diferencias actuales con el presidente de la Federación, Luis Rubiales?

La liga y la Federación en cierta medida tienen una incompatibilidad natural y nosotros también tuvimos serios problemas a veces para firmar convenios, pero eso no nos supuso nunca perderse el respeto. Mantuvimos una relación a veces tensa, pero respetuosa. Lo que está pasando ahora es que no hay un respeto esencial, por encima de las diferencias lógicas del fútbol. Luego, sin perjuicio de quien haya sido el responsable de hackear los teléfonos o los ordenadores de Luis Rubiales, parece sorprendente, por decirlo suave, que el Presidente de la Federación se dedique a andar grabando hasta al Presidente del Gobierno.

¿No comparte la gestión de la Federación?

Rubiales dice cosas que me dejan estupefacto, como que la Federación no necesita a los clubes para vivir. Cómo que no, si todos los ingresos provienen de los clubes, fundamentalmente por los futbolistas, que son trabajadores por cuenta ajena en los equipos, que van a la selección y generan cantidades astronómicas. Y eso a su vez, por la buena marcha de la selección en estos últimos años, eso genera un atractivo publicitario tremendo. Una gestión como la de Rubiales nunca había pasado y me parece que La Liga está en su sitio, sin decir ni una palabra. A Tebas no le he oído ninguna declaración fuera de tono.

Entonces, ¿avala por el contrario lo que está haciendo Javier Tebas como presidente de La Liga?

Me parece de maravilla. La Liga ha crecido mucho. Yo empecé en la liga profesional, cuando los partidos se daban por narices gratis y conseguimos que empezase a ser normal que tuvieran que pagar las televisiones. Todo eso fue un progreso y ahora lo que hizo Tebas fue multiplicar los ingresos, no solo ya con el futbol vendido en el mercado nacional, sino en el internacional. Además, los ingresos que entran por patrocinios y publicidad y este tipo de cosas. Las quinielas son calderilla, de ingresos, antes era una parte importante, lo que los clubes recibían y eso que el Gobierno las tiene expropiadas, al ser las apuestas del Estado. Empezó por darnos un 1,5 por ciento y era mucho lo que se recaudaba.

Con Jesús Gil

Las apuestas han traído otro problema, los amaños, ¿está controlado?

La Liga creó un departamento disciplinario, que mantiene contacto continuo con el departamento correspondiente de la Policía y se controlan mucho las cosas. Hubo varios casos, pero últimamente ves que no pasa nada. Si no se detecta, es muy difícil, porque tanto el grupo de expertos de la liga, como el de la policía, están muy encima, incluso hasta de quién y desde donde apuesta. Eso mejoró mucho, todavía se puede mejorar más. Pero de la que aparece esto de las apuestas en el mercado era un jaleo.

Jaleo debían ser las reuniones en La Liga, en su época había muchos presidentes carismáticos…

(Ríe) Era tremendo. No solo estaba Jesús Gil, coincidimos con Mendoza, Lopera, Gaspart, Ruíz Mateos, Roig el del Valencia…Eran muy pecualiares. Gente que había triunfado en su vida personal y profesional y que acababan de directivos. Ahora pasa menos ver figuras así, porque hay que adquirir los clubes y el administrador es responsable con su patrimonio de una posible mala gestión económica del club. Hasta la conversión de los clubes en Sociedades Anónimas Deportivas, aquello era todo manga por hombro.

Actualidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí