Clara Serra y Rita Segato ponen la guinda a la Escuela feminista

Finalizan las jornadas de la Asamblea Moza d’Asturies con reflexiones sobre sexualidad, consentimiento y episteme patriarcal.

Recomendados

Christian Ferreiro
Christian Ferreiro
Graduado en Filosofía por la Universidá d'Uviéu. Esperando ser docente de secundaria en un futuro no muy lejano.

Más de 150 personas escucharon con atención las reflexiones de Clara Serra y Rita Segato sobre deseo, sexualidad y episteme patriarcal en la última jornada de la Escuela de Pensamiento Feminista de la Asamblea Moza d’Asturies. Ni el orbayu  ni las nubes empañaron el final de unas jornadas en las que se apostó decididamente por “el disenso, el pensamiento y la alegría por la reivindicación”.

Foto: David Aguilar Sánchez

Clara Serra abrió la primera mesa de debate, “Consentimiento y deseo. Políticas actuales sobre la sexualidad”. La acompañó Melissa Cicchetti, integrante de AMA, quien resaltó la capacidad de la filósofa de “hablar de estos temas desde el respeto y la calma, de manera inclusiva e ilusionante”. Clara Serra, recogiendo esta misma idea, consideró que es precisamente el feminismo que defiende esto el que es “más radical”. Un tipo de feminismo que se defiende desde la Escuela de AMA, que es, en opinión de Serra, “una escuela consolidada y que promueve el pensamiento”. A propósito de aquellos sectores reacios al disenso y el debate, la filósofa feminista lo tiene claro: “No hay peor veneno para las clases trabajadoras y populares que el rechazo al pensamiento y los ‘desasnes’”.

Clara Serra. Foto: David Aguilar Sánchez

En la cuestión del deseo y del consentimiento también están en juego “diversas perspectivas”, por lo que “debemos abrir los debates con complejidad, y no pensar con lemas”, afirmó Clara Serra. En su análisis, hizo una crítica al “paradigma contractualista” del consenso que defienden otros feminismos, como el feminismo ilustrado. “Este paradigma concibe el sexo como si fuese un pacto entre individuos autónomos y autosuficientes que pueden saber cuáles son sus deseos y los del otro”. “Tras este imaginario”, continúa la filósofa, “está el sujeto clásico del liberalismo que no necesita del otro ni de los demás para conocerse a sí mismo”. Recogiendo las críticas de las filosofías del siglo XX, así como de las feministas psicoanalistas basadas en Freud o Lacan, “el deseo es siempre el deseo del otro, de lo otro. El deseo conlleva una otredad que permanece oculta”. Sin embargo, para las feministas ilustradas, “el otro, de entrada, es violento, y por ello, el Estado debe actuar”. En este sentido, Clara Serra defiende el espacio de la duda: “no todo es un sí o un no absolutos; debe haber un territorio del ‘no sé’, de la duda, para que aparezca el deseo”.

Foto: David Aguilar Sánchez

A propósito de la Ley de libertad sexual, conocida como la ‘Ley solo sí es sí’, Clara Serra cree que es una ley que “invalida legalmente a las trabajadoras sexuales como sujetos con capacidad de sentir y desear”. Para la filósofa, que cree necesario diferenciar entre “voluntad” y “deseo”, propone la defensa de “la mayoría de edad de las mujeres”: “las feministas llamadas ilustradas, con su razón sádica que lo puede todo, se han quedado sin lo mejor de la Ilustración: que los individuos somos mayores de edad. Las feministas abolicionistas acaban siendo despotistas ilustradas”.

“En la academia reina el pacto de la mediocridad”

Jara Cosculluela, experta en género y activista feminista, conversó con Rita Segato, histórica feminista argentina especializada en antropología y estudios de género. “45 años pensando el género” se tituló esta mesa, en la que Jara Cosculluela hizo todo un repaso de la biografía intelectual y activista de Rita Segato, desde 1977 hasta la actualidad. “¿Es posible un feminismo con episteme patriarcal?”. Con esta pregunta dio comienzo un recorrido por el pensamiento de la antropóloga argentina, quien tiene la clara convicción de contribuir a “un feminismo que sea pluralista” y que apueste por el pensamiento y la reflexión: “en todo territorio, en toda aldea, existe la figura intelectual”, fundamental para Segato, en contraposición a “la academia, donde reina el pacto de la mediocridad”.

Rita Segato. Foto: David Aguilar Sánchez

Desde sus conocimientos en antropología, Segato confirmó que “la violencia tiene diferentes incidencias en diversas poblaciones”, pero que, sin embargo, “el feminicidio es un fenómeno moderno”. Además, repasando las contribuciones de la antropóloga argentina en otros ámbitos, como el del derecho, Segato afirma que “es fundamental transformar el sentido común de jueces y fiscales, responsables últimos de las consideraciones acerca de las violencias sexuales”. Para ello, debemos profundizar en el “garantismo”, un tipo de “discriminación positiva” que da garantías a “los cuerpos que están siempre bajo sospecha: el pobre, la mujer, el negro”. El garantismo permitiría que “la sentencia sea justa hacia quienes han sufrido injusticias históricas”.

Actualidad

1 COMENTARIO

Responder a Belar Cancelar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí