Monedero, vivo y coleando en la Semana Negra

El politólogo reivindica la trayectoria de Podemos frente a la guerra sucia del Estado profundo, y defiende el partido-movimiento como alternativa al neoliberalismo.

Recomendados

Diego Díaz Alonso
Diego Díaz Alonso
Historiador y activista social. Escribió en La Nueva España, Les Noticies, Diagonal y Atlántica XXII. Colabora en El Salto y dirige Nortes.

Dice Juan Carlos Monedero que la reciente revelación de los audios de Ferreras y Villarejo bien habrían podido inspirar una novela negra de Manuel Vázquez Montalbán. Qué mejor escenario pues para hablar de tramas negras, conspiraciones, cloacas políticas, policiales y periodísticas, que un festival literario centrado en la literatura criminal. Ante un público que aborrataba la carpa de los encuentros de la Semana Negra, el cofundador del partido morado arrancó tirando de los clásicos: “Los muertos que vos matáis gozan de buena salud”.

Aunque el motivo de la visita del politólogo a Xixón era presentar “Democracia y cartelización de los partidos políticos” (La Catarata, 2022), el libro de Richard S. Katz y Peter Mair, definido por el profesor, autor de la introducción, como “la mejor obra de ciencia política de los últimos 30 años”, la actualidad política se coló de manera inevitable en un acto que tuvo mucho de reivindicación de la trayectoria de Podemos y de denuncia del Estado profundo: “Querían destruirnos para que en este país no hubiera un Gobierno que pusiera impuestos a la banca y las eléctricas”. Frente a la rotunda afirmación de Antonio García Ferreras al comisario Villarejo, “Nosotros matamos a Monedero”, el politólogo agradeció a los militantes y votantes de Podemos su resistencia durante años a la ofensiva mediática de bulos e informaciones falsas, y “haber aguantado tantas mentiras”. “Resulta que no éramos tan lloricas” ironizó Monedero sobre quienes acusaban a los morados de exagerar sobre las campañas mediáticas y judiciales contra el partido, una guerra sucia que se inicia a partir de su gran despegue en 2015 e incrementa sobre todo con la posibilidad en 2016 de que formara gobierno con el PSOE. Monedero afeó a sectores de la izquierda su silencio sobre el caso Ferreras, y les acusó de creer que callando La Sexta les tratará mejor. No hace falta ser adivino para intuir a quienes se refería. También denunció a los periodistas y las asociaciones que protegen a Ferreras y le presentan como la víctima de la historia.

Público asistente al acto. Foto: Alisa Guerrero

Sobre el contenido del libro Monedero señaló que sus autores describen en él la “cartelización” de los partidos políticos tradicionales, es decir, su transformación en estructuras muy profesionalizadas, sin apenas militancia ni impregnación en la vida social, así como plenamente integradas en el Estado. Tanto frente a esta tendencia como a la otra de la que hablan Katz y Mair, la irrupción de nuevas formaciones demagógicas y ultraderechistas, Monedero volvió a alzar la idea del partido-movimiento.

Monedero lleva años insistiendo en la necesidad de una izquierda que se rearme ideológicamente, “sin claridad ideológica no hay claridad organizativa”, para así pelear contra “el sentido común neoliberal”. Un partido-movimiento que combine presencia institucional y social, se implique en los problemas de la gente y “recupere la alegría y el entusiasmo”. Más optimista con respecto al futuro de la política que los autores a los que prologa, Monedero cree que hay margen en España y en Europa para construir grandes frentes amplios como los que han llevado a las victorias de las izquierdas en Chile y Colombia.

Actualidad

3 COMENTARIOS