Avales, mentiras y faroles para destruir a un candidato

Mientras la afiliación socialista suma 100 nuevos militantes, Adrián Barbón se escuda en un candidato de consenso que nunca existió

Recomendados

Víctor Guillot
Víctor Guillot
Víctor Guillot es periodista y dirige el Centro de Interpretación del Cine en Asturias. Ha trabajado en La Nueva España, Asturias 24, El Pueblo de Albacete y el diario digital migijon. Colabora en la Cadena Ser. Su último libro, junto a Rubén Paniceres, se titula "Ceniza a las cenizas. David Bowie y la revolución visual de la cultura pop" (Ed. Rema y vive).

La clave es la FSA. La clave es también la Agrupación Socialista de Gijón. Con sus primarias se juega un partido de carácter local que tendrá repercusiones elevadas, importantes consecuencias, no sólo en la villa de Jovellanos, sino también en el resultado electoral que alcance Adrián Barbón en las próximas autonómicas.

Las declaraciones del Secretario de la FSA confesando a Onda Cero que mantuvo la intención de alcanzar un consenso con el secretario de la agrupación socialista local más importante de la Federación, lejos de aclarar el proceso de primarias, solo lo ha ensombrecido, aportando más penumbra que luz, más niebla que claridad, al vibrante momento político que viven con verdadera pasión estos días los socialistas gijoneses con su proceso político.

La candidata de consenso a la que se refería este martes el Secretario de la FSA no era otra que Lara Martínez, actual gerente de Divertia y Secretaria de Cultura en la ejecutiva regional de la FSA. Sin embargo, ese acuerdo aparente del que hablaba Barbón nunca existió, nunca se alcanzó, nunca fue firme entre las dos direcciones políticas y no lo fue en ningún momento porque desde la ejecutiva local de Gijón se entendió con bastante celo desde el principio que ese consenso no estaba blindado, que carecía de suficientes garantías para ser aceptado, que Barbón, Llamedo y Alperi podrían ir de farol. En las conversaciones pesó más el pragmatismo y la desconfianza que la “esperanza” a la que alude estos días el Presidente del Principado cuando habla del presupuesto regional. Dicho de otra manera, en la dirección local del partido pesaba gravemente la sospecha de que, en cualquier momento, el aparato del SOMA podría proponer posteriormente otro candidato más que, en realidad, siempre habría sido el auténtico candidato del aparato regional, de tal suerte que la ejecutiva local del partido en Gijón habría tenido que defender a una candidata, Lara Martínez, sin el respaldo regional y con demasiadas discrepancias en su propio seno. Divide y vencerás. En ese escenario, la FSA ganaría las primarias con un candidato fantasma que aglutinaría trescientos votos y la Agrupación Socialista de Gijón las perdería con otra que no generaba unanimidad dentro de la formación local y podría provocar la ruptura de la cohesión alcanzada.

La política es una partida de mus y de esta se desprenden varias hechos políticamente relevantes. El Presidente del Principado mentía cuando afirmaba que Ana González, alcaldesa de Gijón, era su candidata y no decía toda la verdad cuando declaraba a los medios después que no tenía candidatos. Su neutralidad era aparente y poco creíble desde el principio. ¿Por qué Barbón no propuso a Ana González a las primarias? Porque la ejecutiva regional ya no contaba con ella desde mucho tiempo antes. La alcaldesa ya había sido amortizada. Sólo quedaba contemplar cómo eran otros los que la enterraban. Sin embargo, aunque Ana González afirmase el día de su renuncia que no estaría dispuesta a mercadear con el Ayuntamiento, que volvería a la docencia y que sabía distinguir la política del partido de la política municipal, no está claro todavía que no vaya a ser recompensada con un puesto en la lista al Congreso o al Senado de las próximas generales. La ex-vicesecretaria del PSOE, Adriana Lastra, está ausente, pero todavía jugará un papel importante. Finalmente, Barbón fue de farol no solo con los socialistas sino también con la opinión pública, cuando declaró este martes que su apuesta había sido Lara Martínez y después se ha comprobado que Ana Puerto podía ser, al menos, para una parte de la dirección del SOMA, una alternativa a Luis Manuel Flórez, “Floro“, fundador de Proyecto Hombre. La alternativa de la FSA se materializó la semana pasada y hoy demuestra que hay partido.

No está de más recordar que la abogada Ana Puerto presentó los avales exigidos para ser proclamada candidata, después de haber dimitido de la Comisión de Ética y Garantías de la FSA tras haber participado en el escrutinio de las 662 firmas que activaron el proceso de primarias. Todos aceptaron el resultado. Nadie manifestó recurrirlo. ¿Pero qué fue de las firmas? No hay manera de confirmar que fueron realmente destruidas.

Aparentemente ajena a esta situación, el mensaje de Ana Puerto estos días a la militancia no se escabulle de la órbita de la organización regional ni de José Luis Alperi. Frente a un candidato sin carné, la ex gobernadora del Rotary Club defiende la importancia de ser miembro de las siglas a la hora de ser un alcaldesa socialista. Frente a una visión aperturista del partido, ella exhibe otra de carácter continuista. De momento, Floro aportará a estas primarias una actitud, una visión general de la ciudad, de su historia y su futuro, también una biografía y una manera de ver el mundo muy pegada a la de la nueva ejecutiva local que emergió en abril con un discurso obrerista, industrial y sostenible, conectado a la agenda del gobierno de coalición en Madrid, y una dirección dispuesta a convertir el partido en una herramienta de cambio, nunca en un fin de sí mismo. Habrá que esperar a la conferencia política que se celebrará en los próximos meses para determinar qué proyecto y qué equipo presentará “Floro” a las municipales, si gana las primarias.

Paulatinamente, el proceso de Gijón se ha convertido en un verdadero problema político para Barbón que ve como su poder en las agrupaciones locales se descompone. Llanes, Oviedo, Avilés, Mieres, Gijón. Queda por ver qué sucederá en Tineo con Marcelino Marcos Líndez y, sobre todo, con José Víctor Rodríguez Fernández, alcalde de Cangas de Narcea, ante una plataforma que alterará considerablemente los pronósticos electorales y que irrumpirá en la campaña como una reacción al abandono de las comunicaciones del occidente asturiano por parte del gobierno regional.

Desde que José Ramón García “Monchu” fue elegido en abril secretario local del PSOE en Gijón, el partido ha sumado 100 nuevos afiliados. Su agrupación crece y el proceso de primarias solo ha hecho que la organización cobre más brío, hasta el punto de que otros partidos políticos del municipio comiencen a observar con celo y hasta cierto punto envidia como su candidato, “Floro”, tiene suficiente pegada como para poner en verdadero riesgo una victoria de la derecha, si gana este proceso. El próximo 1 de octubre habrá congreso regional de FORO. La figura de Jesús Martínez Salvador se refuerza como posible candidato del centro derecha en la ciudad, mientras Carmen Moriyón se consolida como presidenta regional del partido. Durante los tres últimos años, Salvador se ha esforzado por ser la cara visible de la oposición a Ana González y lo ha conseguido. Terminamos como empezamos. La clave es la FSA. La clave es Gijón. El próximo 9 de octubre, se despejará una de las piezas decisivas que determinará la continuidad de PSOE en el Ayuntamiento de Gijón: su candidato.

Actualidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí