La catarsis socialista

La victoria de Luis Manuel Flórez "Floro" en las primarias de Gijón impulsa un nuevo ciclo político en el socialismo asturiano

Recomendados

Víctor Guillot
Víctor Guillot
Víctor Guillot es periodista y dirige el Centro de Interpretación del Cine en Asturias. Ha trabajado en La Nueva España, Asturias 24, El Pueblo de Albacete y el diario digital migijon. Colabora en la Cadena Ser. Su último libro, junto a Rubén Paniceres, se titula "Ceniza a las cenizas. David Bowie y la revolución visual de la cultura pop" (Ed. Rema y vive).

En las últimas semanas están pasando cosas importantes en Gijón. Ana González no repetirá como alcaldesa, las primarias se convierten en una singular batalla entre la FSA y la dirección local de Gijón, el Presupuesto General del Estado no aporta suficientes recursos para el indispensable vial de Jove que reclama Gijón y, finalmente, la contundente victoria de Luis Manuel Flórez “Floro” convertido en el próximo candidato socialista al Ayuntamiento de Gijón . Resituemos, pues, las coordenadas políticas del socialismo asturiano y, particularmente, el gijonés, para saber dónde se ubica la principal fuerza política del Principado, al albur de todos estos acontecimientos.

Primera reflexión: Los 504 votos que ha recibido Luis Manuel Flórez son un ruptura política y emocional de la Agrupación Local Socialista de Gijón con el liderazgo de Adrián Barbón y Gimena Llamedo. Actúan a modo de catarsis. Son 504 votos que afirman estar más interesados en resolver los problemas de la ciudadanía que en mantener una férrea sumisión a los dirigentes de la FSA y, especialmente, del aparato del SOMA. Liberados de esa cadena, con la victoria de “Floro”, la agrupación socialista ha conseguido salir del pozo electoral en el que se encontraba hasta hace un mes. Están pasando cosas importantes. Las primarias han significado una auténtica plataforma de despegue para que el PSOE se coloque en primera línea de carrera. Tiene ocho meses para lanzar propuestas y esperar a que el resto de partidos se desangren en sus respectivas primarias. Habrá sangre. There will be blood.

Segunda reflexión: Apoyando el proceso de primarias, la estrategia de la ejecutiva local liderada por José Ramón García “Monchu” se demostró acertada, cuando un grupo de veteranos socialistas encabezados por Manuel Vallejo (ex PCE), Carlos Zapico (Primer Secretario de la Agrupación), Francisco Villaverde y Ángel Calvo, activaron el proceso de primarias con 662 avales. Lograron apartar de un plumazo a la actual alcaldesa de Gijón, Ana González, de la reelección y tensionar la relación con la ejecutiva de la FSA hasta concluir con el asedio de Piedras Blancas. Hasta entonces, una encuesta del propio PSOE local otorgaba a la regidora el valor de un 3,9 sobre 10, traducido en 7 u 8 concejales. González restaba. Todo lo demás se mantenía o podía sumar. El PSOE de Floro en estos momentos tiene un margen de crecimiento que lo puede situar por encima de los 11 concejales y creciendo. Están pasando cosas importantes.

Tercera reflexión: El Secretario de la FSA, Adrián Barbón, sale muy tocado políticamente en la mayor agrupación socialista de Asturias. Pero el fenómeno desencadenado tras el congreso local de Gijón, hace seis meses, se ha extendido a otros territorios. Efectivamente, están pasando cosas importantes. En Oviedo habrá una segunda vuelta en la que Carlos Llaneza y Ricardo Fernández se disputarán la candidatura a la capital del Principado. Más allá de lo oportuno o no que sea que estos dos nombres lleguen a un acuerdo, lo más interesante del momento ovetense es que el SOMA ha quedado fuera de juego en esta batalla y que Barbón volverá a perder más influencia en dos bastiones cruciales de la política asturiana, dos territorios en los que se ganan o se pierden elecciones regionales. Perdido el poder en el ala oriental, con Antonio Trevín a la cabeza de Llanes, su mayor sostén se aposenta en las Cuencas, donde es bastante probable que también haya movimientos tectónicos con su epicentro en la confección de listas que se sucederán en los próximos meses. Para colmo de males, el ala occidental da síntomas de cabreo con Barbón cada vez más alarmantes y de ser al mismo tiempo receptiva a los cambios que se están sucediendo o han sucedido en el área central y oriental. Luarca y Cangas de Narcea se acoplan silenciosamente al nuevo contexto local. El cambio de ciclo que se está produciendo en Ferraz tiene su reflejó en el socialismo local asturiano. Si el Sanchismo comenzó en Asturias, no es descabellado pensar que también concluya en el Principado.

Cuarta reflexión. El modelo de primarias ha convertido al PSOE en un partido más horizontal. La candidatura de Floro conecta con la ciudadanía de Gijón. Legitima democráticamente la apertura del partido hacia la calle. Crea un precedente histórico en el socialismo español del que otras agrupaciones están tomando buena nota. Significa un cambio de paradigma político que necesitará reproducirse en otras elecciones para que se consolide realmente. Y ahí va un buen mensaje remitido desde Gijón que invita al optimismo: cualquier ciudadano puede ser candidato del PSOE sin necesidad de detentar una ficha de afiliado. En la Agrupación Socialista han leído exactamente lo que les han demandado sus vecinos. El esfuerzo merece la recompensa: han conquistado una ventaja electoral que, por el momento, el resto de formaciones no tienen aunque nadie es capaz de cuantificar todavía en cuántos concejales se resuelve.

Quinta reflexión: Adrián Barbón y Gimena Llamedo no sólo son cuestionados desde un importante número de agrupaciones locales. También han recibido el primer apercibimiento de la Ejecutiva Federal. Están pasando cosas importantes. Cuando Santos Cerdán, Secretario de Organización, afirmaba hace un par de semanas que el anuncio de Adriana Lastra como cabeza de lista al congreso de los diputados era “extemporáneo”, mandaba también un mensaje a Barbón y al conjunto de los barones socialistas: la Ejecutiva Federal aprobará las candidaturas al Congreso y al Senado. La influencia de Barbón se estrecha por arriba y por abajo. Cada día tiene menos margen de maniobra.

Adrián Barbón y Ana González, alcaldesa de Xixón FOTO: EFE

Sexta reflexión: Los Presupuestos Generales del Estado han provocado una nueva escisión entre el Ayuntamiento de Gijón y el Gobierno del Principado. Mientras Ana González manifestaba su decepción, tras conocer la escasa inversión para el vial de Jove, Adrián Barbón expresaba su satisfacción por los más de 400 millones que revertirán en Asturias. A las grietas abiertas en la política orgánica de la FSA, se suma ahora otra de naturaleza insalvable de orden municipal e institucional que incluye a una “de los suyos”. Este domingo, incluso Ana González ya no debía de tener tan claro a quién votar. La agenda de Barbón ya no sólo está desincronizada respecto del gobierno de Sánchez, ahora lo está también respecto del Ayuntamiento socialista de Gijón. Están pasando cosas importantes.

Actualidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí