Salmón a Berta Piñán sobre su negativa a proteger La Vega: “¿Tiene criterio propio o es la voz de su amo?”

La consejera responde al diputado de Podemos que no tiene competencia para declarar BIC la fábrica, y este responde que "falta voluntad política".

Recomendados

Diego Díaz Alonso
Diego Díaz Alonso
Historiador y activista social. Escribió en La Nueva España, Les Noticies, Diagonal y Atlántica XXII. Colabora en El Salto y dirige Nortes.

“No me lea una nota de su gabinete de prensa. Confrónteme desde la ideología. Hábleme como consejera titular de Cultura y no como consejera suplente de negocio inmobiliario”. Así arrancaba este miércoles Ricardo Menéndez Salmón su interpelación parlamentaria a Berta Piñán sobre la protección al conjunto industrial de La Vega.

El escritor y diputado de Podemos ha recordado que del lado de la rehabilitación de la fábrica están los expertos en patrimonio, el mundo de la cultura, la sociedad civil ovetense y el propio PSOE de la capital, mientras que del lado de los firmantes del protocolo (Ayuntamiento, Principado y Ministerio) está una Cámara de Comercio “más comprometida con la desregulación del mercado que con la defensa del bien común”.

Ricardo Menéndez Salmón. Foto: Iván G. Fernández

El parlamentario ha señalado en una intervención muy dura que la protección como Bien de Interés Cultural es un asunto de “voluntad política” y le ha preguntado si cuando descarta esa herramienta legal lo hace con “criterio propio” o ” está a lo que dicte la voz de su amo”. Salmón ha recordado que la fábrica de armas de Toledo es BIC, la de A Coruña se ha respetado en su integridad y el propio Principado inició en 2014 los trámites para proteger la de Trubia.

“La Vega plantea un dilema entre cultura y beneficio, memoria y expolio, intereses generales e intereses particulares” ha explicado Salmón, que ha preguntado a la consejera si se fía más de los especialistas o de un ayuntamiento de derechas, los promotores inmobiliarios y “un Ministerio que ha dejado pudrir la fábrica”.

Para el diputado la consejera “se agarra a un clavo ardiendo” pero también que ese clavo “puede terminar clavándola en la cruz del desprestigio público”.

Berta Piñán. Foto: Iván G. Fernández

Por su parte, la consejera, visiblemente molesta con el tono de la intervención, ha reprochado al diputado de Podemos que recurriera al “descrédito personal”, y le ha recordado que no comparece en la Cámara “como Berta Piñán sino como conseyera de Cultura”. La responsable de patrimonio se ha excusado en que el Principado no puede proteger como BIC un bien de titularidad estatal, y ha respondido con vaguedades, insistiendo en que los 120.000 metros que componen La Vega ya tienen una protección genérica en el Plan de Ordenación de Oviedo, y que al formar parte del entorno de la iglesia de Santuyano y del Camino de Santiago se benefician de la consideración de Patrimonio de la Humanidad vigente para ambos.

“No se ha presentado ningún proyecto que esta conseyería pueda valorar”, ha subrayado tras garantizar que la Comisión de Patrimonio estará “vixilante” para aplicar la ley “de forma estricta” cuando se hagan propuestas concretas.

En el turno de réplica Salmón le ha pedido “por la admiración y el aprecio que le tengo” que no se convierta en “cómplice de este desatino” y no se comporte como la consejera del “ye lo que hay”.

Actualidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí