El cuartel de Son Busquets en Palma de Mallorca, espejo para recuperar la antigua fábrica de armas de Oviedo

Un barrio verde y de vivienda pública reciclando la arquitectura militar, sustituirá a los planes iniciales de Defensa para este recinto histórico.

Recomendados

Diego Díaz Alonso
Diego Díaz Alonso
Historiador y activista social. Escribió en La Nueva España, Les Noticies, Diagonal y Atlántica XXII. Colabora en El Salto y dirige Nortes.

Construido en 1949, el cuartel de Son Busquets, en Palma de Mallorca, fue abandonado en el año 2000. Durante medio siglo este espacio de más de 11 hectáreas con 16 hangares y otras edificaciones militares fue la sede del Regimiento de Artillería Mixto número 91 (RAMIX 91), la Policía Militar y el Grupo Regional de Sanidad. Tras abandonar el Ejército las instalaciones, Son Busquets cayó en desuso al mismo tiempo que Palma experimentaba un fortísimo crecimiento y lo que antes era un arrabal de la ciudad, ganaba centralidad en una de las capitales españolas que más ha crecido con la democracia y la autonomía: de los 300.000 habitantes de 1981 a los más de 400.000 en la actualidad.

Somos Oviedo/Uviéu se ha fijado en la estrategia llevada a cabo por el Ayuntamiento y el Gobierno autonómico de Balears para recuperar estos terrenos, propiedad del Ministerio de Defensa, y para conocerla de primera mano ha invitado a la capital asturiana a Alberto Jarabo, teniente de alcalde de Palma, y militante de Podemos, formación que co-gobierna tanto en la ciudad como en Les Illes Balears junto al PSIB-PSOE, Unides Podem y el partido nacionalista de izquierdas Més.

Alberto Jarabo y Ana Taboada. Foto: Iván G. Fernández

Jarabo, acompañado de Ana Taboada, ha ofrecido este viernes una rueda de prensa en la que ha explicado cómo la combinación de presión ciudadana y acción institucional impidió los planes iniciales de Defensa para especular con esos terrenos “jugando al Monopoly”. “Si las administraciones quieren defender el patrimonio tienen herramientas legales para hacerlo” ha señalado este viernes el teniente de alcalde, que ha explicado que una de las medidas adoptada por el equipo de gobierno local fue reformar el planeamiento urbano para poner límite a los beneficios inmobiliarios que esperaba obtener Defensa vendiendo el cuartel a los promotores privados.

Raquel Sánchez, ministra de Agenda Urbana, y Margarita Robles, de Defensa, muestran el acuerdo.

Tras meses negociaciones, “a veces tensas”, que llegaron a echar para atrás un acuerdo del Consejo de Ministros, Son Busquets se transformará en 800 viviendas públicas, parque y varios equipamientos para el barrio, reciclando la arquitectura militar, en lugar de demolerla, como era el proyecto inicial, que pretendía levantar un centro comercial en este recinto histórico. “Se puede convencer por las buenas o por las malas al Ministerio de Defensa”, considera Jarabo, que se muestra satisfecho por el acuerdo alcanzado por Ayuntamiento y Gobierno autonómico con el Gobierno de España. Así, Defensa cederá el suelo al Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana para la transformación por parte de la Entidad Pública Empresarial de Suelo (SEPES) del cuartel en un nuevo barrio verde de vivienda pública, contribuyendo a paliar los problemas residenciales de una de las ciudades españolas en las que más caro resulta vivir.

“No queremos hacer un paralelismo exacto entre un caso y otro, pero hay elementos del proceso de Son Busquets que nos pueden servir de ejemplo e inspiración” señaló Ana Taboada en la rueda de prensa. La portavoz de Somos ha defendido que el Ayuntamiento de Oviedo/Uviéu siga calificando como suelo industrial La Vega de cara a rebajar las pretensiones económicas de Defensa con respecto a un recinto en el que el actual convenio firmado por Ayuntamiento, Principado y Defensa prevé más de 1.000 viviendas y la destrucción de los chalets de ingenieros así como parte del patrimonio industrial de la fábrica.

Actualidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí