Luz verde a la reconversión de la regasificadora del Musel en almacén de gas

La instalación, que llegó a ser frenada por la oposición del movimiento vecinal y ecologista, permanecía paralizada desde su construcción en 2013.

Recomendados

Redacción Nortes
Redacción Norteshttps://www.nortes.me
Te contamos lo ocurrido centradas en la periferia.

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha aprobado este viernes el régimen económico temporal con el que funcionará la regasificadora de El Musel hasta finales de 2026, periodo en el que se estima que recibirá con cargo al sistema una retribución de 72,4 millones de euros para que funcione como almacén de gas licuado.

La regasificadora, que contó con una fuerte oposición del movimiento vecinal y ecologista, y que permanece en estado de hibernación desde que se concluyó su construcción en 2013, estaba pendiente de la autorización de este modelo de retribución para que Enagás pueda empezar a utilizarla como planta logística desde la que suministrar gas licuado al resto del continente y contribuir a la seguridad energética de la Unión Europa.

Según los cálculos de Enagás, la planta de El Musel aportará al año hasta 8.000 millones de metros cúbicos de gas natural licuado (GNL) a Europa, mediante la descarga y carga de hasta 100 barcos al año.

Regasificadora de El Musel. Foto: David Aguilar Sánchez.

La planta, que ocupa una superficie de unas 18 hectáreas en el puerto gijonés y en la que se invirtieron unos 360 millones de euros, tiene una capacidad de almacenamiento de 300.000 metros cúbicos de gas natural licuado (GNL), repartida en dos tanques de 150.000 metros cúbicos cada uno.

También cuenta con unas instalaciones de atraque y descarga diseñados para los buques metaneros de hasta 266.000 metros cúbicos, según los datos de Enagás.

La CNMC, que prevé un ahorro de costes para el sistema gasista con el régimen económico singular y temporal que ha autorizado, estima para los servicios regulados una retribución con cargo al sistema de 25,3 millones en 2024, de 24,2 al siguiente y de 22,9 millones en 2026.

Esta retribución, según informa la CNMC, es inferior a los aproximadamente 25,7 millones de euros de retribución que recibe actualmente la planta en el estado de hibernación, y permitirá empezar a amortizar la inversión realizada.

Hasta el pasado año se había abonado a esta planta 46,6 millones de euros por su mantenimiento y 236,1 millones en concepto de costes de capital.

El nuevo régimen de acceso y régimen económico singular será de aplicación hasta el 31 de diciembre de 2026, o hasta la finalización de los contratos de largo plazo que den lugar al establecimiento de este régimen.

En todo caso la CNMC podrá revisarlas con antelación si existiesen inversiones en la planta de El Musel que alteren su régimen de funcionamiento

Actualidad