La planta de paneles solares en Langreo: del descreimiento a la ilusión

La creación de empleo en la cuenca del Nalón debe ir acompañada de una regeneración urbanística que invite a vivir, y no solo trabajar, aquí.

Recomendados

Pablo García
Pablo García
Es sociólogo, vecino de Llangréu y activista del Conceyu pola Transición Xusta.

Aún con todas las cautelas que cabe tener en estos casos -los proyectos empresariales que se anuncian en ocasiones “al cocer menguan”-, la noticia de que Iberdrola y el grupo empresarial asturiano Exiom ubicarán en Langreo una planta de fabricación de paneles solares fotovoltaicos que supondrá una inversión de 20 millones de euros y la generación de 115 empleos directos, pienso que es una buena noticia, es más, pienso que es una gran noticia para Langreo y los valles del Nalón y Caudal.

Quiero creer que esta planta de paneles solares es el primer hito de otros que vendrán encadenados a los Convenios de Transición Justa, “la última oportunidad” para los valles del Nalón y Caudal como nos gusta decir en el Conceyu pola Transición Xusta.

Para que veamos la transcendencia y la oportunidad que representan dichos Convenios, el pasado mes de diciembre se aprobó el primer Convenio de Transición Justa de España, para 33 municipios de Teruel y 1 de Zaragoza, con el objetivo de crear 650 empleos estables, el mismo número que los destruidos por el proceso de descarbonización, mediante una inversión de 200 millones de euros en un plazo de siete años. Al tiempo que contempla mecanismos de control para el adecuado cumplimiento de sus objetivos: la constitución de una Comisión de Seguimiento y una Mesa de Participación que contará con representantes de organizaciones empresariales, sindicales, ciudadanas, ambientalistas, de jóvenes y mujeres. Planificación y participación, los dos pilares que han faltado en la gestión de los Fondos Mineros y que llevaron a su ineficacia y despilfarro.

Todo ello en el marco de lo recogido en la Ley de Cambio Climático y Transición Energética y de la estrategia del Gobierno de coalición de pasar de una economía basada en el carbón a una nueva estructura económica descarbonizada, diversificada y ambientalmente sostenible.

“Quiero creer que esta planta de paneles solares es el primer hito de otros que vendrán encadenados a los Convenios de Transición Justa”

Por otro lado, creo que hay que descartar la tentación de asimilar este proyecto empresarial de Iberdrola y el grupo Exiom en Langreo, a otros del pasado capitaneados por “cazasubvenciones”. En este caso, Iberdrola es una empresa asentada de muchos años en Langreo, que se siente comprometida con el futuro del concejo, si nos atenemos a la iniciativa que ha puesto en marcha de Plataforma de Innovación, mientras que Exiom es un grupo empresarial dedicado a la energía fotovoltaica con más de 14 años de experiencia en el sector.

Llangréu. Foto: Iván G. Fernández

En cuanto a las potencialidades de desarrollo de la producción eléctrica fotovoltaica mediate paneles, las perspectivas no pueden ser mejores. La Unión Europea se ha fijado como objetivo lograr un crecimiento anual de, al menos, 5 millones de nuevos paneles solares fotovoltaicos sobre tejado en 2025. De manera que los Estados, entre ellos España, están mejorando las normativas y estableciendo mecanismos de apoyo e incentivos para llevar a cabo la revolución del autoconsumo, a partir del aprovechamiento de la energía solar con paneles fotovoltaicos sobre tejados, permitiendo que la ciudadanía y las comunidades participen plenamente en la transición energética y ahorrando en la factura de la luz.

“Si se crean nuevos empleos pero no se interviene en la regeneración urbanística, tenemos todas las garantías que muchas personas vendrán a trabajar aquí pero tendrán su residencia en otros concejos”

Otro aspecto relevante es la ubicación espacial de la planta de fabricación de paneles solares. Actualmente el 25% del suelo urbano de los distritos de La Felguera, Lada y Barros son baldíos industriales cuyo saneamiento, regeneración y planificación urbana, es imprescindible para superar la imagen estigmatizada de la ciudad. De manera que la ubicación de la planta de paneles fotovoltaicos no interfiera de manera importante en el nuevo diseño urbano, pendiente de llevar a cabo de una manera participativa, con el objetivo de ayudar a revertir y reinventar la imagen negativa de Langreo, haciendo posible una ordenación armoniosa de usos industriales, servicios y de potenciación de la vivienda.

Industria vacía en Llangréu. Foto: David Aguilar Sánchez

Desde el Conceyu pola Transición Xusta venimos insistiendo en que la transición justa debe orientarse en dos objetivos que se refuerzan mutuamente: la creación de empleo (dos puestos de trabajo por cada uno destruido en los cierres de la minería y la central térmica llevados a cabo a partir de 2018, para equiparar la tasa de empleo a la media regional) y la regeneración urbanística y ambiental. Si se crean nuevos empleos pero no se interviene en la regeneración urbanística, tenemos todas las garantías que muchas personas vendrán a trabajar aquí pero tendrán su residencia en otros concejos del área central más atractivos en lo ambiental y residencial.

Uno de cada cuatro trabajadores, el 25%, que trabajaban en el Pozo Carrio, el Pozo Santiago y la Central Térmica de Lada, tenían su residencia en concejos fuera de los valles del Nalón y Caudal. Por ello, si queremos cortar la sangría de pérdida de población, potenciar la función residencial y atraer nuevas actividades empresariales, tenemos que superar la imagen de zona en declive, de manera que no hay otra que articular creación de empleo con regeneración urbana y ambiental.

Por último, pero no menos importante, estoy convencido de que en la medida que se materialice este proyecto industrial impulsado por Iberdrola y Exiom, los cambios de opiniones y actitudes sociales hacia la transición justa se modificaran sustancialmente, abriendo nuevas ventanas de oportunidad.

Una de las grandes debilidades de las Cuencas es la fijación mental en el carbón de sectores de la izquierda conservadora política y sindical, y su incredulidad hacia las posibilidades de llevar a cabo una Estrategia de Transición Justa con el objeto de fomentar la actividad económica y la modernización, que sus propias organizaciones han suscrito.

Mientras el descreimiento y la mirada fija en el pasado sean lo dominante, no tenemos futuro. Por ello, más allá de los efectos en términos de inversión y empleo que debiera tener la ubicación en Langreo de la anunciada fábrica de paneles solares fotovoltaicos, más importante aún pueden ser sus efectos sociales en términos de un cambio de opiniones y actitudes hacia las posibilidades que nos brinda la Estrategia de Transición Justa.

Si hasta ahora no fue posible llevar a cabo la diversificación económica y la regeneración urbana y ambiental de los valles del Nalón y del Caudal, no se debió a la falta de fondos económicos sino a la errónea orientación de los planes de desarrollo alternativo de la minería, sin objetivos, ni planificación ni participación social. La puesta en actividad de la planta de paneles solares puede ser el factor generador de un revulsivo social que abra la puerta a nuevos liderazgos, dispuestos a ponerse a la cabeza y no dejar pasar la última oportunidad que representa la Estrategia de Transición Justa.

Actualidad

1 COMENTARIO