El Principado paraliza las obras del Palacio de los Deportes de Oviedo

El Consejo de Patrimonio Cultural critica haber conocido por la prensa el comienzo de las reformas.

Recomendados

Xuan García Vijande
Xuan García Vijande
Comunicador, barman, músico. Redactor musical en Cuarto y mitad.

El Ayuntamiento de Oviedo no adoptó las medidas exigidas por el Principado para la reforma del Palacio Municipal de los Deportes antes de comenzar su ejecución. Así lo indica un informe preceptivo firmado por Patrimonio Cultural. El departamento dependiente de la Consejería de Cultura ha ordenado «la inmediata paralización de las obras iniciadas».

Las instalaciones, ubicadas en el barrio de Ventanielles, fueron diseñadas por el arquitecto Ildefonso Sánchez del Río y actualmente gozan de un régimen de protección integral singular. Por esta razón, cualquier obra mayor, como la «iniciada precipitadamente» por parte del gobierno municipal, debe ir precedida de un informe preceptivo y vinculante del departamento que dirige Berta Piñán. Esta condición fue recordada al Ayuntamiento por parte de la Consejería el 3 de mayo, según la resolución. Las obras comenzaron un día antes, a tres semanas de las elecciones municipales.

Patrimonio critica con dureza la gestión del equipo de Alfredo Canteli. Además de la falta del informe, causa de la paralización de la reforma, el documento señala que el Principado conoció del comienzo de las obras por la prensa. Citan una noticia publicada en un diario asturiano el 25 de mayo, para indicar a párrafo seguido que el 31 de mayo, fecha de la resolución, el Ayuntamiento todavía no había remitido «documentación alguna exigida por el Consejo de Patrimonio Cultural».

La administración autonómica requiere, además, que se incluya una propuesta para la rehabilitación del mural del artista Antonio Suárez y un mayor detalle en lo que respecta a la cubierta y su revestimiento, entre otros aspectos.

La paralización de las obras se podrá extender un máximo de 30 días hábiles desde la fecha de la resolución. Esto no hace más que dilatar unas obras que el alcalde ya quería haber inaugurado previamente y que se prevé que duren 10 meses desde su inicio. Esta paralización pone en riesgo parte de la financiación del proyecto, la que afecta a la eficiencia energética. La Unión Europea, que sufraga este apartado por medio de los fondos Edusi (Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible), exige que las obras hayan finalizado el 31 de diciembre de 2023.

Actualidad