Festivales de cine y mundo rural, una fórmula que triunfa en Somiedo y Villaviciosa

Teitu y Mediu Güeyu convierten al entorno en protagonista de eventos que van más allá de lo cinematográfico.

Recomendados

Diego Díaz Alonso
Diego Díaz Alonso
Historiador y activista social. Escribió en La Nueva España, Les Noticies, Diagonal y Atlántica XXII. Colabora en El Salto y dirige Nortes.

Este fin de semana tuvieron lugar Teitu y Mediu Güeyu, dos festivales asturianos con el cine y el mundo rural como hilo conductor, y en los que el entorno se convierte en parte protagonista del evento. Una fórmula exitosa, que también se desarrolla en otros lugares de España y del mundo, con referentes como Espiello, en el pirineo aragonés o Cans en O Porriño, Pontevedra, Galicia, y que en Asturies gana público con nuevos certámenes como Oriéntate en Llanes o Teitu en Somiedo, que reivindican la posibilidad de desarrollar festivales cinematográficos alejados de las urbes, las alfombras rojas y el glamour.

‘Teitu’, festival de cine montañés, es el último en llegar a esta lista. Promovido por un un grupo de personas ligadas al montañismo y al mundo del cine, celebró este año su primera edición en Pola de Somiedo, con buena acogida de público y la promesa de regresar el año que viene. El evento consistió tanto en proyecciones de cine documental como en salidas al monte y talleres.

Una de las proyecciones de Teitu.
Salida de monte durante el festival Teitu.

También con un enfoque multidisciplinar, Mediu Güeyu, decano de este tipo de festivales en Asturies, celebró su duodécima edición en la aldea maliyesa de Rozaes. Cine, proyecciones de foto, conciertos y pasacalles, redondearon la programación de dos intensos días en una aldea de 120 habitantes.

Actuación de la Chichirigota en Mediu Güeyu. Foto: María Arce
Vixil en concierto. Foto: María Arce

Ambos festivales contaron con el apoyo de sus respectivos ayuntamientos, Somiedo y Villaviciosa.

Actualidad