“OHLA Ingesan te despide si estás embarazada”

Sheila, extrabajadora en el Servicio de Atención al Domicilio del Ayuntamiento de Siero, fue despedida a los pocos minutos de comunicarle a su superiora que estaba embarazada

Recomendados

Bernardo Álvarez
Bernardo Álvarez
Graduado en psicología y ahora periodista entre Asturias y Madrid. Ha publicado artículos en ABC, Atlántica XXII, FronteraD y El Ciervo.

Poco más de un mes duró Sheila trabajando para el SAD (Servicio de Atención al Domicilio) que el Ayuntamiento de Siero ofrece a través de una empresa subcontratada, OHL Servicios Ingesan, vinculada a la constructora OHL. La trabajadora empezó en su puesto el día 9 de octubre, y el 17 de noviembre, pocos minutos después de anunciar que estaba embarazada, su superiora en la empresa le entregó la carta de despido. “Me dijo que firmase no conformo si quería, pero que tenía que firmar”, recuerda la trabajadora, “me pareció todo muy frío e inesperado”.

El trabajo de Sheila consistía en coordinar a las auxiliares que acuden al domicilio de las personas mayores o dependientes del concejo. “Es gestión administrativa, y yo estaba dispuesta a trabajar hasta el final del embarazo”, asegura. Sheila entró a su puesto de trabajo como coordinadora del servicio para relevar a una trabajadora que, tal y como informa El Salto, fue despedida tras recibir el alta médica. Sheila, con contrato indefinido, se ocupaba de coordinar a las 50 auxiliares encargadas de prestar servicio a unos 300 usuarios: “Faltaba personal y se solía superar la jornada establecida por convenio. Es un trabajo duro física y mentalmente, por lo que es normal que haya tantas bajas si se sobrecarga a las trabajadoras”.

Sheila, la trabajadora despedida FOTO: David Aguilar Sánchez

“Yo trabajé muchísimas horas y me esforcé muchísimo”, cuenta la exempleada, “pero no te lo agradece nadie. Somos números y ya está. Yo trabajaba desde las 8 de la mañana y no llegaba a casa hasta las 6 o 7. Lo que no puedes hacer es ir a casa y que nadie quede sin servicio, porque es gente dependiente, que vive sola o con deterioro cognitivo”.

Sheila firmó la carta de despido como no conforme, y el caso quedó en manos del sindicato CNT. Pocos días después del despido, un militante del sindicato llamó a la empresa para advertir que se trataba de un despido nulo y que su objetivo era conseguir la readmisión: “Le colgaron el teléfono”, asegura Sheila.

Aunque su esperanza es solucionar el conflicto en conciliación, la empresa parece dispuesta a llegar hasta los juzgados. La abogada Alma Pantiga, entrevistada por Gessamí Forner para El Salto, explica que “de conformidad al Estatuto de Trabajadores, se puede solicitar una nulidad y vulneración de derechos fundamentales en un despido en cualquier tipo de embarazo”.

FOTO: David Aguilar Sánchez

Por otro lado, desde el sindicato intentaron insistentemente contactar con el departamento de Igualdad del Ayuntamiento de Siero, y no fue hasta después de varias llamadas que consiguieron que este se comprometiese a tener una reunión, aunque sin ponerle una fecha. Desde el consistorio sierense no han respondido a las preguntas de NORTES para este artículo.

Este sábado en torno a una decena de personas se concentraban frente al ayuntamiento de Siero para protestar contra la violencia machista. Sheila intervino en la protesta para denunciar su caso, y en una de las pancartas se leía: “OHL Ingesan te despide si estás embarazada”.

Actualidad