“Los que ordenaron la muerte de Seguí fueron familias que siguen siendo importantes”

Emili Cortavitarte, presidente de la Fundación Salvador Seguí, presentó en Oviedo/Uviéu una antología de textos del anarquista catalán.

Recomendados

Diego Díaz Alonso
Diego Díaz Alonso
Historiador y activista social. Escribió en La Nueva España, Les Noticies, Diagonal y Atlántica XXII. Colabora en El Salto y dirige Nortes.

Emili Cortavitarte es historiador, autor de una extensa obra sobre anarcosindicalismo y pedagogía libertaria. Profesor jubilado de enseñanza media, fue secretario general de la CGT de Catalunya entre 1989 a 1998, así como secretario de su sindicato de Educación en Barcelona. Presidente de la Fundación Salvador Seguí desde 2013, este lunes estuvo en Oviedo/Uviéu invitado por el sindicato para presentar una antología de textos del histórico dirigente anarcosindicalista, cofundador de la CNT, y animador del muy dinámico movimiento cultural asociado a la Confederación y el universo libertario.

Nacido en Lleida en 1887 y muerto bajo las balas de la patronal en 1923 en las calles de Barcelona, CGT dedica ahora una exposición a Seguí que podrá verse esta semana en La Lila, en Oviedo/Uviéu, y la próxima en el Ateneo de La Calzada, en Xixón.

¿Quién fue El Noi del Sucre?

Fue el seudónimo de Salvador Seguí i Rubinat,  probablemente el anarquista y anarcosindicalista más significativo de las dos primeras décadas del siglo XX y cuya figura trasciende los ámbitos catalán y español.

¿Cuáles fueron las principales aportaciones de Seguí al movimiento obrero de su época?

Aunque, como él decía el sindicalismo es una obra común y colectiva, podemos destacar: los sindicatos únicos, que agruparon a los sindicatos de oficio y sociedades obreras por sectores de la producción y dieron al sindicalismo una mayor capacidad para la confrontación social y una mejor y más moderna organización; la necesidad de la unidad de acción sindical; la potenciación de la formación y la educación de las y los cenetistas para preparar la revolución social; el carácter sociopolítico de la CNT, es decir, que la Confederación debía intervenir en todos aquellos aspectos que afectaban a las clases populares -vivienda, precios de las subsistencia, salud, educación- y no únicamente en los laborales; y, su vinculación del anarquismo con el sindicalismo, un anarquismo ligado a las clases populares.

El nacionalismo ha reivindicado una cierta tradición libertaria catalanista a partir del Noi. ¿Qué hay de cierto en eso?

El Noi era federalista, o por mejor expresarlo, confederalista. Sus intervenciones y escritos nos pueden permitir situarlo dentro de un campo amplio del catalanismo popular de influencia libertaria y, al mismo tiempo, de internacionalismo de clase.

Salvador Seguí, “Noi del Sucre”.

¿Qué sabemos de sus asesinos?

Los que le mataron cobraron 15.000 pesetas, pero los que pagaron, los que ordenaron la muerte de Seguí, fueron familias que siguen siendo importantes en Catalunya. De esas sigue sin hablarse en los homenajes institucionales que se han hecho por su centenario.

De haber sobrevivido, ¿habría evolucionado hacia la participación política del sindicalismo?

Opino que no es correcto hacer especulaciones al respecto. Pero, si por participación política entendemos la institucional, Seguí dejó claro en varias entrevistas que él nunca sería diputado. En la resolución de la Conferencia de Zaragoza (1922), escribe que la consideración dada a la palabra política como “el arte de gobernar los pueblos” es errónea y que cuando el anarcosindicalismo se refiere a la política está refiriéndose a “las actuaciones de todo orden  de los individuos y las colectividades”.

Seguí, Ángel Pestaña y otros dirigentes de CNT.

¿Quiénes fueron los herederos del Noi dentro de la CNT?

Evidentemente, todas aquellas personas con las que colaboró estrechamente hasta su asesinato en 1923: Joan Peiró, Ángel Pestaña, Josep Viadiu, Simó Piera…

¿Por qué CNT arraigó más en Catalunya que en otros lugares de España?

Opino que hay diferentes factores: desde la participación de delegados catalanes en la Primera Internacional y el desarrollo posterior de las organizaciones anarquistas y del sindicalismo;  a la mayor industrialización de Catalunya y como consecuencia mayores posibilidades de desarrollar organizaciones sindicales; y, sin duda, a la capacidad de las gentes de la CNT de defender los intereses de la clase trabajadora y de aportar iniciativas (ateneos, cooperativas, apoyo mutuo) que conformaron una construcción social alternativa y libertaria opuesta al capitalismo y su explotación, que era el germen de la nueva sociedad.

¿Qué queda de la tradición anarquista en Catalunya?

Hay una tradición anarquista que proviene de la memoria colectiva: de la Semana Trágica,  del Congreso de Sants, de la Huelga de la Canadiense y la conquista de la jornada de 8 horas, del 19 de julio de 1936 y la revolución social, de las colectivizaciones industriales y agrarias, de Mujeres Libres, etc. Pero, no todo es tradición, en mi opinión hay un presente del anarcosindicalismo y del anarquismo que integran la CGT, la CNT, Solidaridad Obrera, Embat … y cantidad de experiencias y prácticas que beben de esa tradición, pero que se instalan en la realidad actual.

¿Qué personas destacarías en el anarcosindicalismo asturiano?

Eleuterio Quintanilla, tanto en su vertiente pedagógica como en la sindicalista, coetáneo de Seguí y con el que compartió posiciones en el Congreso de la Comedia de la CNT (1919); Higinio Carrocera por sus actuaciones tanto en la Revolución de 1934 como en la Guerra Civil; Segundo Blanco, presidente del comité de guerra de Gijón y quinto ministro republicano de la CNT; Avelino González Mallada, maestro y alcalde de Gijón entre 1936 y 1937; Ramonín Álvarez, panadero, representante de la FAI en el Consejo Soberano de Asturias y León, secretario general de la CNT en el exilio (1945-1947)  y con el que compartí reuniones en los años 80 y 90 en la CGT. Y, aunque asturiana de adopción en sus últimos años de vida, Lola Iturbe, autora de “La mujer en la lucha social y en la Guerra Civil en España”.

Actualidad