FADE hace aguas en la economía azul

María Calvo, presidenta de la patronal, desafina en un debate sobre el futuro de la parcela de Naval Gijón

Recomendados

Diego Díaz Alonso
Diego Díaz Alonso
Historiador y activista social. Escribió en La Nueva España, Les Noticies, Diagonal y Atlántica XXII. Colabora en El Salto y dirige Nortes.

El futuro urbanístico e industrial de Xixón tiene su kilómetro cero en los antiguos terrenos de Naval Gijón. El astillero, salvado gracias a la movilización tenaz, inoportuna y siempre contundente de los trabajadores de la naval, y muy especialmente de un sindicato, la Corriente Sindical de Izquierdas, será en un futuro no muy lejano un parque empresarial dedicado a la economía azul, la economía de los mares y de los ríos. Pero no sólo. También los usos públicos, residenciales y de ocio, tendrán su lugar en la parcela del Natahoyo, y ahí está la “madre del cordero” del debate organizado este jueves por la Sociedad Cultural Gijonesa.

Jesús Salvador, concejal de Urbanismo de Xixón, avanzó que ya hay en marcha “contactos empresariales” para conseguir que Naval Gijón sea un “nuevo tipo de parque científico tecnológico”, diferente al de Cabueñes, integrado en la ciudad y “permeable al barrio”, en la que quepan tanto las nuevas industrias de la economía azul como una zona pública de paseo, abierta al mar. El edil forista y mano derecha de la alcaldesa Carmen Moriyón, apostó por incluir también usos residenciales y terciarios, pero “en ningún caso una zona de copas”.

Un momento del debate.

“Este plan especial lo tiene todo para ser un éxito” explicó Verónica Durán, que pidió ambición para la puesta en práctica de un documento urbanístico que definió como “modélico”. La arquitecta y urbanista apostó por el desarrollo en la parcela de un Campus Universitario del mar, así como por convocar un concurso de ideas para terminar de definir la fisonomía de este espacio, que como recordó el historiador Rubén Vega, presente en la sala, tiene un patrimonio histórico que toca conservar.

Jesús Salvador y Verónica Durán. Foto: David Aguilar Sánchez
Manuel Cañete. Foto: David Aguilar Sánchez

Manuel Cañete, presidente de la FAV gijonesa, agradeció a Juan Manuel Martínez Morala, histórico sindicalista de la Naval, sentado entre el público, por haber preservado con su lucha una parcela que lo tenía todo para que la especulación urbanística la hubiera convertido en bloques de viviendas. El líder del movimiento vecinal gijonés señaló la importancia de que se desarrolle en la zona oeste de Xixón “una industria moderna y limpia”, y pidió que haya vivienda pública en el proyecto, para así contrarrestar el proceso de gentrificación que vive Natahoyo, un barrio tradicionalmente popular en el que también se está disparando el precio de los pisos.

María Calvo. Foto: David Aguilar Sánchez

Debate de guante blanco, con muchos más acuerdos que desacuerdos, en el que si alguien desafinó fue María Calvo, presidenta de la FADE. Lejos de encontrar un aliado de cara a los planes de reindustrialización, la federación, por boca de su portavoz, dejó claro que ni está se le espera en este tipo de proyectos relacionados con la innovación tecnológica. La presidenta de la patronal no se opuso al proyecto de la economía azul, pero apenas se refirió a él, poniendo sobre todo el foco en las posibilidades inmobiliarias y turísticas de un espacio situado en la fachada marítima de Xixón. “Son muchos metros” recordó. La empresaria, vinculada al mundo de la construcción, también ironizó sobre el proyecto de un bosque urbano en el Solarón y abogó por la construcción de vivienda en este céntrico espacio.

En el debate también tomaron la palabra la edil socialista Marina Pineda y la directora general de Urbanismo del Principado de Asturias Laura Pérez.

Actualidad