Imagina aquí un parque

Los vecinos del Este de Oviedo convocan este jueves una asamblea en defensa de un reparto equitativo del derecho al verde en la ciudad.

Recomendados

Diego Díaz Alonso
Diego Díaz Alonso
Historiador y activista social. Escribió en La Nueva España, Les Noticies, Diagonal y Atlántica XXII. Colabora en El Salto y dirige Nortes.

Si en Gijón la gran batalla política está en el Oeste, como tantas veces ha escrito Víctor Guillot en este medio, en Oviedo es el Este, con la Fábrica de La Vega y la reordenación de la entrada a la ciudad lo que está en disputa. La zona caliente que definirá en gran medida el futuro de la ciudad: hacia un modelo más verde, accesible y popular, o a otro más hormigonado, motorizado y elitista. La discusión sobre el número y tipo de viviendas para La Vega o sobre el vial o no atravesando el recinto fabril, va de eso.

El Este de Oviedo es una de las zonas más contaminadas de la capital asturiana y donde los vecinos menos acceso tienen a “lo verde” en una ciudad que sin embargo puede presumir de formidables parques como el del Oeste, el de Invierno o el Purificación Tomás. La paradoja de los barrios de Cerdeño, Ventanielles, Fozaneldi, La Tenderina y Villafría es que situados en lo que un día fueron los confines de la ciudad, rodean un trozo del Oviedo rural que pervive, aunque muy degradado, a 25 minutos de la calle Uría, la loma de Rayo-Mercadín, un espacio empantanado desde principios del siglo XXI en un desarrollo urbano fallido, y que bien podría convertirse con un poco de voluntad política en el gran pulmón verde del Oviedo Este. 50.000 metros cuadrados para garantizar la recomendación de la Organización Mundial de la Salud: nueve metros cuadrados de áreas verdes por habitante.

Foto: Alisa Guerrero

Para presionar con el objetivo de forzar una negociación entre Ayuntamiento y constructoras, los vecinos de Distrito Este han convocado este jueves 11 a las 19:30h una asamblea en la parroquia de San Javier. Apoyan la iniciativa todas las asociaciones vecinales de una zona de Oviedo en la que viven más de 26.000 vecinos, algo así como dos veces la población de Llanera, en unos barrios que carecen de un gran equipamiento verde homologable al de otras zonas de la ciudad.

Una tradición de lucha

Ventanielles fue en los años 80 el primer barrio en tener centro de salud, gracias a la lucha tenaz de sus vecinos, y con altos y bajos, esa tradición reivindicativa se ha mantenido a lo largo de los años, incluso en momentos de reflujo del movimiento vecinal.

Del Este de Oviedo surgió en 2011 Imagina un Bulevar, el movimiento vecinal sin el que no puede entenderse la actual reordenación de la entrada de la ciudad, desvirtuada para el colectivo por el actual gobierno de Alfredo Canteli, pero inimaginable de no haber sido porque un grupo de vecinos y especialistas en urbanismo decidieron en pleno 15M aliarse en defensa de una reducción del tráfico y el crecimiento del espacio público en los barrios que bordean la autopista Y. Una propuesta que hizo suya el tripartito de izquierdas y que logró una financiación de diez millones de la UE.

Recorte de los años 80.

Del Este de Oviedo surgió también Uniendo Barrios, otra plataforma pensada para lograr la transformación de la Ronda Sur en un calle, y que ha logrado algunos avances en esta dirección, como la “humanización” y reducción de carriles en algunos de sus tramos.

¡Aquí un parque! debuta este jueves, y si logra arraigar en los barrios adyacentes y que una parte de los ovetenses de otras partes también entiendan esta reivindicación como suya, puede convertirse en la nueva transformación urbana que nazca del Este de Oviedo. El tiempo lo dirá.

Actualidad