Conceyu Bable: L’asturianu vive, la llucha sigue

Nel salón d'actos del RIDEA aconceyáronse dellos protagonistas de la hestoria d'Asturies pa facer homenaxe a un fenómenu cultural que la tresformó.

Recomendados

Xuan García Vijande
Xuan García Vijande
Comunicador, barman, músico. Redactor musical en Cuarto y mitad.

Esti actu, esta selmana, too esto que tamos viendo ye parte de la nuesa hestoria. La elleición de la Conseyería de Cultura y Política Llingüística de facer d’esta 45ª Selmana de les Lletres Asturianes un homanaxe a Conceyu Bable no fai sinon constatar por qué ye pertinente: fai 50 años ñaciera un grupu humanu d’eso que llamen vanguardia, de xente que caminara a hombros de xigantes.

Pa eso reuniéronse nel Real Institutu d’Estudios Asturianos (RIDEA) el coordinador de la Selmana y la publicación Conceyu Bable: El futuru y la semiente, Paco Álvarez; el llingüista y escritor Ramón d’Andrés; y la historiadora y comunicadora Arantza Margolles, colaboradora de Nortes. D’Andrés y Margolles acudieron en representación de los autores.

Los ponentes, que caltuvieron un alderique sobre la trayectoria de Conceyu Bable, fueron presentaos pol director del RIDEA, Ramón Álvarez, y la conseyera de Política Llinigüística, Vanessa Gutiérrez. Los dos destacaron la importancia de Conceyu Bable como «fenómeno cultural» y como «motor de cambiu» respeutivamente. Gutiérrez púnxose a sí mesma como exemplu de los llogros del movimientu pola reivindicación de los drechos llingüísticos: ella foi una neña escolarizada n’asturianu.

Ramón Álvarez y Vanessa Gutiérrez. | Foto: Kike Gallart

El de Margolles era un artículu que recoyía la hestoria xeneral de Conceyu Bable. Reconoz que-y costó, pese a tar avezada a buscar peles hemeroteques. Nun foi dificultá, yera vértigu. Frente a ella: Conceyu Bable, un grupu de persones que tresformaron Asturies en una década. Esi ye parte de la misión de la obra: falar del impactu políticu y social d’esa entidá que funcionaba, en pallabres de Ramón d’Andrés, como una «confederación». Él yera militante, dende mui mozu, del capítulu de Xixón. «Teníen en común la reivindicación, pero yeren mui autónomes nel so funcionamientu».

Los dos autores pertenecen a époques estremaes d’Asturies. D’Andrés asistió a parte de la hestoria como un «falante inxenuu» que nun sabía ónde metese la primer vegada que sintió falar n’asturianu na radio. Aquello yera «la fala de casa puesta nes ondes impúdicamente», porque la so familia falaba n’asturianu, alrodiu del 75%, decía ente rises, pero solo na intimidá. Pese a too, tan convencíos de que enantes falábase más asturianu qu’agora.

Arantza Margolles, Ramón d’Andrés y Paco Álvarez. | Foto: Kike Gallart

Arantza Margolles, foi yá escolarizada n’asturianu, nació yá con Estatutu d’Autonomía, una norma pola que puxó Conceyu Bable, pero que p’Arantza formaba parte d’un conxuntu de coses que tuvieran ellí tola vida, dende siempres. Esa ye precisamente una de las victorias de Conceyu Bable. L’asturianu y la identidá asturiana nun tenía prestixu en 1974. La llingua asturiana yera poco más qu’un «dialectucu» en víes d’estinción cultiváu por dellos poetes; «la sidra yera una bebida que taba n’estinción, propia de cuatro chigres oscuros y puerconos»; «la gaita yera un instrumentu n’estinición y naide daba un duru por ella».

Conceyu Bable, como movimientu cívicu, algamó poner el bable de moda. Entamaben cursos d’asturianu y actividaes de tou tipu. Paco Álvarez recodába-y una concreta a D’Andrés: cuando repartieron banderines col lema «Puxa Sporting» a les puertes d’un partíu ente l’equipu de Xixón y el Real Madrid. «Perdimos la liga, pero ganamos un gritu hestóricu», bromeaba Álvarez. Sicasí, si hebo un «milágru», foi la creación de l’Academia de la Llingua Asturiana, dalgo que llograran gracies, ente otres munches coses, al sofitu de María Xosefa Canellada y Emilio Alarcos, favoratibles a la creación d’esta institución.

Cartel del evento. | Foto: Kike Gallart

Otra parte importante del actu foi la presencia mediática de Conceyu Bable y de la llingua asturiana. La estaya homónima na revista Asturias Semanal qu’entamó en 1974 o l’espaciu nel diariu decanu d’Asturies, El Comercio, Alitar Asturies, coordinada por D’Andrés y el so pa, Mánfer de la Llera, l’últimu presidente de Conceyu.

Pa zarrar les sos intervenciones, Ramón d’Andrés quiso facer referencia al valor de la investigación y la calidá de la llingüística y la filoloxía asturianes, al altor de otres llingües del Estáu. Margolles, pela so parte, destacó la participación de les muyeres na construcción de la identidá asturiana y el papel de María Xosefa Canellada, autora del primer artículu científicu sobre l’asturianu. Paco Álvarez finó l’actu cola llectura de parte del so capítulu pal llibru.

Actualidad