Esperando a la Coordinadora Juvenil Socialista

Este sábado se presenta en Xixón la CJS, una nueva organización inspirada en la Gazte Koordinadora Sozialista y el Horitzó Socialista.

Recomendados

Diego Díaz Alonso
Diego Díaz Alonso
Historiador y activista social. Escribió en La Nueva España, Les Noticies, Diagonal y Atlántica XXII. Colabora en El Salto y dirige Nortes.

“Con la certeza de que el camino del socialismo es el único camino posible para afrontar nuestro futuro, los y las jóvenes de la Coordinadora Juvenil Socialista queremos dar el primer paso en la construcción de una gran organización política que sea referencia para la juventud trabajadora de nuestros territorio”. Así se presenta la nueva organización juvenil marxista que desde 2022 se está extendiendo por toda España. Este sábado se presentará por primera vez en Asturies. Será a las 18:30h en el Centro Social La Llume de Xixón con un acto político, un concierto y una posterior fiesta con Dj´s.

Los orígenes de la CJS están en 2019 y la escisión de una parte de las juventudes de la izquierda abertzale para formar la Gazte Koordinadora Sozialista, muy crítica con la apuesta de Bildu por moderar su imagen para así presentarse como una fuerza de gobierno capaz de atraer un voto progresista muy transversal.

Manifestación de GKS en Donostia.

El ejemplo de GKS a la hora de arrastrar a cientos de jóvenes y convertirse en un referente político juvenil que pretende construir un Movimiento Socialista Vasco alternativo al Movimiento de Liberación Nacional Vasco, inspiraría en 2022 Horitzó Socialista, escisión por la izquierda de Arrán, organización juvenil vinculada a las CUP.

Aunque en ambos casos su origen está en la izquierda independentista, tanto la organización vasca como catalana coinciden en poner el acento sobre todo en la la cuestión de clase, más que en la nacional, siendo el contenido socialista y antiimperialista el principal componente de su comunicación política. La formación ideológica y la apuesta por los espacios autogestionados han sido las otras características de un movimiento socialista con diferentes frentes y organizaciones sectoriales que también está encontrando aliados fuera de País Vasco, Navarra, Catalunya, País Valenciá y Balears. Y es que este 2024 nacía en Madrid la Coordinadora Juvenil Socialista, una organización integrada por ex militantes de la UJCE del PCE y del Encuentro por el Proceso Socialista, implantado sobre todo en las dos principales ciudades de Castilla y León, Valladolid y Burgos.

Un acto de la CJS. Foto: CJS.

Si los referentes vasco y catalán nacen de la ruptura con Bildu y las CUP, en ambos casos con un fuerte sabor a ruptura generacional, la Coordinadora Juvenil Socialista se construye frente a Podemos, IU y Sumar, partidos tachados de “socialdemócratas”, pero también frente a cierta cultura política más “líquida”, y una estética festiva y orgullosa de su diversidad que han sido la nota predominante en las izquierdas de las últimas décadas. Pocas batucadas. Caras serias, ropa sobria y deportiva, y una puesta en escena muy ordenada, incluso algo marcial. Los jóvenes socialistas parecen buscar organizaciones fuertes, militancia presencial, una nítida línea ideológica y sesudos cursos de marxismo.

Presentación de la CJS.

No son “rojipardos”, incluyen la cuestión de género y medioambiental entre sus preocupaciones centrales, así como el uso de las diferentes lenguas peninsulares, pero son poco favorables a las alianzas interclasistas y todo lo miran y enuncian desde la perspectiva de clase. Vuelve el obrerismo y la lucha de clases como motor de la historia.

¿Qué posibilidades tiene el movimiento para extenderse entre una juventud en disputa con la izquierda tradicional, la ultraderecha, los youtubers y los criptobros? ¿Pueden devenir las CJS en algo más que un pequeño grupo juvenil hiperpolitizado, pero de espoleta corta? Aunque el nivel de politización juvenil fuera de Euskal Herria no tiene parangón en ningún lugar de España, incluyendo Catalunya, quizá el lugar que más se le acerque, la CJS aspira a convertirse en los próximos años en el movimiento de referencia de unos jóvenes de izquierdas a los que el 15M y el nacimiento de Podemos les tocó siendo niños y niñas: “Solo la acción política independiente y revolucionaria del proletariado global puede sacar a la humanidad de la encrucijada que vive entre tambores de guerra, crisis económica y destrucción medioambiental. Necesitamos convertir la barbarie capitalista en una sociedad de personas libres, y las fuerzas productivas de la humanidad en un medio para el pleno desarrollo de todas y todos. La recomposición de un proletariado, hoy fragmentado y débil, en clase política revolucionaria es por tanto la más inmediata de las grandes tareas de nuestro tiempo”

Actualidad

1 COMENTARIO