Cada euro público invertido en la Universidad de Oviedo genera un retorno de 2,69 euros

Las ayudas del Gobierno del Principado a la I+D+i han generado alrededor de 2.000 empleos y un retorno fiscal de más de 35 millones de euros.

Recomendados

Redacción Nortes
Redacción Norteshttps://www.nortes.me
Te contamos lo ocurrido centradas en la periferia.

Las ayudas del Gobierno del Principado a la I+D+i han generado alrededor de 2.000 empleos y un retorno fiscal de más de 35 millones de euros en un año, según recoge el último informe de la Cátedra de Innovación de Asturias.

El documento, presentado este lunes por el consejero de Ciencia, Empresas, Formación y Empleo, Borja Sánchez, toma como punto de partida las ayudas públicas que el Ejecutivo destinó en 2023 y que suman 75,2 millones de euros, tanto a empresas, a la Universidad de Oviedo y a otras instituciones vinculadas a este ecosistema.

El documento constata que de cada euro que el Ejecutivo asturiano destinó a estas ayudas se generaron 2,52 euros de riqueza en el sistema productivo regional, lo que supone 190 millones de euros, ha puesto en valor el consejero. La mayor repercusión se ha registrado en la Universidad de Oviedo, donde por cada euro invertido en la entidad académica se generaron 2,69 euros, mientras que en las empresas supone 2,42 euros y en otras instituciones, 2,61 euros.

Por la izquierda, Fernando Bermejo y André Carrascal, dos de los autores del informe; Susana Luque, vicerrectora de Transferencia y Relaciones con la Empresa; Borja Sánchez, consejero de Ciencia; y Tania Fernández, autora del informe y miembro de la Cátedra de Innovación.

Asimismo, el estudio revela que las arcas públicas han recuperado vía impuestos el 47 por ciento del dinero que se destina a fomentar la ciencia y la innovación. En total, el año pasado retornaron a la hacienda pública 35 millones de euros, a través de cotizaciones o IVA. Estas ayudas también contribuyeron a que se generasen 1.959 puestos de trabajo, de los que 1.614 fueron asalariados y otros 344 no asalariados.

El sector en el que se ha generado mayor empleo fruto de las prestaciones ha sido el de la educación, en torno a 489, seguido del comercial (294), las actividades profesionales, científicas o técnicas (243), y los servicios de alojamiento y alimentación (180).

El documento confirma, por otra parte, que se ha producido una redistribución de las ayudas respecto al anterior estudio, de 2021. En este sentido, las empresas son las que reciben más de un tercio de la financiación frente a otras entidades, un cambio destacado por los autores como necesario, dado que contribuirá a aumentar la inversión en el sector privado.

También se ha incrementado el número de sectores de la economía asturiana entre los que se reparten estas ayudas: en 2021, cinco sectores concentraban la mayor parte, mientras que ahora son once los que agrupan estas prestaciones. Este cambio implica que áreas como los servicios o la manufactura están desarrollando propuestas innovadoras capaces de competir y captar ayudas públicas.

En declaraciones a los periodistas, la vicerrectora de Transferencia y Relaciones con la Empresa, Susana Luque, ha destacado que, en este estudio, la Universidad de Oviedo sale “especialmente bien parada”, al generar un mayor retorno económico y empleos que la media registrada. 

Actualidad