Conecta con nosotras

Actualidad

ALSA alarga el ERTE y aprovecha la pandemia para recortar frecuencias y servicios

Los trabajadores han vuelto a reclamar el final del ERTE, la reapertura de las taquillas y el restablecimiento de todas las líneas.

Usuarias en las máquinas de la estación de autobuses de Oviedo/Uviéu. Foto: Iván G. Fernández.

El final del estado de alarma no ha supuesto la vuelta a la normalidad ni en las estaciones de autobús de Asturies, ni en los viajes en en este medio, el único a disposición de la mayoría de los usuarios del transporte público en la región. Mientras las conexiones ferroviarias ya se han restablecido, el gigante ALSA, que acapara concesiones de rutas en toda España, y que en la práctica tiene el monopolio de las comunicaciones en autobús en Asturies, no ha retornado a las frecuencias y servicios anteriores a la crisis sanitaria. La empresa mantiene a parte de su plantilla en el ERTE, ahorra sus sueldos, que corren a cuenta del Estado, reduce horarios y mantiene cerradas las taquillas. Un negocio redondo que permite a la multinacional concentrarse en aquellas líneas con más pasajeros y que le resultan por lo tanto más rentables. Daniel Martínez Turrero, del comité de empresa, denuncia que se “priorizan los trayectos por motivos económicos obviando el carácter de servicio público que ofrecemos”. Según este trabajador “se da la paradoja de que puedes venir a Oviedo pero no puedes regresar a tu pueblo. O lo tienes que hacer con combinaciones absurdas yendo hasta Gijón”. Juan Cortes, coordinador del Transporte en la CSI y trabajador de una de las empresas del grupo ALSA, ha advertido que los trabajadores “nos tememos que a la larga esta situación se convierta en despidos”.

Los trabajadores del grupo protagonizaron hoy un segundo día de protestas para exigir la salida de todos los empleados del ERTE, la reapertura de las taquillas y el regreso del 100% los servicios. Corte ha explicado que, una vez finalizado el estado de alarma “ALSA no quiere sacar del ERTE a los y las empleadas”. Además, el coordinador del Transporte en la CSI ha señalado que en las estaciones de Oviedo/Uviéu y Xixón las taquillas funcionan cuatro horas al día, mientras que en Avilés “funcionan cero. No quieren saber nada. Nos dicen que ellos ganan más dinero con las máquinas porque no tienen descansos ni se rigen por un convenio”. ALSA lleva años tratando de acostumbrar a sus clientes a usar las máquinas y no acudir a las taquillas. La situación generada por el Covid19 puede ser la excusa perfecta para terminar de prescindir de estos puestos de empleo en las estaciones de Oviedo/Uviéu, Xixón y Avilés.

Concentración de trabajadores con presencia de cargos públicos de Podemos. Foto: Iván G. Fernández.

En la concentración de hoy, realizada en la estación de autobuses de Oviedo/Uviéu, los trabajadores estuvieron acompañados por Daniel Ripa, líder de Podemos Asturies, Ana Taboada, de Somos Oviedo/Uviéu, y Sara Retuerto, de Cambia Avilés. Para Ripa, “es totalmente inaceptable que, una empresa que se ha pasado la pandemia pidiendo subvenciones millonarias y que en años anteriores también las recibió, tenga la mano tan larga para coger el dinero y el compromiso tan pequeño para dejar luego dejar a la gente esperando durante horas en las taquillas para comprar un billete”. El diputado de Podemos Asturies ha señalado, en la estación de autobuses de Uviéu, que “no es admisible que se use la pandemia como excusa para dejar abandonados a los viajeros” y, además, ha criticado que “Alsa reduzca servicios que tiene comprometidos por ley y, al mismo tiempo sigue cobrando millones en subvenciones”. Ana Taboada anunció que trasladará esta exigencia al Ayuntamiento de la capital asturiana, y señaló que tiene que volverse a la normalidad “con servicios públicos de calidad”. En representación de Avilés, la localidad más afectada, la edil Sara Retuerto explicó que no hay nadie que atienda a a la hora de sacar los billetes puesto que solo hay una máquina: “se están vulnerando los derechos de las personas consumidoras y también de los trabajadores de Alsa porque, como no hay nadie que atienda, no se pueden presentar reclamaciones”.

Diego Díaz Alonso
Escrito por

Historiador y activista social. Escribió en La Nueva España, Les Noticies, Diagonal y Atlántica XXII. Colabora en El Salto y forma parte del consejo de redacción de Nortes.

Comentarios
Advertisement

Lo más leído

Expropiadores anarquistas: “Los Solidarios” de la Transición

Cultura

Yá puede reservase’l calendariu de topónimos “tuniaos” p’apoyar l’Atención Primaria

Actualidad

Vecinos del Antiguo proponen convertir la nave de Popular Ovetense en sala municipal de exposiciones

Cultura

Suatea acusa a la derecha de atacar la Ley Celaá para defender “los privilegios” de la concertada

Actualidad

Asociación Cultural Nortes de Asturias © 2020 · Centradas en la periferia

Nortes en redes