Conecta con nosotras

#HASTAELDIAFRAGMA

LA VIDA ERA AQUELLO

Yasmina Álvarez (Tinéu, 1978), profesora universitaria , actriz y escritora, nos deja un poema con mucha vida…

Foto: Iván G. Fernández

TEXTO: YASMINA ÁLVAREZ / IMAGEN: Iván G. Fernández

Comer y ver el parte. Una siesta y la telenovela.

Despertar, el café, después…acicalarse. 

Con mucho mimo revolver el cuenco

repleto de tesoros de diario

-lo de valor, lo de la herencia,

bajo llave y tan solo los domingos-.

Ponerse los pendientes con cuidado

frente a un pequeño espejo en la cocina. 

Al cuello aquel collar de perlas de dos vueltas.

Pintar los ojos. Y los labios, claro.

Y un poco de colonia -de las frescas-.

La vida era, al fin y al cabo, todo aquello.

Y después el banco de la plaza, dejar secar al sol los huesos

-de vez en cuando el sol y sin receta-.

Y mirar la gente cómo pasa. Y echar la tarde compartiendo:

las pensiones, los hijos, su trabajo.

Presumir de las últimas conquistas de los nietos:

       -La mía se fue ayer. Consiguió la beca en Londres.

       -Pues el mío echó novia y se nos casa.

Repasar las esquelas, lamentar las ausencias y a eso de las ocho

      –Parece que refresca, voy tirando hacia casa, hasta mañana.

      -A la misma hora.

     -Sí. Aunque dicen que da agua…

     -Entonces mejor echamos la partida.

     -Muy bien. Yo me encargo de las cartas.

E ir subiendo la cuesta al ritmo del ocaso.

Escuchar de fondo campanas de una iglesia

y el batir de huevos en algunas casas.

Descansar un poco a mitad de camino,

coger aire, saludar a Encarna

mientras arregla en la ventana los geranios.

    -Otro día anímate, mujer. Hoy nos juntamos unas cuantas.

    -Sí, pero desde que falta Luis, ya sabes…  

    – ¿Y qué vas a hacer tú sola, dime, todo el día ahí encerrada?

Continuar el camino a paso lento.

Subir muy poco a poco la escalera,

apoyarse en el bastón, buscar las llaves

y decirse a sí misma, ya casi sin resuello, e abrir la puerta del vacío:

       No sé por qué te apuras siempre tanto, Josefina. 

       Total… ¿Qué prisa hay? Nadie te espera.

La vida era, sí, al fin y al cabo, todo aquello:

unas horas de banco compartido cada tarde.

Y el resto del tiempo… la soledad y la tristeza.

No te pierdas:

TIGER KING

Iván G. Fernández
Escrito por

Iván G. Fernández (Uviéu, 1978), es fotógrafo y periodista de "caleya". Ha trabajado y colaborado en numerosos medios de comunicación asturianos y del resto del Estado desde finales de la década de los 90.

Haz click para comentar

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

Las familias de La Corredoria proponen habilitar el mercado como espacio educativo

Actualidad

Las trabajadoras de residencias públicas ganan una primera sentencia contra el recorte de sus vacaciones

Actualidad

Va dir por ti, Yoli

Actualidad

Los pensionistas asturianos secundan las movilizaciones en ALSA

Actualidad

Asociación Cultural Nortes de Asturias © 2020 · Centradas en la periferia

Nortes en redes