Conecta con nosotras

Opinión

Los asturianos somos feos

Al fin y al cabu, ye verdá que somos feos. Bellos paisajes, feas gentes tuvo escrito un tiempu nuna muria a la entrada Llanes.

El autor y Buda.

Los asturianos somos feos. A tan fondera conclusión llegó depués d’unos díes d’estancia un pijipi barcelonés que pasó una tarde per casa esti veranu. Igual, como venía de la mano del Tinder y d’una roxa escocesa que tenemos adoptada –y ye un auténticu imán pa toa mena de xente líquido– a casa de la paisana asturfinlandesa cola que comparto quintana, nun concebía la rara posibilidá d’un autóctonu na sala. O yera faltosu, que tampoco lo paecía. Pela cueta, víase-y educáu: falaba seliquino, nesi español mal llamáu neutru que sal na tele, tan dificil d’oyer al natural ente la plebe, y sacante la mentada ayalga tampoco nun lu oyí dicir tochura dala. Cenciellamente, xulgaba la nuestra apariencia como quien xulga un paisaxe o una cai céntrica, y naide tamos llibres d’esi tipu pensamientos cuando facemos turismu per países llonxanos y contemplamos desfilar xente de rasgos exóticos, pensando inevitablemente no muncho o poco que nos pon. L’únicu error éticu foi esi, que’l xuiciu yera negativu y los indíxenes, a diferencia de los paisaxes qu’habitamos y les cais peles que desfilamos, tenemos un corazonín, aparte de ciertu nivel d’autoestima siempre nel cantu’l precipiciu, que fai como más elegante’l callalo en presencia.

Falaba seliquino, nesi español mal llamáu neutru que sal na tele, tan dificil d’oyer al natural ente la plebe

Al fin y al cabu, ye verdá que somos feos. Bellos paisajes, feas gentes tuvo escrito un tiempu nuna muria a la entrada Llanes, y a mi facíame muncha gracia, yá que carecía d’una incipiente Llaniscofobia y entendíalo más referío a la fealdá moral qu’a la física. Somos evidentemente más feos que’l paisaxe, y esta condición va revelándosenos según avieyamos y vamos perdiendo la guapura inocente de los venti años mientres que’l monte, d’añu n’añu, anova y retueya. Sicasí, la nuestra fealdá, la de la poblacion asturiano, nel casu de ser cierta como too indica, nun me paez que seya namás cosa de xenética: acordies colos patrones clásicos, la guapura ye un atributu de la mocedá, y da la casualidá de qu’esto ye precisamente lo que non abonda n’Asturies, onde se siguen batiendo récords cada añu. Faise dificil pensar que los 224 mayores de 65 años qu’hai per cada 100 menores de 16 (cuasi’l doble que la media estatal, yá alta de por sí), por mui sano que vivan n’aldea y a pesar d’esa serenidá y plenitú que desprenden munches vieyeres y compensen con muncho les engurries, puea equilibrar, nel campu de la guapura humano tal como la pue concebir un urbanícola babilonés, tanta falta de carne nuevo y llozano de lo que sal nos anuncios.

Cartel histórico de Sidra El Gaitero.

Equí los ventiañeros son pocos, sospechosos, y llamen un poco l’atención al pasar. Esta fealdá socioeconómica tien que ver principalmente con dos causes. La primera d’elles ye qu’equí, a lo meyor polo feos que somos, fóllase bien poco, al nivel proverbial euskéricu, y siempre seguro. La segunda ye que, dende qu’entamó a echar fumu cierta máquina vapor y dizque d’enantes, fuimos una colonia económica y aféctennos deslocalización y migración como a cualquiera. Conozo a munchos yá no tan mozos de la mio quinta que taben bien curiosos cuando tuvieron que colar a trabayar fuera, y de xuru que’l mio amigu babilonés se tien cruzao con dalgún d’ellos cualquier día pel Born, pensando que yeren parte de los qu’elevaben la media de guapura barcelonesa.

A lo meyor polo feos que somos, fóllase bien poco, al nivel proverbial euskéricu

Y la cosa ye que l’elementu en cuestión nun yera un simple turista. Colos sos cuarenta y pocos, yá axuntaba perres abondo como pa nun tener que volver a trabayar na ciudá más nunca, y trayía con él la saca de rentista enllena a la busca d’una casa d’aldea que mercar. Pasara l’encierru enteru trancáu nuna ratonera de la que yera abegoso salir y venía perdispuestu a arrenunciar a tola guapura de la xente del barriu d’él, qu’agora, per tras del bozu, yera tan mala de ver. Comprendiera por fin que la xente pasa, mientres que los montes permanecen, y que colo que cuesta un pisu nel Born puedes comprar, en metá d’esta tierra exótico, cinco caseríes con guapa fachada al sur y vistes a Peñamayor o al Sueve o al Aramo. Esto apunta a tendencia, y si ello va afectar a la nuestra fealdá media nun lo tengo yo mui claro. Nun me diba prestar nada. Pamidea qu’aparte d’eses dos causes de lo nuestro qu’enantes dixi, hai otra, non por inconsciente menos importante, y ye qu’equí siempre fuimos unos modernos, véase Tino Casal, y como adelantraos al tiempu yá sabemos de que pa escapar d’esti procesu biolóxicu de plaga y estinción, desfase y colapsu, al que nos empobina la lóxica’l neolliberalismu, l’únicu futuru viable pasa per un decrecimientu mui poco estéticu, y neso, en decrecimientu, cuantayá que somos vanguardia. Por eso somos tan feos, pequeños anque grandones, y por eso’l decrecimientu sedrá Asturies, siempre conquistada, y lo demás tierra conquistada

Pablo X Suárez
Escrito por

Filólogu y rapsoda local. Autor, ente otro, de los poemarios "Little Babilonia" y "Cómo evitar el apocalipsis", amás de la recopilación de relatos "Yoni y yo".

4 Comentarios

4 Comments

  1. Pingback: Día de Asturias | Los asturianos somos feos - El Salto - El Caimán Web

  2. Pingback: Día de Asturias | Los asturianos somos feos - El Salto - Notizuela

  3. Pingback: Día de Asturias | Los asturianos somos feos - El Salto - Efecto Guayaba

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

Las “doce rosas” de Candás ya tienen su película

Cultura

Cachondeo en las redes con el “carril bici” de Canteli

Actualidad

El lunes se instauran los guetos de Madrid

Covid-19

El mundo del fanzine y la autoedición celebra este sábado en Uviéu su día grande

Cultura

Asociación Cultural Nortes de Asturias © 2020 · Centradas en la periferia

Nortes en redes