Contar la Guerra Civil a los niños y niñas del siglo XXI

Recomendados

Diego Díaz Alonso
Diego Díaz Alonso
Historiador y activista social. Escribió en La Nueva España, Les Noticies, Diagonal y Atlántica XXII. Colabora en El Salto y forma parte del consejo de redacción de Nortes.

Este domingo se estrena a las 12h en el Centro Cultural Antiguo Instituto de Xixón Los cuentos de Pablo Miaja. El espectáculo es una actividad para toda la familia a cargo del actor y narrador oral David Acera que se realiza en el marco de las actividades paralelas que acompañan a la exposición Frente a frente. Dos visiones fotográficas de la Guerra Civil. Constantino Suárez y Florentino López “Floro”  organizada por la Fundación Municipal de Cultura de Xixón y el Museo del Pueblo de Asturies.

En su nuevo espectáculo Acera se pone al frente de un barco lleno de niños y niñas que huye de una Asturias en guerra, rumbo a un lugar seguro, a resguardo de las bombas y los disparos. El viaje existió. Fue en 1937, y el actor y narrador ovetense ha querido rendir homenaje al maestro republicano que llevó a buen puerto aquella compleja expedición: Pablo Miaja (Oviedo, 1876-1957). Miaja es un personaje relativamente desconocido al que David Acera descubrió por casualidad yendo a actuar en una ocasión al colegio público de Oviedo que lleva su nombre. Pedagogo y maestro de maestros, inició en 1894 su trabajo como enseñante. “Estuvo muy influido por las ideas de la Institución Libre de Enseñanza y luchó incansablemente por dignificar la educación pública” destaca Acera de este profesor y pedagogo, primo del también carbayón José Miaja, el militar republicano que dirigió la defensa del Madrid asediado en la Guerra Civil.

El reciente libro de Leonardo Borque y la película documental de Luis Felipe Capellín han rescatado parcialmente del olvido a un personaje cuya historia personal es inseparable de la historia de España en las primeras décadas del siglo XX. Miaja fue un reformista que no creía en la revolución, sino en la evolución, pero que mantuvo a lo largo de toda su vida un enorme compromiso con el progreso de las clases populares. En 1924 aceptó la designación como concejal corporativo en el Ayuntamiento de Oviedo en representación del Magisterio, pero ante la marginación de que fueron objeto sus propuestas para mejorar la escolarización en la capital, presentaría la dimisión.

En junio de 1927 la Junta Universitaria de Colonias Escolares de la Universidad de Oviedo le nombró director de la colonia de Salinas, siendo responsable cada verano de la estancia en ella de niños y niñas procedentes de Langreo, San Martín del Rey Aurelio y de Oviedo. La colonia supone la oportunidad de veranear, conocer el mar y descubrir su región a miles de escolares asturianos. Al frente de esta residencia Miaja experimenta con métodos educativos al aire libre, muestra a los niños y niñas la naturaleza en directo, les inculca la pasión por el senderismo y el conocimiento del medio. Con la República la actividad del maestro en defensa del sistema público educativo se incrementa. “Son unos años clave en los que las aulas salen de sótanos lúgubres y de pisos, se termina de generalizar la educación pública en España y se construyen nuevos colegios en edificios modernos y bien acondicionados como el propio Pablo Miaja de Oviedo, de 1934, que lleva su nombre precisamente como reconocimiento a su labor” apunta Acera, que explica que Miaja mantuvo toda la década de los años 30 su fidelidad al proyecto reformista republicano, pero sin estar afiliado a ningún partido.

El golpe de Estado del 18 de julio de 1936 le sorprende trabajando en la colonia escolar de Salinas. En 1937 el consejero de Instrucción Pública Juan Ambou, del PCE, le encarga por su reconocido prestigio que sea él personalmente el que dirija la evacuación de 1.000 niños y niñas asturianos a la URSS. La región está siendo sistemáticamente bombardeada por la aviación de la Alemania nazi y la Italia fascista, potencias aliadas de Franco y los militares sublevados, y los ataques aéreos están causando estragos en las poblaciones asturianas. La Unión Soviética es el único estado que apoya a una democracia española a la que Francia y Gran Bretaña dan la espalda. Stalin se ofrece acoger temporalmente a niños y niñas españoles en colegios soviéticos para ponerles a salvo de la guerra. Miaja acepta ser el responsable de un viaje muy difícil por el bloqueo naval a la República. Le acompañaban su mujer y un equipo de 40 maestros y maestras. “Fue una peripecia que daría para una película” apunta Acera que en su espectáculo recrea la travesía a bordo del barco que partió en septiembre de 1937 del puerto del Musel. “¿Cómo entretener a 1.000 niños y hacerles olvidar la guerra? Contando cuentos” se pregunta y responde Acera, que se ha imaginado a un Miaja como él contador de historias. Tras completar la evacuación de los niños asturianos, el maestro y su esposa se exiliaron a Argentina. Posteriormente regresarían a España. En 1957 falleció en su ciudad natal, donde sigue siendo un gran desconocido.

Acera considera que hay que perderle el miedo a hablar a los niños de la guerra, y que en un país democrático no puede haber tabúes: “ni en el colegio ni en el instituto me hablaron de la República y de la Guerra”. Para el acto “cuando alguien dice que de esto no hay que hablar a los niños generalmente esta pensando que de eso tampoco debería hablarse a los adultos”. Para el actor afrontar la cuestión de la Guerra es un desafío como narrador especializado en el público infantil, y agradece a la Fundación Municipal de Cultura de Xixón la oportunidad que le han brindado. Le gustaría que con el tiempo los niños y toda la sociedad se acerquen a la cuestión de la memoria democrática con rigor y naturalidad, del mismo modo que los colegios e institutos se habla del Holocausto y el nazismo con obras recomendadas para el público infantil y juvenil como El Diario de Ana Frank o Cuando Hitler robó el conejo rosa. Este domingo levanta el telón con “Los cuentos de Pablo Miaja”.

- Publicidad -spot_img

Actualidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here