Nueve miembros de CSI afrontan acusaciones de terrorismo y daños en tres conflictos laborales

El secretario general del sindicato acusa a la delegada de Gobierno de "doble vara" pues a él le han "destrozado" el coche y no hay nadie investigado.

Recomendados

David Artime
David Artime
Periodista y escritor. En 2009, ganó el premio de narrativa en lengua asturiana de la editorial Trabe con la novela "La Bufanda", en la que aborda el mundo de los ultras de fútbol.

Nuevo militantes del sindicato CSI afrontan acusaciones de delitos que van desde los daños y la coacción, al terrorismo, en relación a hechos producidos en el marco de los confictos laborales que han afectado a las empresas Vauste, ALSA y EBHI recientemente. El sindicato está preparando una campaña contra la represión sindical, y señala a la delegada de Gobierno, Delia Losa, por su “doble vara de medir”, y por recurrir a las detenciones para acallar al movimiento obrero.

El conflicto que más presión judicial está ocasionando al sindicato es de las recientes huelgas de ALSA. Siete trabajadores de este grupo, delegados o afiliados de la Corriente, están acusados por de varios delitos, dos de ellos de terrorismo, y otros cincos de daños. En todos estos casos se trata de supuestos ataques a vehículos de la empresa. Además, una trabajadora de TUA, perteneciente al grupo ALSA, está investigada por una supuesta coacción a una trabajadora por un piquete informativo.

Además, un empleado de Ebhisa, la responsable de la descarga de graneles sólidos de El Musel, fue detenido en su día y está acusado también de daños a bienes de la empresa. Otro trabajador, en este caso de Vauste (antigua Tenneco), también arrestado en su día, está acusado de un delito de daños a la fachada de la fábrica por la realización de pintadas, además de participar en varias barricadas.

Barricada en la autopista, a la altura de Xixón, en el marco del conflicto de Vauste.

El secretario general de CSI, y trabajador de Vauste, Nacho Fuster, ha advertido de la gravedad de las acusaciones que conllevan en algunos casos (como el de terrorismo) varios años de cárcel, y en otro el pago de cuantiosas indemnizaciones.

“DOBLE VARA DE MEDIR”

El responsable sindical tiene claro que la delegada de Gobierno está aplicando una “doble vara de medir“, dependiendo de quién sea el denunciante. Así, recuerda que a él, entre otros perjuicios, le han destrozado el coche y el de su padre, ha sufrido pintadas de “hijo de puta” en su casa y han robado en su taquilla del trabajo, motivos por los que han presentado siete denuncias. Todo ello en el marco del contencioso en Vauste. “Nueve meses después me dicen que se está investigando”, ha añadido.

Sin embargo, según el representante de CSI, “cuando los denunciantes son la empresa u otros sindicatos del Comité, lo primero que hace la Policía es detener, y luego se investiga a ver si es verdad o no. Cuando denunciamos nosotros, lo que hacen es papeleo”.

Fuster afirma que la corriente es “el único sindicato que protesta” ante los despidos

Según Fuster, CSI “es el único sindicato que protesta cuando hay un conflicto laboral, porque los demás firman despidos y expedientes de regulación de empleo”. “En Vauste”, explica, “donde con toda seguridad vamos a la liquidación, el director general nos dijo en una videoconferencia que nos aplican un ERTE hasta el 31 de mayo, y la respuesta de CCOO, USO y UGT fue pedirle que dejara los papeles en el local del Comité para firmarlos, sin preguntar nada, sin oponerse a nada”.

Ha vaticinado que Asturies está “abocada” a este tipo de situaciones porque “habrá muchas más empresas con concursos acreedores y despidos en los próximos meses“, y “no vamos a quedar en casa y callar”. “No nos van a aterrorizar. Los terroristas son ellos los que quieren dejar a la gente en la calle”, ha concluido.

Actualidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here