Thriller con relevo generacional

Está inspirada en la película 'Eva al desnudo' de Mankiewicz, pero la pieza de Pau Miró dirigida por Silvia Munt es otra cosa.

Recomendados

Roberto Corte
Roberto Corte
Roberto Corte (Oviedo, 1962). Vinculado al teatro asturiano desde 1980, y ligado a la autoría y dirección en el ámbito escénico, en la actualidad colabora como crítico en revistas especializadas.

Eva contra Eva, de Pau Miró

Dirección: Silvia Munt

Intérpretes: Ana Belén, Mel Salvatierra; Javier Albalá, Manuel Morón y Ana Goya

5 de marzo, Centro Niemeyer, Avilés

Está  inspirada en la película de Mankiewicz, pero la pieza de Pau Miró dirigida por Silvia Munt es otra cosa. Así servida, con el mimo y glamour de la alta comedia, conecta con ese teatro refinado, inteligente, hojaldrado, de la escena inglesa, que en España tendría su origen en Benavente de haber tenido sucesores (Jaime Salom quizá). Un argumento expuesto con artificio, algo de enigma, trasfondo psicológico, lujo de detalles e ideas que están en el debate de la ciudadanía. En Eva contra Eva quien mueve la trama es el choque generacional, la suplantación de lo viejo por lo nuevo –la implacable dialéctica, en la sociedad como en la carne–, las estrellas que se apagan y dan paso a nuevas luces. Como el tema viene definido por el arte, los entresijos del gremio y el teatro, los argumentos legítimos y coartadas se esgrimen como quejas y reproches entre las dos actrices protagonistas, en una guerra inevitable por hacerse con el foco y el status. Ana Belén es la actriz de carácter, ya consagrada, muy consciente de que le ha llegado la hora de ser desplazada y de que le hacen la cama, y se defiende. Mel Salvatierra es la joven dulce y tierna que pide una oportunidad para abrirse un hueco y empujar. En realidad hay un tono agridulce removiendo la herida, porque las dos son la misma persona ante el espejo, presenciando cómo el tiempo siempre gana y nos derrota.

El planteamiento metateatral que se articula opera a varios niveles. Pau Miró construye la pieza con los mimbres principales de la órbita escénica –un crítico, un autor-director, una representante y la pelea entre actrices– para mostrar los intereses cruzados que conforman la profesión –a la antigua y de acuerdo con los tópicos, obviamente– y hacer avanzar la acción. Pero también para jugar con la verdad escénica, la realidad y la ficción de esa convención, dándole un redoble al artificio y haciendo que el sentido se desparrame además por otros flancos. Tal como ocurre cuando Ana Belén sale al patio de butacas y el espectador no sabe si en ese momento es el personaje quien improvisa o son las palabras del autor. O introduciendo en la historia elementos del thriller –unos zapatos y un accidente en carretera como leitmotiv– que cobran especial relevancia y atractivo a través de la estupenda escenografía polivalente y confortable de Enric Planas, acompañada por unas proyecciones cinematográficas con primeros y subjetivos planos sobre el espejo de un camerino, más el sonido reincidente del Whole lotta love de Led Zeppelin.

En Eva contra Eva todo está pensado para disfrutar con la función, para dejarse arrastrar por unos cuadros con relación de causalidad enigmática y sacarle partido a unos diálogos sutiles y estimulantes. Al fin y al cabo se trata de un juguete escénico sobre el mundo del teatro elaborado con esmero y buenos ingredientes, dirigido especialmente a un público aficionado. Ana Belén está excelente como vieja gloria herida y traicionada, Mel Salvatierra como la actriz aspirante y Javier Albalá como el cínico director-autor que se aprovecha de la situación y de las actrices. Manuel Morón sobresale como crítico vil y soez, y Ana Goya como la manager y representante de confianza que, al igual que los demás, también se apunta a caballo ganador.

Cualquier parecido con la realidad que hoy vive el gremio es mera coincidencia. Sin embargo la pieza tiene el encanto del ejercicio y la especulación metateatral. 

- Publicidad -spot_img

Actualidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here