La Ciudadana rememora la figura del cura guerrillero Gaspar García Laviana

La asociación cultural ovetense organiza una presentación del libro Mientras yo viva, Gaspar no morirá, de José María Álvarez 'Pipo'.

Recomendados

Paco Álvarez
Paco Álvarez
Periodista, escritor y traductor lliterariu d'italianu. Ye autor de les noveles "Lluvia d'agostu" (Hoja de Lata, 2016) y "Los xardinos de la lluna" (Trabe, 2020), coles que ganó en dos ocasiones el Premiu Xosefa Xovellanos.

La Asociación Cultural La Ciudadana, de Uviéu, ha organizado para este viernes, día 9, a las ocho de la tarde, una presentación online del libro Mientras yo viva, Gaspar no morirá.El acto, que podrá seguirse a través de Facebook Live y YouTube, será presentado por Ignacio Bujanda, vicepresidente de La Ciudadana, y en él intervendrán, entre otras personas, el sacerdote allerano José María Álvarez Pipo, autor del libro, quien glosará la figura de Gaspar García Laviana, cura guerrillero del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) que murió en 1978 combatiendo contra la dictadura de Anastasio Somoza.

Pipo conoció al cura, poeta y combatiente oriundo del concejo de Samartín del Rei Aurelio, y recordaba recientemente en una entrevista en Nortes que “Gaspar se hizo guerrillero en el FSLN, donde llegó a ser comandante”. En su opinión, “fue solidario hasta el extremo de arriesgar su vida y terminar perdiéndola. Había llegado a Nicaragua como misionero. Muchos dirían que los problemas de este país no eran sus problemas, pero se implicó en ellos en cuerpo y alma”. También en su poesía mostraba el cura del Nalón adscrito a la Teología de la Liberación latinoamericana “una especial sensibilidad hacia el sufrimiento, la injusticia y la pobreza que laceraba sobre todo a los campesinos”.

Gaspar García Laviana nació en 1948 en Les Roces, en la Güeria Carrocera, aunque a edad temprana se mudó a la parroquia langreana de Tiuya. Cursó estudios de Filosofía y Teología en Logroño, se ordenó sacerdote y ejerció como cura obrero en Madrid, alternando la carpintería con el sacerdocio. Con 28 años se marchó a Nicaragua como misionero y allí acabó sus días como guerrillero, tiroteado en una emboscada por efectivos militares de la dictadura somocista mientras avanzaba al frente de la columna sandinista Benjamín Zeledón.

- Publicidad -spot_img

Actualidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here