El “momentum” de la estrema derecha europea

Los ultres consiguieron medrar electoramente, vertebrase socialmente y marcar l'axenda política al restu, lo qu'en Francia llamen 'lepenizar los espíritos'.

Recomendados

Adrián Arias
Adrián Arias
Adrián Arias (Xixón, 1988). Abogado. Activista vecinal. Ha sido Presidente de la Federación de Asociaciones Vecinales en Xixón (2016-2020) y en la actualidad es asesor de la Delegación de IU-GUE/NGL en el Parlamento Europeo.

Democracia o Fascismu. Votos contra bales. Los dos lemes que los grupos de La Izquierda, Verdes y Socialistes decidieron utilizar el pasáu miércoles pa escenificar a les puertes del Parlamentu Européu’l so refugu a les amenaces recibíes por Pablo Iglesias, María Gámez, Reyes Maroto o Grande Marlaska. Una semeya que tresllada a la UE l’alderique que marcó la segunda parte de la campaña de les elecciones del 4M en Madrid.

Dos díes antes, la policía belga detenía a Yannis Lagós, miembru de la cúpula de la organización criminal, amarutada de partíu políticu, Amanecer Doráu. La detención tenía llugar na mesma Bruxeles y namá con dos hores de diferencia desque 658 votos determinaren retira-y la inmunidá. Lagós, fugáu a Bruxeles, caltenía inmunidá como europarlamentariou, evitando a les autoridaes executar la sentencia de 13 años de prisión que pesaba contra él.

Estos dos fechos, de primeres sin conexón, pueden dexanos abrir unes reflexones sobre cómo enfrentase al “momentum” – puxu – que vive la estrema derecha n’Europa. Y ye qu’esi espaciu políticu llogró un fuerte crecimientu electoral, una impresionante vertebración social y fundamentalmente facer valir lo que los franceses acuñaron como la lepenización de los espíritos.

La lepenización de los espíritos ye un conceptu vinculáu a cómo les fuerces polítiques de la derecha francesa ya hasta de la izquierda, normalizaron el marcu y los discursos del agora apartáu Jean Marie Lepen. L’exe migración, seguridá y paru absorbiólu casi la totalidá del arcu políticu francés. Na UE la irrupción de los grupos d’estrema derecha, cada vez con más fuerza, xeneró una lepenización comunitaria.

Esti procesu ye un orbayu, casi imperceptible pol llinguaxe descomanadamente cuidáu y burocráticu qu’utilicen los dirixentes comunitarios, pero que va calando. Midíes como l’endurecimientu de la política d’asilu nuevu –Pactu d’Asilu y Migración -, el refuerzu de los acuerdos fronterizos con terceros países que nun faen nin l’esfuerzu de respetar mínimamente los DDHH (Marruecos, Turquía, Afganistán, Libia, etc..) o’l cada vez más evidente proyectu d’Axencia d’Intelixencia a la europea que supón FRONTEX demuéstrenlo. Marcos a la midida de la estrema derecha: migración, seguridá y paru.

¿Nun piensen que les polítiques de la Troika fueron caldu de cultivu del ascensu de la estrema derecha?

¿Pa qué van facer autocrítica del llargu periodu d’austeridá que xeneró na UE – fundamentalmente nos países del Sur – un drama social? ¿Nun creen que les polítiques de la Troika o que los encamientos de la Comisión Europea fueron caldu de cultivu del ascensu de la estrema derecha?.

Lo cierto ye que la estrema derecha europea goza de bona salú, anque estremada en dos families, n’ocasiones non mui bien aveníes. Nel grupu ECR – Conservadores y Reformistes europeos – tán VOX, Hermanos d’Italia de Georgia Meloni o’l PIS del presidente de Polonia Andrzej Dulda. Seríen lo que podríamos denominar como estrema derecha tradicional, católica y defensora del orde (el so orde).

Nel ID -Identidá y Democracia- tán lo que podría definise como la estrema derecha populista, euroescéptica y con claros vínculos col fascismu históricu. Un grupu onde sobresalen el Rassemblement national de Marine Le Pen, la Lega de Salvini o la influyente Alternativa por Alemaña.
Esta dispersión actual podría tar a un tris de terminar, dao que suena con cada vez más fuerza, acelerada pola salida de Viktor Orbán del grupu de los populares europeos, la creación d’un espaciu d’unidá de la estrema derecha europea.

Pero frente a esta puxanza, hai una firme voluntá de xenerar lo que vino llamase como llenda sanitaria. Un cordón que podría empezar presentrar resquiebres n’España cola actual entrada de la conseyera tránsfuga de VOX nel gobiernu de Murcia o la presencia de VOX nun futuru gobiernu d’Ayuso en Madrid. Por suerte, nel nuesu país les voces y estratexes de los Miquel Ramos, Olga Rodríguez, Alba Sideras o Hibai Arbide, cada vez tienen más espaciu y espardimientu. Fadríamos bien en tomalo en serio, dao que les llendes rómpense y munches veces cuando menos los esperes desátense.


[1] https://elpais.com/internacional/2021-04-01/orban-recibe-a-morawiecki-y-salvini-para-estudiar-la-creacion-de-una-alianza-ultra-en-europa.html

- Publicidad -spot_img

Actualidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here