Las inmatriculaciones de la Iglesia Católica: la visión de un cristiano de base

Javier Andrade escribe sobre la apropiación de bienes por parte de la Iglesia católica a propósito del último programa de 'Salvados'.

Recomendados

Javier Andrade
Javier Andrade
Forma parte del grupo de cristianos de base de La Calzada, forma parte del consejo de redacción de la revista cristiana Utopía y milita en Equo.

Con años de retraso, el 16 de este mes de febrero de 2021, la vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, presentó en el Consejo de Ministros con remisión al Congreso de Diputados un listado de los bienes inmatriculados por la Iglesia católica entre los años 1998 y 2015. El listado ha venido siendo insistentemente reclamado durante los últimos 15 años por diferentes asociaciones patrimonialistas civiles y crsitianps de base..

Es importante señalar que, aunque el inventario representa solo una pequeña parte (un tercio) de los 100.000 bienes que se estima que han sido inmatriculados, la publicación de este catálogo supone un gesto importante. En primer lugar, porque por primera vez y de forma oficial, se reconoce la presunta inconstitucionalidad de unos actos directamente realizados contra el patrimonio público por las jerarquía de la Iglesia Católica española y que afectan, además, a la justicia democrática del Estado español.

En segundo lugar, porque abre la puerta a posibles reivindicaciones de la propiedad de unos bienes, registrados en secreto y de forma opaca por la jerarquía católica, al amparo de unas leyes promulgadas durante la dictadura franquista o ya en la democracia con el gobierno de Aznar, pero de muy dudosa o abierta inconstitucionalidad.

A partir de ahora, la reivindicación pública de estos bienes representa un gesto noblemente ciudadano que nada tiene que ver con la confesionalidad de las personas, sino, más bien, con la defensa del patrimonio histórico y cultural público que sabe distinguir perfectamente entre la propiedad y el uso que se haga del mismo.

Pero, dicho lo anterior, y en sintonía con la Asociación Recuperando, cuya identidad y análisis comparto, tenemos que hacer una fuerte crítica tanto al inventario que se ha hecho público como a la gestión realizada por el Ejecutivo. Ninguno de los dos merece nuestro aplauso: ni el listado, por deficiente e incompleto; ni la desidia del Gobierno dejando en manos de los particulares y de las administraciones locales y autonómicas el rescate de los bienes en cuestión. El volumen de los bienes inmatriculados, el fraudulento modo de apropiación, así como su extensión en el tiempo exigen que el fenómeno sea tratado conjuntamente como cuestión de Estado, que exige una solución global.

No podemos ignorar la tremenda torpeza y falta de visión —no exenta de desprecio a la ciudadanía— de las personas que han llevado a cabo este despojo. Sus actos, —en complicidad con unos registradores públicos de la propiedad, cuyos actos exigen ser sancionados jurídica y políticamente— han ido en contra de la misma institución que han pretendido favorecer. Ya el Vaticano II alertó en la Constitución Gaudium et Spes  nosº 19-20 contra estas malas prácticas de unos pseudoseguidores de Jesús de Nazaret pero que nada tienen que ver con su mensaje..

La pretensión de apoyar este monumental, tanto por la Jerarquía como pode sectores de la ultraderecha y derecha política, despojo en la “legalidad” de un privilegio registral, conseguido al amparo de leyes franquistas o abiertamente inconstitucionales —contra los artículos 14 y 16 de la Constitución de 1978 sobre la Igualdad de todos ante la ley y la aconfesionalidad del Estado respectivamente— resulta escandalosa y deslegitima todo derecho registral.

Pero esa cleptomanía o apropiación de lo público parece aún más grave por cuanto va en dirección contraria al Evangelio de Jesús a quienes la Jerarquía dice representar. A este propósito, es paradigmática la escena del Joven rico que relata el evangelio de Marcos en el capítulo 10. Arrastrado por el entusiasmo juvenil y queriendo asegurarse desde ya la vida eterna, el joven se acerca a Jesús para preguntarle “qué tenía que hacer” para alcanzar tan deseado fin. “Guarda los mandamientos”, le dice Jesús. Esta respuesta le enciende los ojos de alegría porque eso ya lo venía haciendo él desde siempre. Entonces… —la propuesta de Jesús lo llena de perplejidad— “vende todo lo que tienes, dáselo a los pobres… y ven y sígueme”. Y dice el texto que, ante esta propuesta, el joven frunció el ceño y se volvió sobre sus pasos “porque tenía muchas posesiones”.

“Esa cleptomanía o apropiación de lo público parece aún más grave por cuanto va en dirección contraria al Evangelio de Jesús a quienes la Jerarquía dice representar”

A nuestro juicio, las inmatriculaciones suponen grandes cadenas que impiden a la Iglesia Oficial, no solo seguir los pasos de Jesús apostando por una presencia “evangélica” en la sociedad y en el mundo, sino que también le hacen más difícil “entrar en el reino de Dios que a un camello pasar por el ojo de una aguja”.

Desde distintos Colectivos de Cristianos de Base se hizo un llamamiento a todos los cristianos y cristianas, así como a la sociedad civil (asociaciones laicas, sectores académicos, culturales, políticos, registradores de propiedad, a los partidos políticos que apoyaron la investidura de Pedro Sánchez en la que se comprometió a efectuar las “modificaciones legislativas” necesarias para “revertir las inmatriculaciones” …) al rechazo de este inventario hecho recientemente público por el Ejecutivo. No se puede recibir como bueno lo que supone una amnistía o justificación indirecta de la apropiación inconstitucional de bienes públicos. Se necesita subsanar el listado hecho público y rescatar, además, las otras dos partes de bienes inmatriculados (1) que se han dejado fuera del inventario. Y, a su vez, es preciso que el Gobierno del Estado recupere el protagonismo en el rescate de estos bienes públicos, vergonzosamente apropiados por privilegios nada edificantes, la desidia de las Instituciones oficiales y la complicidad de unos funcionarios que han traicionado su verdadera función.

(1) El listado que ha hecho público el Ejecutivo ignora olímpicamente dos de los tres períodos en que pueden organizarse los casi 70 años de inmatriculaciones. El catálogo se centra exclusivamente en el tercero y último tramo que transcurre entre el año 1998 — en el que el Gobierno de Aznar amplia la ley Hipotecaria franquista permitiendo registrar también los centros dedicados al culto, lo que no se atrevió el mismo Franco debido a la presencia general del pensamiento de los ilustrados del siglo XVIII que consideraba los centros de culto entre los “bienes demaniales”, es decir, intransferibles e inembargables por ser de titularidad pública— y el 2015 en el que, debido a la presión social y política, el Gobierno de Rajoy se vio obligado a suspender definitivamente el privilegio registral de los obispos. Yendo hacia atrás, el segundo período corresponde al tiempo que transcurre entre la proclamación de la Constitución de 1978 y la reforma hipotecaria de Aznar, antes señalada. Finalmente, el primer período lo constituyen esos más de 30 años que median entre la Ley Hipotecaria de Franco de 1946 (en la que se concede el privilegio registral a los obispos) y la proclamación de la Constitución de 1978.

Con referencia a la validez jurídica de actos inmatriculadores, diferentes especialistas piensan que los realizados en el primer período (1946-1978) son “nulos de pleno derecho” por “inconstitucionalidad sobrevenida”; y los restantes, a partir de la proclamación Constitución de 1978, son también nulos por quedar fuera del amparo constitucional, principalmente de los art. 14 (todos iguales ante la Ley) y 16 (aconfesionalidad del estado

- Publicidad -spot_img

Actualidad

1 Comentario

  1. Las sectas nunca fueron buenas. Esta debe ser de las peores porque mientras nos nombraba los diez mandamientos ellos, la jerarquía delincuente. Los ignoraba todos. No robaras, no mentiras, no desearas la mujer de tu prójimo… No tomarás el nombre de dios en vano. Este último se lo tomaron en serio. Tomaron el nombre de Dios, pero no en vano. Sus riquezas, sus abusos y sus ostentaciones de riqueza son visibles. Especialmente las de Rouco Varela. Un insulto para las mentes decentes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here