Domínguez y Hamilton: Jazz entre amigos

El pianista gaditano y el mandolinista brasileño ofrecieron un mano a mano que viajó del flamenco a la bossa, y de la bossa al flamenco.

Recomendados

Diego Díaz Alonso
Diego Díaz Alonso
Historiador y activista social. Escribió en La Nueva España, Les Noticies, Diagonal y Atlántica XXII. Colabora en El Salto y forma parte del consejo de redacción de Nortes.

“Jazz entre amigos” fue el título de un legendario programa de la televisión pública en los años 80, cuando todavía la televisión pública entendía que el jazz merecía un espacio propio en su programación. Jazz entre amigos podría haberse titulado también la magnífica tarde que ayer nos ofrecieron el pianista gaditano Chano Domínguez y el mandolinista brasileño Hamilton de Holanda dentro del ciclo Vetusta Jazz, programado por la concejalía de cultura del Ayuntamiento de Oviedo/Uviéu. Prometieron al principio del concierto que íbamos a pasar “un rato agradable” y no defraudaron las expectativas. Lo suyo fue un mano a mano que viajó, o mejor dicho, se deslizó, a uno y otro lado del Océano Atlántico, del flamenco a la bossa nova, y de la bossa nova al flamenco, con homenaje incluido al recientemente desaparecido Chick Corea y alguna que otra agradable sorpresa, como una inesperada versión de la popular “Anda Jaleo”, o el gustazo de la propina cantada de Hamilton. Maravilla.

Tarde de jazz sureño, luminoso y mestizo, en el marco incomparable, disculpen ustedes tan tópica expresión, de un Teatro Campoamor que pocas veces acoge otras músicas más allá del teatro lírico. “¡Qué bien suena esta teatro!” exclamó Chano al principio de la actuación. Tienes toda la razón Chano. A ver si es verdad, y sin menoscabo de la temporada de ópera y zarzuela, podemos disfrutarlo más a menudo para el jazz y otras músicas populares.

Actualidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here