“Quisieron eliminar al Real Oviedo, y ahora quieren eliminar San Mateo”

Los chiringuitos históricos tienden la mano a la hostelería del Antiguo, pero denuncian las presiones de OTEA a Canteli para borrarlos.

Recomendados

Diego Díaz Alonso
Diego Díaz Alonso
Historiador y activista social. Escribió en La Nueva España, Les Noticies, Diagonal y Atlántica XXII. Colabora en El Salto y forma parte del consejo de redacción de Nortes.

“Quisieron eliminar al Real Oviedo, y ahora quieren eliminar San Mateo. Pero el Real Oviedo ahí sigue, y los chiringuitos también van a seguir”. Jaime Campillo, del chiringuito de la asociación de peñas del Real Oviedo, puso esta mañana voz al colectivo de los históricos en la Plaza Porlier, epicentro cada mes de septiembre de las fiestas carbayonas. Las entidades tendieron la mano a Alfredo Canteli para negociar cambios, e incluso dar más espacio a la hostelería, pero del mismo modo se mostraron firmes frente a los planes del bipartito de sacarlos de escena, y anunciaron que darán batalla legal y social, “pacíficamente y con argumentos”, porque llevan casi 40 años siendo “la esencia de San Mateo y lo que hace a estas fiestas distintas a cualquier otra”.

Para José Manuel Fernández, del Rincón Cubano, uno de los portavoces de los chiringuitos, esto “no es un ataque a tal o cual entidad, sino a San Mateo en su conjunto, porque el proyecto del Ayuntamiento es una fiesta pacata con casetas uniformes, como si fuera una feria de artesanía navideña, pero en el mes de septiembre”. Los chiringuitos recordaron que al inicio de su mandato el alcalde había asegurado que eran “intocables” y piden a Canteli que rectifique y resista las presiones de OTEA, organización a la que señalaron como ideóloga del nuevo modelo festivo. “No tenemos ningún problema con la hostelería. La hostelería del Antiguo y los chiringuitos se complementan. Están encantados con nosotros. Nos dicen que les gustaría que hubiera cuatro San Mateos al año” señaló Fernández.

Recogida de firmas y protesta de La Folixaria

Para defender la continuidad de una fiesta cuya esencia son los chiringuitos y el casco histórico, han anunciado el inicio de una recogida de firmas. No están solos. Cuentan con el apoyo de la Sociedad Ovetense de Festejos, la Federación de Asociaciones de Vecinos de Oviedo y de Hostelería con Conciencia. Tres entidades que apuestan por la compatibilidad entre chiringuitos y hostelería y porque estas giren en torno al Antiguo. También iniciarán una campaña en redes pidiendo a los ovetenses que les cuenten sus mejores recuerdos de San Mateo y los chiringuitos.

La Folixaria, uno de los nuevos chiringuitos de la Corrada del Obispo, también ha reivindicado su derecho a seguir en las fiestas, y en un comunicado ha recordado que han estado presentes tanto con el tripartito como con el bipartito, por lo que “las calumnias públicas de Canteli a los nuevos chiringuitos acusan indirectamente a su propio gobierno de falsear un sorteo público”

Actualidad

1 Comentario

  1. No hay nada más rancio y casposo en las fiestas oventenses que los dichosos chiringuitos. Adjudicados arbitrariamente para que muchas asociaciones vinculadas a partidos políticos compitan de forma desleal con la hostelería ovetense, consiguiendo así una vía de financiación cuestionable cuanto menos. Hace ya muchos años que deberían haber dejado de existir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here