El movimiento de pensionistas alerta en Xixón del intento de “convertir el derecho a una pensión digna en un negocio”

Personas jubiladas y jóvenes en situación precaria unen sus voces en una movilización que es antesala de una gran marcha a Madrid prevista para octubre

Recomendados

Paco Álvarez
Paco Álvarez
Periodista, escritor y traductor lliterariu d'italianu. Ye autor de les noveles "Lluvia d'agostu" (Hoja de Lata, 2016) y "Los xardinos de la lluna" (Trabe, 2020), coles que ganó en dos ocasiones el Premiu Xosefa Xovellanos.

Personas que ya han terminado su ciclo laboral y jóvenes sometidos a un mercado laboral cada vez más precarizado unieron sus voces este mediodía en la concentración convocada por el movimiento en defensa del sistema público de pensiones en la plaza del Humedal, en Xixón, como parte de un calendario de movilizaciones que culminará con una gran marcha a Madrid desde diferentes territorios prevista el próximo mes de octubre. En un comunicado leído por el escritor Pedro Curto se alertó del propósito de la Unión Europea de “imponer directivas como el Plan Paneuropeo de Pensiones, que buscan convertir el derecho a una pensión digna en un negocio financiero cautivo de la banca especulativa”.

Añadió que “para justificar esa privatización tratan de construir un falso relato sobre la insostenibilidad del sistema, a la vez que lo cargan de gastos impropios y reducen sus ingresos bajando las cotizaciones que ingresa la Seguridad Social para aumentar las ganancias de las empresas”. El sistema, aseguró, “es solvente y no necesita más recortes, sino revertir las retrógradas reformas impuestas en los últimos años”, al tiempo que denuncio “el nefasto resultado de la privatización de la sanidad y los servicios de residencias, que se han mostrado ineficaces y mortales para decenas de miles de mayores con la crisis de la COVID”.

Así las cosas, siguió diciendo Pedro Curto, el movimiento de pensionistas seguirá recogiendo firmas y promoviendo resoluciones en ayuntamientos y parlamentos autonómicos en exigencia de una auditoría en la Seguridad Social “que explique cuáles han sido los ingresos y gastos del sistema desde su constitución en 1963”. Las movilizaciones alcanzarán su cénit el 16 de octubre, en “una marcha sobre Madrid en defensa del sistema público de pensiones, contra las privatizaciones de las cotizaciones sociales, de la sanidad y de las residencias de mayores. Lo privado mata y malgasta: después de lo ocurrido es inaceptable que se persista en la idea de trocear en manos de especuladores servicios esenciales para la población”.

La psicóloga Sara Combarros, d’Asamblea Moza d’Asturies, fue una de las personas que intervino en el acto.

En el acto intervinieron también tres jóvenes. Un representante del Conseyu de la Mocedá recordó que el 40% de las y los jóvenes siguen viviendo con sus padres y madres por falta de recursos económicos para emanciparse y que “retrasar la edad de jubilación no es una solución”. Añadió que “apoyamos las movilizaciones de los pensionistas” y concluyó con unos versos del poeta Miguel Hernández: La juventud siempre empuja / la juventud siempre vence. Un portavoz del Sindicato de Estudiantes señaló que “la lucha por unas pensiones justas es también la lucha de la clase trabajadora y de la juventud”. Y la representante de Asamblea Moza d’Asturies denunció que a la juventud asturiana actualmente sólo se le presentan tres escenarios: “Paro, precariedad o exilio”. Tuvo palabras de reconocimiento para “nuestros abuelos y abuelas, que llevan tantos años movilizándose, defendiendo el futuro de las pensiones, defendiendo el futuro de Asturies”.

Pensionistas procedentes de diversos concejos acudieron a la movilización de Xixón.

En declaraciones a Nortes al inicio de la movilización, María Teresa Dopazo, portavoz de la Coordinadora de Asturies por la Defensa del Sistema Público de Pensiones, advirtió de que “nos quieren endosar la ‘mochila austriaca’ y el factor de sostenibilidad. Ayer salían declaraciones en las que decían que parece que habían llegado a un acuerdo los agentes sociales con la patronal y el Gobierno para derogar el factor de sostenibilidad”. Apuntó al respecto que “sabemos perfectamente que no se va a derogar, le cambiarán el nombre o lo modificarán algo, pero el factor de sostenibilidad va a estar ahí. Y eso va a perdjudicar a las generaciones futuras, porque cada cinco años se va a revisar, y va a ser una revisión a la baja”.

La portavoz de la Coordinadora advirtió de que “nos preocupa mucho el futuro de la gente joven y el tema de las pensiones privadas, la llamada ‘mochila austriaca’, que aunque le cambien el nombre es una idea que tienen desde 2011, ya estaba en los planes del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero“. Por todo ello, manifestó, “seguimos saliendo todas las semanas a la calle, en diferentes sitios de Asturies y de otros territorios, y volveremos a Madrid. Haremos una marcha como la de 2019, para plantar cara al Gobierno que hay en este momento y que es más de lo mismo, porque hasta la fecha no ha habido cambios: seguimos con la reforma laboral, con la reforma de pensiones, con la ‘ley mordaza’… Hay muchas cosas que cambiar y habrá que pelearlo”.

Carteles de la Coordinadora Estatal por la Defensa del Sistema Público de Pensiones (COESPE).

En la concentración participaron Laura Tuero y Juan Chaves, portavoz y concejal, respectivamente, de Podemos-Equo en el Ayuntamientu de Xixón; históricos sindicalistas como Cándido González y Balbino Cano, de la Corriente Sindical d’Izquierda; y activistas sociales como Javier Arjona, de Soldepaz-Pachakuti, y Rafael Velasco, de la Federación Asturiana Memoria y República (FAMYR). Grupos de pensionistas procedentes de Uviéu y Siero, entre otros concejos, se desplazaron a Xixón para participar en una movilización que tuvo como banda sonora L’estaca, de Lluís Llach, y Canto a la libertad y Somos, de José Antonio Labordeta, entre otros temas emblemáticos que sonaron por la megafonía.

Actualidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here