Homenaje a las banderas que no estuvieron en la plaza de Colón

La tricolor republicana, la rojinegra anarquista, la roja comunista, la violeta feminista, las independentistas, la del movimiento LGTBI, las banderas coloristas de Palestina y el Sáhara...

Recomendados

Paco Álvarez
Paco Álvarez
Periodista, escritor y traductor lliterariu d'italianu. Ye autor de les noveles "Lluvia d'agostu" (Hoja de Lata, 2016) y "Los xardinos de la lluna" (Trabe, 2020), coles que ganó en dos ocasiones el Premiu Xosefa Xovellanos.

Todas las derechas (la moderada, la semimoderada, la derecha dura y la derecha fascista) confluyeron esta mañana en la madrileña plaza de Colón, unidas por algo tan efervescente y tan flatulento como el ardor patriótico. Decenas de miles o cientos de miles de personas salieron a la calle para defender la unidad de España y para pedir mano dura contra esos rojos secesionistas catalanes que parece ser que son la quintaesencia de la maldad. Y seguramente todas esas derechas se sintieron cómodas chapoteando en su mismo lodo. Y a lo mejor la imagen de la plaza de Colón inundada de rojigualdas a mucha gente le puede parecer romántica, nostálgica, estéticamente bonita incluso. Eso es cuestión de gustos; como suele decir un amigo mío, “hay gente a la que le da por chupar bombillas”.

Yo quiero escribir sobre las banderas que hoy les sobraba a la gente que se manifestó en la plaza de Colón, y que para mí son, todas ellas, respetables, porque detrás de cada una hay un caudal ingente de sacrificio, de humanidad, de justicia y de idealismo:

-La bandera tricolor de la República Española, porque amparó historias y vivencias de libertad y de lucha que nos siguen conmoviendo.

-La bandera rojinegra del anarquismo, que aunque no simpatizó con la República hizo frente común contra el abrasador avance del fascismo en la guerra civil.

-La bandera roja de las y los comunistas, que durante la dictadura franquista batallaron de principio a fin desde la clandestinidad.

-La bandera violeta del movimiento feminista, que reivindica la igualdad y que les restituyan a las mujeres todos los derechos que les han sido robados a través de los tiempos.

-Les banderes independentistes multicolores d’Asturies, Euskadi, Catalunya, Andalucía, Castilla, Aragón… Porque cada pueblu y cada territoriu habría de tener derechu a decidir llibremente’l so futuru.

-La bandera con seis de los siete colores del arco iris que representa al movimiento LGTBI, porque muchos de sus militantes llevan décadas reivindicando que se reconozcan sus derechos y peleando contra la represión.

-La bandera tricolor del movimiento trans, porque hay gente que no se siente ni masculina ni femenina y hay que reconocer su derecho a desmarcarse de las etiquetas binarias.

-La bandera multicolor de la oficialidá del asturianu y el gallego-asturiano, qu’a los partíos políticos que posaron güei pa esa semeya na plaza de Colón da-yos perceguera.

-Las banderas multicoloristas de Palestina y de la República Árabe Saharaui Democrática, que representan a dos pueblos a los que las potencias invasoras siguen masacrando mientras la España de la plaza de Colón mira a otro lado abanicándose con la rojigualda.

“En la bandera de la libertad bordé el amor más grande de mi vida”, decía Federico García Lorca. Pero Lorca también sobraba este mediodía en la plaza de Colón.

Actualidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here