El nombre de José Manuel Palacio ya luce en el callejero gijonés

Isabel, la hermana del recordado alcalde, y el ex concejal Armando Nosti se acercaron hasta el Museo del Ferrocarril para ver una de las placas que sustituyen desde hoy las de Juan Carlos I

Recomendados

Paco Álvarez
Paco Álvarez
Periodista, escritor y traductor lliterariu d'italianu. Ye autor de les noveles "Lluvia d'agostu" (Hoja de Lata, 2016) y "Los xardinos de la lluna" (Trabe, 2020), coles que ganó en dos ocasiones el Premiu Xosefa Xovellanos.

Consumatum est, comentó Armando Nosti a Nortes con una mezcla de alivio y de satisfacción. Nadie como él y su compañero Luis González, ex concejales de Unidad Gijonesa (UGj), saben lo mucho que ha costado hacer realidad algo en apariencia tan sencillo como que el nombre del alcalde más recordado y apreciado de la historia reciente de Xixón aparezca impreso sobre las placas de cerámica de una avenida de la ciudad. Trabajadores municipales de la Brigada de Señalización comenzaron esta mañana las labores de relevo de nombre y en buena parte de la larga avenida anteriormente dedicada al rey emérito Juan Carlos I ya luce la denominación de José Manuel Palacio Álvarez (queda aún, por cuestiones de logística, alguna señal con el nombre del borbón que será retirada en los próximos días). Los dos operarios encargados de la labor no se andaron con contemplaciones: hicieron añicos a martillazos la primera placa del rey emérito que estaban retirando ante la mirada expectante de los medios de comunicación.

Armando Nosti, que con Luis González y con José Manuel Palacio formó terna de concejales de UGj en el mandato municipal de 1991 a 1995, ha tenido presente en este día especial a Isabel Palacio, la octogenaria hermana del alcalde Palacio. Él y la mujer, acompañada por Isabel Menéndez, se acercaron a media tarde, bajo el orbayu, al lugar en el que arranca la avenida que hasta ahora homenajeaba a un rey aficionado a la opulencia y salpicado por la corrupción y que pasa a asumir el nombre de un alcalde recordado, entre otras cosas, por su sencillez y por su rectitud ética.

Visita a la placa de la avenida en la confluencia con la calle Rodríguez San Pedro.

Isabel Palacio es la menor de tres hermanas y hermanos. Su hermana mayor, Carmina, murió a la edad de tres años a causa de la tuberculosis. Su hermano, José Manuel, nació circunstancialmente en La Habana, donde se hallaban entonces su madre y su padre, oriundos de Asturies, que regresaron a Xixón en tiempos de la Segunda República. José Manuel Palacio desarrolló su carrera profesional como trabajador del sector bancario, en 1979 el PSOE apostó por él como cabeza de cartel para las primeras elecciones municipales tras la larga dictadura franquista y se convirtió en alcalde: ganó los primeros comicios con mayoría simple y gobernó con el apoyo del PCA, logró en 1983 la mayoría absoluta más amplia de la historia del municipalismo gijonés. En sus ocho años de mandato transformó la ciudad y el concejo con sus políticas sociales, su apuesta por la creación de espacios verdes descentralizados, la dignificación de los barrios, la recuperación y potenciación del Antroxu, la recuperación de espacios urbanos usurpados por el Ministerio de Defensa… A pesar de ello, en 1987 su propio partido lo apartó de la reelección para un tercer mandato apostando por un nuevo candidato: Vicente Álvarez Areces.

Se da la circunstancia de que justo enfrente de la placa adosada al Museo del Ferrocarril que esta tarde visitaron Isabel Palacio, Armando Nosti e Isabel Menéndez arranca el paseo Vicente Álvarez Areces, cuyo nombre fue decidido por procedimiento urgente y meses antes de que, finalmente, la actual alcaldesa de Xixón, Ana González, accediera a incorporar al callejero gijonés a José Manuel Palacio, al que habían ninguneado las dos anteriores regidoras municipales: la socialista Paz Fernández Felgueroso y la forista Carmen Moriyón.

Isabel Menéndez informa a Isabel Palacio de la presencia de la placa ante Armando Nosti.

Su avanzada edad (88 años) y la enfermedad de Alzheimer que padece desde hace unos años no fueron óbice para que Isabel Palacio disfrutara esta tarde del emotivo encuentro con la placa que lleva el nombre de su hermano, con el que vivió hasta el fallecimiento de este, en 2005, a la edad de 75 años, a causa de un cáncer. Lanzó una frase elocuente destinada al anterior ‘protagonista’ de esa avenida que ahora lleva el nombre de su hermano: “Aquí quedó destronado el infeliz”.

“Isabel es una mujer muy inteligente y esa inteligencia aflora a pesar de la enfermedad”, apunta Armando Nosti. Recuerda que “siempre estaba al tanto de la actualidad económica y política, daba gusto hablar con ella”. Isabel fue una de esas mujeres que rompió el techo de cristal en su generación, cuando el techo de cristal era aún más asfixiante e inquebrantable: fue trabajadora social y prestó sus servicios a las familias obreras del poblado gijonés de Santa Bárbara. Esta tarde, detrás de la sonrisa que rebosaba y que rebasaba su mascarilla, seguramente Isabel estaba celebrando este triunfo de la memoria democrática gijonesa que lleva el nombre de su hermano.

Actualidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here