Una mentira repetida para justificar la Ronda Norte

La capital asturiana es una más entre la inmensa mayoría de capitales de provincia sin ronda exterior: tres de las las 52 existentes.

Recomendados

Antonio Díaz González
Antonio Díaz González
Forma parte del movimiento ciudadano "Imagina un Bulevar" y de la red Oviedo Sostenible.

No estoy seguro de hasta qué punto la mentira es admisible como herramienta de comunicación cuando se trata de lograr según qué objetivos, pero lo que menos me gusta es que siempre son los grandes grupos de presión los que la utilizan con mayor frecuencia y sin vergüenza. Tienen además los canales y equipos para llegar al público, tanto a través de los medios de comunicación como mediante el empleo de otras herramientas, entre las que destacaría aquella campaña de chistes en los años 80 sobre un ministro de Exteriores de nuestro país que siempre hacía el papel de tonto. Chistes que todos nos contabamos y reíamos alegremente, y que años después se supo que había estado orquestada por los servicios secretos de cierto país del norte de América que presume de tener una pluralidad de estados. Personalmente me sentí ridículo, y tomé buena nota de la capacidad de manipulación de la opinión pública, y de mi la mía propia.

¿Qué relación hay entre la campaña contra el ministro de Exteriores de uno de los gobiernos de Felipe González y la Ronda Norte de Oviedo? Justamente ésta: la utilización de la mentira como argumento, y el despliegue de medios para convencernos de la necesidad de semejante infraestructura para la ciudad.

La mentira a la que me refiero es la siguiente:

Somos la única capital de provincia del país que no tiene una ronda exterior completa”

Y como no me gusta utilizar la descalificación y llamar mentiroso a quien no lo es, vamos a revisar cuáles son las capitales de provincia que tienen ronda exterios completa, lo que nos permitirá comprobar que son pocas las capitales de provincia que tienen una ronda exterior completa. No sólo eso, sino que la falta de alguna de estas rondas completas perjudica gravemente los intereses de todos los asturianos, incluidos los ovetenses, como es el caso de la ciudad de León, ya que el tramo que le falta no es otro que el cuadrante noroeste, es decir, la unión entre la carretera León-Asturias y la que hay que tomar para coger la autopista a Madrid.

Bien se entiende que aquéllos que viajan con chófer y sin problemas para el pago de los peajes no se hayan enterado, pero a quienes tenemos que pagar de nuestro bolsillo el peaje más caro del país, cuando el mes se alarga más que el sueldo no nos queda otra opción que subir por Pajares y rodar por la vieja carretera nacional. En este caso, la recomendación es tomarlo con tiempo y disfrutar del paisaje. Pero una vez que se llega a su capital, para continuar camino hacia Madrid es necesario darle la vuelta por la parte más larga, recorriendo sus exteriores norte, este y sur, para llegar por fin a la salida hacia el Oeste, donde deberemos recorrer unos cuantos kilómetros antes de encontrar la autopista. La parte que le falta a la ronda exterior no es otra que la que sería necesaria para conectar la carretera que va hacia el norte, hacia Asturias, con la que va hacia el oeste, por donde se accede a la autopista a Madrid.

La unión de las salidas Norte y Oeste de la ciudad del barrio Húmedo no presenta ninguna dificultad especial, ni grandes montañas ni profundos valles que salvar, pero no se oye hablar del enorme perjuicio que sufre esta ciudad por no tener la ronda completa, si bien los asturianos que quieren ir a Madrid por Pajares deben añadir a su largo camino este largo trecho. Algunos verán en esto un argumento más para decidir ir por la autopista, mientras otros sospechamos que la razón para no completar la circunvalación es la misma por la que se prorrogó la concesión de la autopista del Huerna.1 Algo que le debemos agradecer a un gran político asturiano, vicepresidente del gobierno de Aznar.

Volviendo a las ciudades sin ronda completa no puedo evitar la tentación de hablar de las ciudades costeras como Santander, San Sebastián, Alicante, Almería, Barcelona, Valencia, La Coruña, (son quince, diecisiete contando Ceuta y Melilla), que por razones evidentes no disfrutan de una ronda exterior completa. Pero ni siquiera hace falta pensar en los problemas para circular por el mar, ya que hay una buena cantidad de capitales de provincia sin ronda completa.

Si vemos la situación de las capitales gallegas, excluida La Coruña, que necesitaría de un coche capaz de navegar, podemos comprobar que ninguna de ellas tiene ronda exterior completa:

  • Lugo, en el que la Autopista de La Coruña llega desde el Sureste y se va hacia el Noroeste sin apenas acercarse a la ciudad.
  • Orense, con la autopista A-52 que llega desde el Sur y se va hacia el Oeste, de modo que se queda sin rodear por el Norte, Este y Sur, aunque, llamándose Autovía de las Rias Baixas, dirán que no hay ni Ría ni Baixa en esta ciudad.
  • Pontevedra, con una ronda exterior que olvida el Norte, el Sur y el Este, pero que sí la tiene por el Oeste, contradiciéndome en aquello de que no se puede hacer ronda por el lado donde está el mar o, mejor dicho, la ría.

No puedo menos que destacar una dato especial de la ciudad de Pontevedra y su ronda exterior, que sólo la rodea por el Oeste, justamente donde está el mar,. Tratando de entender los motivos por los que esta ciudad tiene autopista lateral por el sitio más complicado, llegaremos a una reflexión muy válida para aplicar al caso de Oviedo, y es el gusto de técnicos y políticos por hacer las obras más complicadas, en lugar de hacer las sencillas. Pero hemos de seguir con las capitales de provincia, donde, siguiendo hacia el sur, veremos los casos de Zamora y Salamanca, también sin ronda completa.

Continuando hacia el sur, y si el lector quiere tomarse el tiempo necesario, podrá comprobar que ni Cáceres tiene Ronda Este, ni Badajoz Ronda Sur. El caso de Huelva es lo suficientemente particular por estar rodeada por dos ríos, pero tampoco tiene Ronda Sur ni Oeste, y entre las otras capitales andaluzas de interior, ni Córdoba ni Jaén ni Granada tienen ronda exterior completa.

Sobre las ciudades de las dos castillas ya vimos en los casos de León, Zamora y Salamanca, y sólo queda por decir que tampoco la tienen Palencia, Burgos, Soria, Ávila y Segovia, como tampoco la tienen Toledo, Ciudad Real, Albacete, Cuenca ni Guadalajara.

Algunas de las capitales citadas son ciudades significativamente más pequeñas que Oviedo, así que vamos a considerar la capital de provincia de Castilla y León que nos queda por estudiar, que no es otra que Valladolid, capital también de la Comunidad Autónoma. Con una población superior a la de Oviedo, es también el centro de un área metropolitana, aunque no tan poblada como el Área Central de Asturias. Está comunicada mediante dos vías principales, la E-80, Autovía de Castilla, que la rodea por el Oeste, y la VA-30, que se sitúa al Sur y al Este de la ciudad, y aunque estas dos vías se unen al norte, esta unión no se corresponde a una ronda exterior, a pesar de que la orografía, sin grandes valles ni montañas en sus alrededores, habría permitido su construcción.

Otro caso a destacar sería el de Murcia, también de tamaño parecido a Oviedo y con un área metropolitana similar al Área Central de Asturias, y a pesar de ello no tiene Ronda que la circunvale por el Sur ni por el Este. Dspone de dos autovías para llegar a ella, la del Mediterráneo que pasa por el norte de la ciudad, y la de Cartagena que sale hacia el Sur desde un punto de la anterior situado al Oeste de la ciudad. Desde la propia ciudad parten dos vías de alta capacidad para unirse con estas dos autopistas. Y a pesar de que no hay dificultades orográficas destacables, no hay autopista que la rodee por el Este y el Sur. En su lugar, dispone de un entramado de avenidas, tanto radiales como perimetrales, que le garantizan un desarrollo urbano ejemplar, en el que las huertas situadas en la ribera del Segura se intercalan con viviendas unifamiliares y las nuevas urbanizaciones.

Por la parte Norte del país las principales ciudades son costeras, así que tenemos que situarnos al sur de la cordillera para omprobar que tampoco tienen ronda completa ni Logroño, ni Vitoria, como tampoco la tiene Pamplona. En Cataluña, a Lérida le falta el cuadrante Suroeste, y a Gerona el cierre por el Norte, que son las capitales de provincia no costeras de esta comunidad autónoma, así que sólo nos queda Aragón, donde ni Huesca ni Teruel tienen ronda completa.

Y no, no me olvido de la capital de esta comunidad, Zaragoza, que esta sí podemos decir que tiene una ronda completa, como también la tienen Sevilla y Madrid, estas dos con un entramado de rondas concéntricas que en el caso de la capital del estado conocemos bien, desde la M-30 hasta la M-50, pasando por las M-40 y M-45, casi ninguna de ellas cerrada completamente, pero que en su conjunto permiten rodear la capital del Estado.

El resumen no puede ser más clarificador: de las 52 capitales de provincia, excluidas las 17 que son costeras, quedan 35 ciudades de interior, y sólo tres tienen ronda completa, así que hay 32 capitales de provincia que no la tienen, entre ellas, Oviedo. Si nos quieren convencer de la necesidad de la Ronda Norte, que nos traigan otros argumentos.

“De las 52 capitales de provincia, excluidas las 17 que son costeras, quedan 35 ciudades del interior, y solo tres tienen ronda completa”

Destacamos también el caso de Pontevedra, que hubiera sido más sencillo comunicar por el Este en lugar del puente que la rodea por el Oeste, pero que ofrece una espectacular vista de la ría. Otra ciudades con problemas orográficos para completar la ronda serían Granada, Jaén o Pamplona, con montañas cercanas a la ciudad que dificultan la construcción de una circunvalación completa. Y por último, otra ciudad que no hubiera tenido ninguna dificultad para tener una ronda completa es Murcia, donde lo que disponen son avenidas radiales que comunican las márgenes de la ciudad con el centro. En Oviedo se podría haber intentado algo parecido cuando se acometió la cubrición de las vías de ferrocarril, pero sorprendentemente, las comunicaciones de los barrios del Norte y Oeste de la ciudad son las mismas hoy en día que antes de estas obras. No podemos menos que manifestar comprensión ante las solicitudes de los vecinos de estos barrios y apoyar las demandas de sus representantes, pero la unión de Ciudad Naranco y Vallobín-La Florida mediante esta infraestructura no contribuirá a comunicarlos con el centro de la ciudad, como tampoco facilitará su conexión con las principales autovías del Área Central.

Algunos casos nos llevan a una reflexión muy válida para aplicar al de Oviedo, y es el gusto de técnicos y políticos por hacer las obras más complicadas, en lugar de hacer las sencillas. Me extiendo un poco en esto con algunos ejemplos relacionados, precisamente, con la Ronda Norte de Oviedo.

  • Unir la zona este de Ciudad Naranco con la autopista AS-II mediante una conexión directa, cambiando la solución fallida de la rotonda Luis Oliver y con una vía de doble carril para la calle Ernesto Winter Blanco, no está en la agenda política salvo cuando se incluye dentro de la Ronda Norte.
  • La ampliación de la calle Nicolás Soria, que conectará Ciudad Naranco con el cruce que venimos llamando del Cantábrico en honor al restaurante-bar de tan grato recuerdo, y que antes de la obra disponía de cuatro carriles, seguirá sufriendo los atascos de este complejo cruce, en el que no está prevista ninguna modificación. Además, la unión de la estación de autobuses y la de tren mediante una pasarela que lleva décadas construida no necesitaba la reforma de esta calle, que de nuevo está paralizada sin que alcancemos a encontrar razones para ello, tras los años que hubo para su planifición.
  • La conexión con la autopista del Surocciente de la zona noroeste de Oviedo (Vallobín, La Argañosa, Pórticos I, II y III, Parque del Oeste, La Florida, y Las Campas, incluso San Claudio) , “La Gran Argañosa”, facilitaría la conexión de estos vecinos con las autopistas que dan servicio al resto de la ciudad. Hubo un plan para llevar a cabo esta obra ligándola al desarrollo de un plan urbanístico que no sobrevivió la crisis de la construcción. Sería de agradecer que, antes de plantearse obras faraónicas en la falda del Naranco, se lleve a cabo esta conexión que dará servicio a esa población de Oviedo que tiene serias dificultades para acceder a la ciudad, y que solo puede acceder a las autopistas exteriores a través de ella.

Tratando de resumir, podemos decir que queda demostrado que Oviedo es una más entre la inmensa mayoría de capitales de provincia que no tiene ronda exterior completa, hasta el punto de que, de las 52 existentes, solamente tres la tienen. Incluso si no contamos las 17 situadas en la costa, el balance sigue siendo abrumador: tres de treinta y cinco. El argumento utilizado para justificar su contrucción en Oviedo es, sin ninguna duda, falso.

Revisando otras situaciones, destacaríamos que las ciudades que se abrigan con montañas, como el caso de Oviedo y el Naranco, bastante extendido en este país, dificulta seriamente la existencia de tales rondas, como ocurre en Jaén, Granada y Pamplona. No se tiene noticia de quejas en estas ciudades por la falta de tal ronda.

También destaca el hecho de que, antes que rondas exteriores, encontramos vías de comunicación que unen el exterior de las ciudades con su centro y su casco urbano, como en el caso de Murcia, aunque esto no siempre se logra con éxito, siendo esta una carencia destacable en muchas capitales. Pero lo habitual, en aquellas en las que se han resuelto las cicatrices que suponían las vías de ferrocarril, tal como se hizo en Oviedo con la construcción de la Losa, fue coser los barrios exteriores con el centro mediante nuevas comunicaciones. No tuvimos aquí esa suerte, y las conexiones entre Ciudad Naranco y La Argañosa con el centro, son las mismas que antes de la obra de la Losa.

Así que, quien quiera defender la construcción del túnel del Naranco, que busque otros argumentos, porque las mentiras no se convierte en verdad por mucho que se repitan, y lo que requieren los barrios aislados al Norte y al Oeste son comunicaciones con el centro y con el resto de Asturias mediante el acceso a su red de autopistas. Y no sería malo dotarlos de una infraestructura que permita unirlos entre sí, claro que no, pero ni esto soluciona su aislamiento, ni justifica la obra faraónica presentada.

1 Wikipedia: Desde la apertura al tráfico de la  AP-66 , la sociedad Aucalsa (Autopista Concesionaria Astur-Leonesa, S.A.) posee la concesión administrativa para su explotación que, inicialmente, tenía vigencia hasta el año 2021 y que fue prorrogada en 2000 hasta el 17 de octubre de 2050,1​ con José María Aznar como presidente y Rafael Arias-Salgado como ministro de Fomento, la concesionaria pertenece a la sociedad empresarial Itínere. https://es.wikipedia.org/wiki/Autopista_Ruta_de_la_Plata.

Actualidad

1 Comentario

  1. La llamada Ronda Norte es muy importante para toda la zona ya que más de 10.000 vecinos carecen de vías de salida de los barrios, incluso para llegar al hospital, situado ahora a un mínimo de 20 minutos de barrios como La Florida. Para salir es necesario atravesar la ciudad entera ( eso sí que genera contaminación). El grueso de los desplazamientos se producen por motivos laborales, principalmente hacia el norte y el este que es donde se encuentran los principales centros productivos. Todo ello en un marco de una región donde las líneas férreas además de ser deficientes, ni pasan por donde la gente trabaja ni vive y las líneas de autobús son locales o regionales regidas por un obsoleto sistema de concesiones.
    Se debería sumar a todo eso la libertad de utilizar el medio que más convenga, sobre todo con vehículos cada vez menos contaminantes por donde se desplazan ( no donde se fabrican sus componentes).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here