El valor y la valía de las y los fotoperiodistas de Nortes

Nuestros ríos de palabras fluyen más fácilmente cuando sus cámaras fotográficas acompañan el ritmo de las aguas

Recomendados

Paco Álvarez
Paco Álvarez
Periodista, escritor y traductor lliterariu d'italianu. Ye autor de les noveles "Lluvia d'agostu" (Hoja de Lata, 2016) y "Los xardinos de la lluna" (Trabe, 2020), coles que ganó en dos ocasiones el Premiu Xosefa Xovellanos.

Hace mogollón de años escribí, en un periódico en papel, un artículo titulado La vuelta al día en ochenta mundos. La materia prima para aquel texto la encontré una noche de verano, al filo de las once de la noche, cuando estaba a punto de acabar mi turno de trabajo como estudiante de Periodismo en prácticas, con categoría de ayudante de Redacción, en el diario gijonés El Comercio y me dio por rescatar de la papelera algunas de las pequeñas noticias, fechadas en algún rincón perdido del mundo, que se habían quedado fuera de la actualidad informativa de la jornada.

De aquella (hablo de otro siglo y de otro milenio, internet no existía y yo soy muy vieyu) en los periódicos había impresoras conectadas a las líneas de las principales agencias informativas que escupían y que esculpían noticias desde cualquier rincón del mundo las 24 horas al día. De noche el telex o el teletipo de Efe, de Europa Press, de France Presse o de Associated Press seguían bombeando ríos de palabras, y si te tocaba el turno de mañana como ayudante de Redacción sabías que lo primero que tenías que hacer al entrar a currar era comprobar que ninguna de aquellas máquinas de hablar atropellado se hubiera quedado sin tinta o sin papel, porque sin tinta o sin papel no había noticia, y sin noticia el mundo se detenía, según aquella concepción en la que me crié, me eduqué y milité durante muchos años como periodista.

El rincón más valioso que yo redescubría cada día, cuando me tocaba el turno de mañana, era aquel cuarto de apenas nueve metros cuadrados en el que tres máquinas parían, también durante 24 horas al día, fotografías captadas por algún fotoperiodista en cualquier rincón del mundo. Aquellos cacharros imprimían las imágenes en blanco y negro, pero en la cabecera aparecía una leyenda en inglés (Cyan, Magenta, Yellow) y en mi imaginación exaltada concebía aquellas fotos a todo color, con todos su matices, con todos sus acentos.

El mundo ha cambiado muchísimo, el periodismo también: yo llevo 51 años en el primero y 31 años en el segundo. Y aunque hago lo posible por adaptarme a los cambios, no dejo de añorar aquel olor a papel (papel de los teletipos, papel de los folios de las máquinas de escribir, papel de los rollos gigantescos que nutrían la rotativa del periódico…) que me recibía cuando cruzaba el umbral del edificio del periódico.

Esta tarde nos reunimos en Uviéu el Consejo de Redacción de Nortes, que es el órgano de decisión horizontal en el que la gente que militamos en este proyecto de periodismo independiente nos citamos cada cierto tiempo para compartir ideas, planes de futuro y una birra. El primero en llegar a la terraza de El Manglar fue el fotoperiodista David Aguilar Sánchez. Venía con una vieja cámara analógica Fujica, que tiene su historia. Estuvo haciendo fotos con ella, y seguramente atrapó imágenes que a él le parecieron que captaban matices que no alcanza a reflejar la mejor de sus cámaras digitales. Ojalá comparta alguna por aquí.

Uno de los grandes valores de Nortes son sus fotoperiodistas: Iván G. Fernández, Alisa Guerrero, Luis Sevilla, Tania González, David Aguilar Sánchez… Llevan año y pico cubriendo, contra viento y marea, a pie de obra, eventos en los que son bienvenidos (porque Nortes ya tiene reconocimiento) y eventos en los que no son bienvenidos (porque Nortes es un medio incómodo para ciertos poderes).

Nuestros ríos de palabras fluyen más fácilmente cuando sus cámaras fotográficas acompañan el ritmo de las aguas. Yo me mantengo fiel a aquella concepción en la que me crié, me eduqué, milité y sigo militando como periodista. Y en esa concepción mis compañeras y compañeros fotoperiodistas son parte fundamental, irrenunciable, para ejercer el periodismo.

Actualidad

2 Comentarios

  1. Reconforta leer lo que escribes y el aprecio que tienes por una profesión tan denigrada, a veces con razón, así como por el proyecto con el que estás comprometido, que está en la perspectiva de esa estrella polar del periodismo crítico y autogestionado por quienes hacen del mismo su razón de vida. Un saludo cordial

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here