La actitud grosera de Martínez-Almeida en su visita a Asturies

El alcalde de Madrid y portavoz nacional del PP aprovecha su visita a Uviéu y Xixón para despacharse a gusto contra la oficialidad y contra la política fiscal asturiana

Recomendados

Paco Álvarez
Paco Álvarez
Periodista, escritor y traductor lliterariu d'italianu. Ye autor de les noveles "Lluvia d'agostu" (Hoja de Lata, 2016) y "Los xardinos de la lluna" (Trabe, 2020), coles que ganó en dos ocasiones el Premiu Xosefa Xovellanos.

Podría pensarse que José Luis Martínez-Almeida los tiene cuadrados, tan cuadrados como la plaza Mayor de Madrid, por venir a Asturies por propia iniciativa a rajar de la política fiscal que aquí tenemos y por asegurar que hay cosas más importantes para las asturianas y los asturianos que el proceso de oficialidad del asturiano. Pero el alcalde de Madrid ha venido hoy de safari político programado en su condición de portavoz nacional del PP, con ese batiburrillo que le han hecho memorizar los dirigentes del PP asturiano y sus asesores de comunicación. En los partidos políticos las cosas funcionan así: cuando un o una dirigente de ámbito estatal visita una comunidad autónoma le preparan desde Madrid, con la ayuda de Asturies en este caso, el guión que debe recitar motu proprio o que debe soltar si le preguntan en rueda de prensa. Así el representante político con cargo estatal se luce haciendo ver que conoce al detalle la actualidad de un territorio que a lo mejor nunca ha pisado en su jodida vida y los dirigentes locales o autonómicos se congratulan por el efecto de altavoz mediático que sus reivindicaciones o causas pendientes pueden conseguir con el Martínez-Almeida de turno en medios de comunicación provincianos más propensos a regalarle titulares a cualquiera que venga de fuera.

Valga esto con preámbulo para contextualizar las chorradas que ha venido a soltar a Asturies el alcalde de Madrid y portavoz nacional del Partido Popular, que además de acaparar esos dos cargos se disputará con la ultra Isabel Díaz Ayuso la presidencia del PP de la Comunidad de Madrid; lo de acaparar cargos orgánicos no es patrimonio exclusivo de los partidos de derecha, ni tampoco de los partidos de la izquierda tradicional, en los nuevos partidos parece ser que ha triunfado ese mismo vicio. Martínez-Almeida, el político de perfil ‘moderado’ que tiene apellido con guión, que estudió en un colegio del Opus y que medró en política al amparo de Esperanza Aguirre, ha dejado hoy, a su paso por esta tierra, titulares a cual más grotesco: “El problema no es que Madrid tenga impuestos bajos, es que Asturias los tiene muy altos”, “Cuando uno pone el bable por delante, se olvida de los problemas de los asturianos”, “Veo un partido movilizado para que haya cambio de gobierno en Gijón y en Asturies en 2023″…

Cada una de esas afirmaciones da pie a una respuesta, y a un chiste. Lo de referirse a partido movilizado en el caso del partido que más se ha desmarcado y que más ha criminalizado las movilizaciones sociales da para un chiste con lenguaje grueso. Da para un chiste sarcástico que se definan como alternativa del cambio cuando en Xixón acaban de laminar a su portavoz municipal, Alberto López-Asenjo, y eso viene a ser la enésima crisis en el PP gijonés, que en cada mandato la lía gorda de puertas adentro por su conturbenio de egos y caudillismos… A ‘Martínez guión Almeida’ se le podrían perdonar todas estas groserías e impertinencias que ha venido a vendernos como un papagallo repetidor. Yo, como sportinguista, podría perdonarle incluso que el muy caradura haya adornado sus titulares posando para las cámaras con una camiseta del Sporting, que es un club que pertenece a toda su afición, vote a quien vote, vote o no vote, porque para botar, con ‘b’, ya tenemos las gradas de El Molinón.

Martínez-Almeida, entre Pablo González y Teresa Mallada. FOTO: Twitter del Partido Popular

Lo que resulta difícil de perdonar es lo de Pablo González, el diputado en la Xunta Xeneral y a día de hoy presidente del PP gijonés, y lo de Teresa Mallada, presidenta del PP asturiano y portavoz del Grupo Popular en la Xunta Xeneral, instigadores de ese discurso ofensivo para muchas y muchos asturianos. Seguramente a Teresa y a Pablo les molaría que tuviéramos una fiscalidad de ‘todo gratis’ para los ricos, de xuru tamién que-yos prestaría un modelu llingüísticu nel que nos tapen la boca a quienes falamos una llingua que nun reconocen, que nun conocen, qu’ignoren y que nunca van molestase en deprender estos dos, anque se consideren representantes del pueblu asturianu y anque sigan cobrando polos sos cargos cargos tres mil o cuatro mil euros llimpios cada mes.

Actualidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here