“No tiene sentido que la calle Paraíso no sea peatonal”

Manuel Almeida, reelegido presidente de Oviedo Redondo, defiende que “la Fábrica de Gas es el único espacio que puede dotar al casco antiguo de los equipamientos que no tiene”

Recomendados

Bernardo Álvarez
Bernardo Álvarez
Graduado en psicología y ahora periodista entre Asturias y Madrid. Ha publicado artículos en ABC, Atlántica XXII, FronteraD y El Ciervo.

Manuel Almeida ha sido reelegido para continuar otros dos años como presidente de la asociación vecinal Oviedo Redondo, que agrupa a los vecinos del casco antiguo de la ciudad. Almeida, que lleva desde 2016 en el cargo, habla con Nortes sobre algunos de los logros de la asociación, los objetivos pendientes y los problemas del barrio.

Lleva ya desde 2016 como presidente de la asociación, ¿qué balance hace de estos cinco años y qué han conseguido?

El día a día de la asociación no es de grandes logros, pero sí que se van consiguiendo cosas poco a poco, con dedicación y con ayuda de todas las personas que participan. Por ejemplo, conseguimos que se reorganizara la calle Salsipuedes en la zona baja de la escalera. Se consiguió también recuperar unas plazas de aparcamiento que tenía el ayuntamiento absorbidas a la ciudadanía en Padre Suárez y en Postigo. También se puso en funcionamiento la Fábrica de Gas e Ideas, que funciona de manera independiente, aunque Oviedo Redondo forma parte de ella.

Y hay cosas por las que seguimos peleando, como la peatonalización de la calle Paraíso. Ya se consiguió que se hiciera la limpieza de la muralla, que llevamos años pidiéndolo, y seguiremos peleando para pedir que la calle Paraíso pase a ser una calle peatonal que invite a pasear por ella. Si el resto del Antiguo está peatonalizado, no tiene sentido que la calle Paraíso no lo esté.

Manuel Almeida en la calle Paraíso FOTO: David Aguilar Sánchez

¿Qué objetivos se plantean para los dos próximos años?

Tampoco es una cuestión de retos claros y definidos. Es ir trabajando el día a día, ir a los vecinos y comercios a ver qué problemas tienen e ir trabajando con eso. Espinas clavadas tenemos el Martillo de Santa Ana, que sigue olvidado de la mano de Dios. También queremos conseguir que el Oviedo Antiguo disponga de una partida anual municipal de limpieza de pintadas para acabar con el tópico de que se quita una pintada hoy y mañana está otra vez. Además, queremos recuperar la revista Oviedo Redondo, que con la pandemia quedó parada. Tuvo muy buena acogida pero, por falta de tiempo, hubo que dejarla en stand by.

¿Han quedado satisfechos con la restauración de la muralla en la calle Paraíso?

Desde el punto de vista del paseante va a ver una muralla recuperada de una forma muy vistosa y muy guapa. Pero sí es verdad que nosotros, aunque aplaudimos la actuación, pensamos que se tapó demasiado la piedra y se hizo una intervención que cambió totalmente la estética.

Manuel Almeida ha sido reelegido como presidente de Oviedo Redondo FOTO: David Aguilar Sánchez

Respecto a la Fábrica de Gas, ¿cuál es su propuesta para el aprovechamiento del espacio?

La Fábrica de Gas es que es el único espacio que nos queda en la ciudad, y más concretamente cerca del casco antiguo, que puede dotar al barrio de equipamientos que no tiene: zonas deportivas, viveros de empresa, talleres para artesanía…Estaría abierto a un montón de cosas. La Fábrica de Gas tiene que ser una conexión del casco antiguo con el resto de la ciudad, y para eso es muy importante la peatonalización de la calle Paraíso.

¿Cuál es la situación de la vivienda en el Antiguo?

Aunque parezca mentira, no se encuentra vivienda de alquiler en el barrio. Hay poco y, para la situación del barrio, bastante caro.

¿Cómo está afectando el turismo a la vida en el barrio?

El turismo no está afectando negativamente a la vida del barrio, sino al contrario. Notamos que hay una creciente oferta de vivienda turística, pero también hay una creciente demanda. De momento creemos que ese tema está equilibrado. Pero también pensamos que el ayuntamiento, pensando en lo que ha pasado en sitios como Barcelona o Madrid, debe seguir el tema para que no llegue a ese punto. Pero ahora mismo el turismo es positivo, porque el tejido económico del barrio es básicamente pequeño comercio y hostelería.

Manuel Almeida FOTO: David Aguilar Sánchez

¿Se está convirtiendo el Antiguo en un lugar más inseguro?

No podemos negar lo que es evidente. Pero este problema de inseguridad es más bien de impotencia de los vecinos. El barrio no es inseguro, aunque puntualmente tenga alguna pelea, lo que es normal teniendo en cuenta que es el barrio al que va la gente a salir por la noche. Lo que veo es la impotencia de los vecinos en algunos puntos muy concretos, como en la Plaza del Sol y la Plaza del Paraguas, que podemos achacarlo en su mayor parte a los botellones. La gente va a las plazas y, aparte de la suciedad, están dando gritos hasta las tantas, están en algunos casos tirando botellas, dando patadas, haciendo pintadas…Pero repito que no es tanto inseguridad como impotencia, porque hay una dejadez por parte del ayuntamiento en cuanto a pintadas y permisividad en los botellones. Y eso es lo que da la sensación de inseguridad, pero es más apariencia que realidad.

¿Y qué proponen para armonizar el ocio nocturno con el descanso de los vecinos?

Nosotros lo que siempre dijimos es que hay que cumplir las normativas de aforo y de ruido, que no se cumplen. Pero no es algo de ahora, es de siempre. Si un local de hostelería que cumple la normativa no hay ningún problema. Lo que genera problemas es la gente en la calle haciendo ruidos y generando suciedad. Básicamente es una dejadez del ayuntamiento, y lo que hay que hacer es cumplir la normativa, no poner cámaras por todo el casco antiguo.

Actualidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here