Varios profesores de UniOvi declaran por un presunto acoso a López Otín

Se trata de un procedimiento interno, todavía en fase de instrucción, en el que han declarado dos catedráticos del departamento de Bioquímica, al que pertenece Otín, y un profesor del área de Psicobiología

Recomendados

Bernardo Álvarez
Bernardo Álvarez
Graduado en psicología y ahora periodista entre Asturias y Madrid. Ha publicado artículos en ABC, Atlántica XXII, FronteraD y El Ciervo.

La Universidad de Oviedo ha confirmado a Nortes que está en proceso de instrucción un “presunto caso de acoso a la figura de Carlos López Otín y a su entorno”, aunque no ha aportado más detalles al respecto. Se trata de un procedimiento interno que se inicia tras la apertura de un expediente a uno o varios miembros de la institución académica si se sospecha que puedan haber cometido alguna conducta penada por la universidad. Por lo que podido saber Nortes, varios profesores de la universidad están declarando en esta primera fase del proceso.

El procedimiento cuenta con un instructor, en este caso un profesor de la facultad de Derecho, y la toma de declaraciones está teniendo lugar en el edificio histórico de la universidad. Fuentes de este periódico aseguran que las declaraciones arrancaron la semana pasada y duraron hasta este miércoles, aunque aún no se sabe si se reanudarán el lunes.

Por lo que ha podido saber Nortes, ya han declarado varios miembros del personal no docente de la universidad, la mujer de López Otín (Gloria Velasco, catedrática de Bioquímica) y al menos tres profesores. Uno de ellos es Xosé Antón Suárez Puente, catedrático de Bioquímica y compañero de departamento de Otín.

Otro de los interrogados es Pedro Sánchez Lazo, catedrático emérito de Bioquímica y Biología Molecular, presidente de Tribuna Ciudadana y candidato al rectorado de la universidad en 2016. “Estoy sometido a un proceso de confidencialidad y no puedo hablar nada”, ha contestado a las preguntas de Nortes.

El tercero de los profesores a los que se le está tomando declaración es Antonello Novelli, del departamento de Psicobiología de la Universidad de Oviedo.

Un virus en el bioterio

En junio de 2018, los casi 6000 ratones experimentales con los que investigaban Otín y su equipo fueron infectados, en el bioterio de la Universidad de Oviedo, con un virus murino y tuvieron que ser sacrificados. Como ha declarado el investigador en distintas entrevistas, esos ratones eran fruto de “más de 20 años” de trabajo y fueron “los primeros ratones modificados genéticamente de España” para “estudiar modelos de cáncer y otras enfermedades”.

“Un día nos dicen que hay una infección por un virus en el bioterio, creado y construido por nosotros, y la única manera de atajarla es sacrificar a todos los ratones. Al día siguiente nos quedamos sin nada”, declaró Otín en 2019 a El Confidencial.

Él mismo ha dicho en otras ocasiones que se trató de “un boicot” cuyos responsables fueron “dos o cuatro individuos” y que “no pudo ser algo casual”. También ha denunciado haber sido víctima de una campaña de “acoso laboral” que se volvió “insoportable”.

Tras estos episodios, el científico cayó en una grave depresión que, según él mismo ha contado en su libro “La vida en cuatro letras” y en numerosas entrevistas, le llevaron a plantearse el suicidio.

Actualidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here