Mittal maniobra para minar el poder obrero en su principal subcontrata

La multinacional divide en seis bloques el mantenimiento de sus instalaciones asturianas, que hasta ahora gestionaba Daorje.

Recomendados

Diego Díaz Alonso
Diego Díaz Alonso
Historiador y activista social. Escribió en La Nueva España, Les Noticies, Diagonal y Atlántica XXII. Colabora en El Salto y dirige Nortes.

“Sin la industria auxiliar Arcelor-Mittal es incapaz de producir un solo kilo de acero en Asturias”. Lo afirma tajante Vicente Núñez. De 51 años, trabajador del metal desde los 16 años, lleva desde hace más de dos décadas empleado en diferentes empresas auxiliares de la industria siderúrgica. Toda una vida. Vicente preside además el comité de empresa de Daorje, la principal subcontrata de Arcelor-Mittal, encargada del mantenimiento de sus fábricas. Daorje tiene más de 1.200 trabajadores y una afiliación sindical que supera el 75% de la plantilla. Desde 2005 ha ido concentrando prácticamente todo el mantenimiento metal-mecánico de las fábricas asturianas de Arcelor-Mittal, anteriormente fragmentado y disperso en un centenar de auxiliares. El gigante del acero favoreció a principios del siglo XXI este proceso de concentración, al que ahora parece querer dar marcha atrás. Demasiados trabajadores juntos en una sola gran industria auxiliar. Divide y vencerás. Núñez está convencido de que la reciente decisión de la multinacional de dividir el mantenimiento de sus instalaciones entre seis empresas responde a un único objetivo: debilitar la capacidad de presión que han ido conquistando los trabajadores de Daorje gracias a su organización y combatividad. Así, tras una resolución del pasado 22 de noviembre, la empresa se ocupará solamente de Veriña y Baterías, mientras que Ferrovial llevará Altos Hornos, Aboño, Semicontinuo y Finishing, y Moncobra los trenes de Veriña de carril-chapa y alambrón.

Movilización de empleados de Daorje en defensa del convenio, hace tres años. FOTO: La Mayoría

Fuentes consultadas por Nortes para la elaboración de esta información temen que detrás de esta decisión vengan despidos y peores condiciones laborales para los que se queden. Y es que los los puestos de empleo pueden reducirse aunque la carga de trabajo no disminuya. ¿Cómo? “Las empresas van a tirar de horas extras para hacer el mismo trabajo con menos empleados” apunta un trabajador de la industria auxiliar. Se muestra muy preocupado por el futuro de un sector en el que se había logrado mejorar mucho las condiciones laborales.

“Una pionera huelga de las subcontratas asturianas logró en 1992 mejorar las condiciones de sus trabajadores”

Una pionera huelga de más de 60 días de las subcontratas asturianas logró en 1992 unos acuerdos que redujeron sensiblemente las diferencias entre las condiciones de los empleados de las empresas matrices y las auxiliares. Vicente Núñez cree que el mejor escenario es una gran empresa auxiliar, pero considera que si es necesario volverán a la calle organizándose como en los años 90 en una coordinadora del metal que agrupe a trabajadores de todas las subcontratas. “Tenemos experiencia en eso” señala. Es algo parecido a lo que está pasando estos días en Cádiz: trabajadores de muchas empresas luchando juntos por un convenio del sector. Como telón de fondo la negociación de una reforma laboral que podría beneficiar a los empleados de subcontratas, reduciendo los niveles de subcontratación dentro de las empresas, disparados en España, y volviendo a primar los convenios de sector, que siempre favorecen la coordinación de los trabajadores y empujan hacia arriba las condiciones laborales de las pequeñas empresas, en las que resulta siempre más difícil hacer sindicalismo. Está por ver. Núñez avisa que pase lo que pase con la reforma de la reforma laboral, tras muchos años de lucha por dignificar el empleo de los trabajadores de las auxiliares no piensan dar marcha atrás: “No vamos a permitir un solo despido”.

Actualidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here