El argayu como síntoma

El derrumbe en la AS-15, que ha costado la vida a una mujer, aviva las críticas por el abandono del Surroccidente, mientras desde los gobiernos asturiano y español sacan pecho de la inversión en la zona.

Recomendados

Diego Díaz Alonso
Diego Díaz Alonso
Historiador y activista social. Escribió en La Nueva España, Les Noticies, Diagonal y Atlántica XXII. Colabora en El Salto y dirige Nortes.

Nuevo derrumbe en una de las principales vías de conexión del Suroccidente asturiano. Esta vez además con una víctima mortal, María Luscinda Mon, de 59 años, vecina de Pola de Allande, y muerta tras ser aplastado su coche por un desprendimiento de rocas la tormentosa noche del sábado. Su funeral ha reavivado las críticas por la situación de las comunicaciones en el Suroccidente. Llueve sobre mojado, ya que la muerte de la vecina allandesa llega después de una concurrida concentración hace dos semanas en Tineo por la situación de la A-63, cuyas obras siguen acumulando retrasos. Todos los grupos municipales secundaron la protesta, que contó con la participación de los líderes regionales de Foro y Podemos, Adrián Pumares y Daniel Ripa. Foro Asturias, que tiene junto con Xixón, su otro bastión en la Asturies suroccidental, no ha tardado en acudir a la zona del siniestro. El secretario general y portavoz parlamentario en la Junta General, Adrián Pumares, ha sido el primer político de la oposición en visitar el argayu, que se produjo en la AS-15, a la altura de la localidad tinetense de Soto de la Barca, y que costó la vida a María Luscinda Mon. Lo hizo este lunes acompañado por el alcalde de Foro en Salas, Sergio Hidalgo, y por el concejal salense, Alejandro Bermúdez. Tras trasladar públicamente el pésame a los familiares de la víctima de este nuevo desprendimiento, reclamó una vez más “recursos e inversión” para el Suroccidente asturiano. “El Gobierno del Principado de Asturias tiene en los Presupuestos la herramienta idónea para pasar de las palabras a los hechos, demostrando con recursos e inversión su compromiso con el Suroccidente asturiano”, defendió el diputado forista. El partido pide una especial atención a estas comarcas también los Presupuestos Generales del Estado. Para el portavoz parlamentario de Foro Asturias “no puede ser que la principal vía del Suroccidente ahora mismo, la AS-15, esté cortada y, además, la N-634 se vea obligada a soportar un volumen de tráfico que no es habitual y para lo que no está preparada”.

Concentración en Tineo por la A-63. Foto: La Voz del Trubia.

El deterioro de las comunicaciones del Suroccidente con la zona central se han convertido en el catalizador de varias protestas ciudadanas por la situación de estos concejos, que denuncian vivir abandonados por el Gobierno regional. El argayu como síntoma de un malestar más profundo. ¿Hay verdaderos motivos para ello? En 2016, durante la presidencia del socialista Javier Fernández se aprobó el Plan Especial del Suroccidente, con 253 millones de euros para invertir en los concejos de Allande, Cangas del Narcea, Degaña, Ibias y Tineo. Se trataba de buscar alternativas de desarrollo a unos concejos castigados por la despoblación rural y el final de la minería de carbón. Una extinción a la que se ha sumado el año pasado el cierre de la térmica de Soto del Barco, en Cangas del Narcea. El plan para el Suroccidente, a desarrollar hasta 2025, contempla 33 medidas y 183 acciones en esta zona que abarca 2.127 kilómetros cuadrados y suma una población de 28.067 habitantes. Desde el Gobierno regional, Adrián Barbón mostraba recientemente su satisfacción por el cumplimiento de los objetivos, mientras que parte de los alcaldes y CCOO consideraban que el grado de realización está siendo muy insatisfactorio.

También desde el Gobierno asturiano y el de España alegan que los deberes con el Suroccidente se están cumpliendo. Este verano el Ministerio de Transición Ecológica anunciaba 83,4 millones para la restauración ambiental de las minas a cielo abierto, y en noviembre el de Transportes y Movilidad cifraba en 100 millones de euros la inversión estatal hecha en el Suroccidente desde 2018.

Argayu de Salas. Foto: Iván G. Fernández

Los problemas en las infraestructuras no contribuyen sin embargo al optimismo de la zona ni a hacer creíbles las promesas de inversión y desarrollo. El alcalde de Salas, Sergio Hidalgo, denuncia que “hace unos cuantos meses sufrimos el argayo de Salas, luego fue el puente de La Barrosa y ahora la atención vuelve a la comarca con este nuevo argayo de la AS-15”. Hidalgo critica también “la demora en los trabajos” porque “el argayo de Casazorrina sigue en el mismo estado que estaba, peor todavía porque con las lluvias el desprendimiento ha invadido el río y no sabemos lo que puede provocar si vienen lluvias importantes y cae más la ladera, ya que puede incluso llegar a tapar el ‘by-pass’ construido y entonces a ver que pasa”. Se queja además de que “en el puente de La Barrosa no hay movimiento ni se desarrollan ningún trabajo”. De momento la AS-15 seguirá cortada por razones de seguridad. Así lo ha explicado Adrián Barbón, que ha dicho, entiende las molestias que esto ocasiona a los vecinos de los concejos afectados. El Principado ya ha habilitado varias rutas alternativas.

Actualidad

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí