¿Daveres Adrián Pumares y Foru Asturies apuesten pola oficialidá?

¿Él diputáu forista y el so partíu tán usando la llingua asturiana como rehén pa negociar una rebaxa fiscal o quiciás tán marcando adré una llinia colorada pa esbaratar la reforma estatutaria?

Recomendados

Paco Álvarez
Paco Álvarez
Periodista, escritor y traductor lliterariu d'italianu. Ye autor de les noveles "Lluvia d'agostu" (Hoja de Lata, 2016) y "Los xardinos de la lluna" (Trabe, 2020), coles que ganó en dos ocasiones el Premiu Xosefa Xovellanos.

Declarar oficial l’asturianu y el gallego asturiano requier una reforma del Estatutu d’Autonomía p’Asturies, esi testu que dende que se promulgó, va cuarenta años, nun reserva pa les llingües propies d’Asturies otru estatus que’l de la miseria y la subordinación; los derechos llingüísticos de les persones qu’usamos esti idioma taben y siguen tando albentestate, a caprichu de la interpretación que quieran facer les alministraciones y les persones que les representen. La reforma del Estatutu requier un apoyu de tres quintes partes de la Xunta Xeneral. Nel Parlamentu asturianu anguaño hai tres quintes partes de diputaes y diputaos (nin ún más, nin ún menos) qu’en teoría tán a favor de reconocer y dignificar estes llingües que, al este o al oeste de la ría de Navia, nun solo nos pertenecen a les xeneraciones del presente, sinon tamién a les xeneraciones muertes y a les xeneraciones qu’han de nacer en tiempos venideros.

Les coses paecíen clares hasta va bien poco. Por primer vez, el PSOE asturianu pasó del negacionismu llingüísticu de la dómina vergoñosa de Vicente Álvarez Areces y de Javier Fernández al reconocimientu llingüísticu nestos tiempos d’Adrián Barbón. Dientro de la Federación Socialista Asturiana un garrapiellu de militantes llibraron batalla y sacaron alantre, nel congresu del socialismu asturianu, el compromisu políticu de la oficialidá. Podemos Asturies y Izquierda Xunida siempre apostaron por ello; n’Asturies les fuercies de les izquierdas, salvo escepciones cuntaes y estravagantes, nunca perdieron de vista que nesta tierra l’asturianu históricamente fue la llingua del pueblu, de la clase trabayadora, del campesináu, de les xentes de la mar, de la minería… Foru Asturies tamién tuvo’l so puntu de ruptura nestos últimos años: el partíu que fundara Francisco Álvarez-Cascos a la so imaxe y semeyanza (hasta tal puntu que les sigles de Foru Ciudadanos Asturies, FAC, coincidíen col nome y los apellíos del ex vicepresidente del Gobiernu d’Aznar y ex ministru de Fomentu). Álvarez-Cascos acabó abandonando’l partíu con acusaciones públiques de traición dirixíes a los nuevos dirixentes de Foru. Quedó como presidenta la ex alcaldesa xixonesa Carmen Moriyón, y el grupu parlamentariu acabó dixebráu ente Pedro Leal, casquista, y Adrián Pumares, secretariu xeneral de la formación política.

D’entrada Pumares abrió los brazos a la oficialidá. D’entrada nin él nin el so partíu impunxeron llinies coloraes pa llevar alantre una reforma estatutaria, tampoco les impunxeron los grupos del PSOE, Podemos Asturies y Izquierda Xunida. Pero agora Pumares y el so partíu anecien na negociación (nuna negociación na que les otres fuerces polítiques yá ficieron renuncies significatives pa salvar el procesu) y esixen que los naranxos dean mazanes: van votar contra’l testu de la reforma estatutariu qu’habría d’oficializar l’asturianu si a cambiu nun hai una rebaxa fiscal que diba beneficiar a los que más tienen. Un únicu diputáu, Adrián Pumares, quier imponer el so criteriu nesti asuntu sobre’l criteriu de ventiséis diputaes y diputaos de tres fuerces polítiques distintes. Un únicu diputáu, Adrián Pumares, xuega coles esperances y cola voluntá de más del 60% de la población asturiana que ta a favor de la oficialidá.

Güei la reforma del Estatutu perdió la so penúltima posibilidá de llegar a tiempu, enantes de qu’acabe la llexislatura; na llexislatura que vien naide sabe si na Xunta Xeneral va mantenese esa mayoría de tres quintos. Pumares xustifica la so posición tratando de buscar una equidistancia imposible nesti asuntu, repartiendo culpes ente les dereches y les izquierdes. Diz que él y el so partíu refuguen d’igual mou “la postura de la derecha involucionista que nun quier desarrollar el Estáu de les autonomíes y la de la izquierda que quier zarrar esto en falso con una reformina”. Pumares y Foru venden más fumu que la Philip Morris con esa afirmación que nun afirma nada. ¿Qué tienen que ver les midíes fiscales (más propies del marcu de negociación d’unos presupuestos) col reconocimientu de derechos llingüísticos fundamentales? ¿Él y el so partíu tán usando la llingua asturiana como rehén pa negociar otres coses o seique tán marcando adré una llinia colorada infranquiable pa esbaratar esti procesu? ¿Tán dispuestos a asumir el coste de dinamitar la primer oportunidá real pa oficializar l’asturianu que se nos presenta en mediu sieglu? ¿Apuesten daveres pola oficialidá? Habríen de responder, ensin fumu, a entrugues d’esta triba.

Queden solo seis díes, queden tovía seis díes de marxe pa que Foru entre en razón y actúe cola responsabilidá política que merez esti procesu. Si Adrián Pumares opta por neganos lo que venimos pidiendo dende va mediu sieglu, vamos venos de nueves nes cais: nelles nació, nelles tuvo siempre presente y nelles va siguir el cada vez más ampliu movimientu de reivindicación llingüística hasta que se reconozan dafechu, con una “reformina” o con una “reformona” del Estatutu, los derechos de les persones falantes d’esti idioma.

Actualidad

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí