Canteli anuncia 35 millones de euros para obras y la oposición da por hecho que no se ejecutarán

PP y Cs aprueban las cuentas de 2022, 253 millones, con inversiones para grandes proyectos, pero de difícil realización a 17 meses del final del mandato.

Recomendados

Bernardo Álvarez
Bernardo Álvarez
Graduado en psicología y ahora periodista entre Asturias y Madrid. Ha publicado artículos en ABC, Atlántica XXII, FronteraD y El Ciervo.

El bipartito PP-Ciudadanos ha aprobado esta mañana los presupuestos de 2022 para el Ayuntamiento de Oviedo. El presupuesto asciende a un total de 241,11 millones de euros, de los cuales casi 20 corresponden a un crédito solicitado por el consistorio, y otros 11,89 millones destinados a la Fundación Municipal de Cultura, que sube en un 10%. Hasta ahora seguían vigentes en la ciudad los presupuestos del año 2020, aprobados antes de la pandemia, y los nuevos no entrarán en vigor hasta marzo o abril.

Estas nuevas cuentas contemplan la inversión de algo más de 24 millones de euros, de los cuales el 38% irá destinado al área de Infraestructuras, siendo esta la sección más dotada. En según lugar está Deportes, que acapara un 16% de las inversiones, luego Alumbrado, Edificios Municipales, Aguas y Saneamientos, Servicios Sociales, Educación, Centros Sociales y Transporte. A estos 24 millones se añadirían otros 11 millones procedentes del remanente de tesorería. Entre las grandes obras previstas están la nueva entrada a la ciudad desde la autopista Y, la modernización del Palacio de los Deportes o las nuevas instalaciones deportivas en Ciudad Naranco. Desde el bipartito su edil de economía, Javier Cuesta señala que se trata del presupuesto que “la ciudad necesita” y apunta que se tratan de unas cuentas pensadas para la reactivación económica de la ciudad.

“el presupuesto de cultura sube en un 10%”

La oposición de izquierdas es muy escéptica con respecto a las posibilidades de que se puedan llegar a realizar menos de 17 meses de las elecciones. Tanto el Grupo Municipal Socialista como Somos Oviedo, presentaron sendas enmiendas a la totalidad a los presupuestos. Ambas fueron rechazadas con la mayoría absoluta de PP y Ciudadanos. Los socialistas, dice su portavoz Ana Rivas, no pueden “apoyar unas cuentas que ignoran completamente los efectos de la crisis del coronavirus y dejan en la estacada a las familias y empresas ovetenses. Además plantean un plan de inversiones que es puro humo y en el que ninguno de los que han vendido como grandes proyectos para Oviedo arrancará en este mandato. Los presupuestos son el espejo de una gestión nula que solo está alimentada por la propaganda”. Desde la izquierda también critican que en las ordenanzas fiscales se haya decidido bajar el IBI diferenciado, que el tripartito aplicaba a las grandes superficies y grandes propietarios.

Críticas a la falta de “escudo social”

Critican que los presupuestos “no contemplan ni una sola actuación municipal para paliar los efectos de la pandemia. Se suprime la convocatoria de apoyo a autónomos y pymes, a pesar de que más de un millar se quedaron sin subvención en 2021; las ayudas sociales gestionadas directamente desde el Ayuntamiento siguen estancadas, y las reducciones impositivas que se proponen están diseñadas a la carta solo para ciertos sectores, ignorando a la ciudadanía y a la mayor parte del tejido económico ovetense”.

Rubén Rosón, de Somos Oviedo, y ex edil de Economía, Turismo y Empleo, critica en primer lugar la tardanza en la aprobación de las cuentas: “Llegan 15 meses tarde, algo que no pasó nunca en el Ayuntamiento de Oviedo. Los últimos presupuestos que aprobó el PP fueron en 2020, y llevamos desde enero de 2021 sin presupuestos actualizados, con los efectos que eso tiene”.

 ¿Y cuáles son esos efectos? “Hasta marzo de 2022 los presupuestos vigentes son previos a la pandemia, con lo cual todo el escudo social que tenía que haberse aprobado fue muy escueto porque no hubo una estructura presupuestaria que aguantase esos créditos extraordinarios”. Ello conllevó que “se quedasen sin subvenciones casi el 60% de las empresas de la economía local afectadas por el covid, y que no se pudiesen convocar ofertas públicas de empleo en 2021”.

Infografía con el proyecto del bipartito para la entrada de Oviedo.

Más allá de la tardanza en su aprobación, Rosón discrepa también con el contenido de las cuentas. “Hay recortes en partidas que consideramos necesarias, especialmente en una época en la que había que amortiguar el impacto del Covid, como becas de educación, ayudas económicas y empleo municipal”. Las becas de educación, con respecto a 2019, han sufrido un recorte de 400.000 euros, y las ayudas económicas se han reducido en 300.000.

Para Rosón es algo más sangrante aún en la medida en que el ayuntamiento “tiene más dinero, pues la administración estatal aprobó un aumento del dinero que traslada a los ayuntamientos. En total, Oviedo tiene 12 millones de euros más de los que tenía en 2020, y ese dinero debería ir para becas y ayudas”. Sin embargo, ese dinero se empleará principalmente en “cubrir el aumento de los costes de servicios municipales y en el coste de gobierno PP-Ciudadanos: hay directores generales con sueldos astronómicos, y se han incrementado en 8000 euros los salarios de los funcionarios de gobierno”.

Por último, Somos Oviedo denuncia que el crédito que ha solicitado el consistorio “no es necesario, y solo sirve para endeudar al ayuntamiento y abocarlo a pagar más intereses a las entidades financieras”.

Actualidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí