Y un día mezclamos rock y muñeira

Qué ye tradición y qué ye innovación en lo tradi. Hasta ónde se permite. Dos músiques, Mapi Quintana y Leticia Baselgas, y una diseñadora de moda, Llucía Miravalles, falen de qu’innovar ye facer que lo tradi nun muerra nel día a día.

Recomendados

Elena Plaza
Elena Plaza
Es periodista, formadora en cuestiones de género, contadora de historias y enredada entre ruralidades.

Nun hai una definición pa dicir qué ye tradicional, o cuándo lo entama a ser, y qué ye la innovación que fai qu’esa tradición siga viviendo, calteniéndose nel día a día. Porque ¿qué ye más tradicional, lo de fai 500 años o lo de 100, cuálo ye lo que pervive nel tiempu y quién y cómo lo tresmite? ¿Cómo se ye tradicional nos tiempos modernos? ¿Cómo se fai pa que non muerra o quede coyiendo polvo nel requexu más escuru de casa? Nun ye tema fácil de tratar porque equí tamién hai breches que separen en bandos. Falamos d’ello con tres muyeres qu’innoven na tradición astur: la cantante y música Mapi Quintana, qu’entemez sones de L.lena col jazz; Leticia Baselgas, el 50% de L-R que toca muñeira y xota a ritmu de rock y blues; y Llucía Miravalles, que da-y vida a la marca de ropa basada na indumentaria tradicional Ringo Rango.

Ropa nuevo pa la melodía tradicional

Qué tien que ver Tuenda con Ella Fitzgerald. Cómo se mezclen d’ambes músiques. El casu ye que pueden inocular con más efectividá, ónde va parar, que la vacuna contra la covid. Y esto ye lo que-y pasó a Mapi Quintana cuando descubrió primero a la cantante de jazz nel añu 94 de la mano del escritor riosellán Milio Ureta, n’aquellos tiempos d’estudiantes de teatru en Xixón, y dempués al grupu del de Grau tando estudiando jazz n’Ámsterdam. “Cuando volví p’Asturies nel añu 2009 conocí a Ambás y ya me metió la vacuna de lo tradi. Y a partir d’ehí parecíame que tenía la obligación moral de facer música n’asturianu y música d’Asturies. Y viénme natural, probara a cantar otres coses, pero sentíame más auténtica con esta música”.

Mapi Quintana en su estudio. Foto: David Aguilar Sánchez.

Natural de L.lena, tuvo que marchar bien lloñe pa sentir lo de casa, pa tener la necesidá d’identificase cola música de la tierra. Sentía música irlandesa y parecía-y que tenía dalgo que ver colo d’ella, hasta que sintió a Tuenda. Y entós llegó la necesidá d’entamar a escribir ella, a falar de les coses que necesitaba falar, cola sonoridá del trío formáu por Ambás, Elías García y Pepín de Muñalén. Finalmente llega l’alcuentru de les dos músiques “d’una manera natural. Pegábame tanto’l jazz como la música tradicional, y véolo en más compañeros: lo que cantes o toques ye un compendio de tolo qu’escuches. Yo, cuando escribo música, primero óigola na cabeza. Igual non tien nin armonía jazzística, porque a mí lo que me gusta escribir ye la armonía de la música europea de principios del siglo XX, Debussy, Stravinsky, Ravel… y cuando escribo armonía busco perehí. Danme una melodía tradicional y digo, cuáles son los acordes que me gusten a mí… ¡ehí s’encuentren!”. Como ella diz, “préstame muncho poner ropa nuevo a una melodía tradicional, que sigue siendo la mesma melodía pero suena a otra cosa, nin a nuevo nin a vieyo… suena a mí, a lo que a mí me sal”.

Agora cómo lo recibe la xente que-y escucha… nun sabe, anque les critiques diz que son bones de xente mui vario: “nun sé lo que-y escargata ehí”. Hai quien diz el timbre la so voz. Y reconoz que nun fai una armonía popular, intuitiva, que nun ye como’l pop, pero sí que col pasu’l tiempu simplifica cada vez más. “Supongo que sía la llingua, l’asturianu, la melodía d’equí, que fai que tanto les vieyes como les nueves qu’escribo tienen el mesmu color. A mí lo que me prestaría que me dixeran ye que cuando m’escuchen, alcuérdense de la bisgüela. Que se reconecten con quién son”.

Porque qué ye tradicional y qué ye innovación, hasta qué puntu se permite esa innovación en sones vieyos, tradicionales. “Pues esi ye un debate abiertu de les dos Asturies, ye la guerra civil de la música”, afirma Quintana. Y diz que nun pue contestar “en curtio”. Cree que “tolo que sía hasta dónde, ye limitar. Nun me lo planteo. El problema vien cuando necesitamos definir qué ye lo que faigo: música asturiana, música jazz… home, ye música asturiana, pero nun voi negar que nun ye una música asturiana al usu. La última etiqueta que se me ocurrió foi música tradicional nun tradicional, parecíame que yera lo que meyor esplicaba lo que faigo”. Tampoco sabe cuála ye la so posición nesi debate, nin lo plantea porque, afirma, que-y supón encaxáse n’un bandu o n’otru y “diba perder munches coses”.

Avera’l tema al fechu de les definiciones, de los conceptos, dalgo llargo y enguedeyao, pero sabe que “hai coses que muncha xente considera intocable, como la tonada, que nun pue enredase nello”. Sí tien la so propia opinión sobre iniciatives de fusión, de re-llectura, y “a dalgunes falta-yos corazón”. Volviendo al jazz y a lo tradi, afirma que “hai que lo entender mui bien pa poder ponelos xuntos y non plantealo como un voi pegar esto con esto”.

Cantante y multinstrumentista, el contrabajo es uno de sus acompañantes. Foto: David Aguilar Sánchez.

¿Y qué diba ser de lo tradi ensin innovación, diba morrer? “Nun creo que muerra si non se renueva, que tamién tenemos que definir qué ye renovar. A mí parezme que la música tradicional non necesita renovase, lo que necesita ye que la xente la cante, de la manera que sía, pero que la siga cantando, bien sía como Tuenda, como Felpeyu o como Marisa Valle Roso… Hai formatos que me gusten más, otros menos, pero mentantu se siga cantando… Lo que tenemos que tener claro ye la fonte orixinal, que nun se dexe d’escuchar a esa xente, a María y Arcides, a Concha, a les pandereteres paisanes de Piñera de L.lena porque ehí suena la tradición hai cien años, porque hai 400 nun tenemos nin idea cómo yera aquello”.

Porque lo tradi evoluciona ella solo, “nun creo qu’activamente tengamos que venir a renovar la tonada, parezme d’una soberbia bestial. La tonada renuévase sola, lo que pasaye que ye 2021 y los instrumentos que tenemos son determinaos. ¡Cuándo El Presi entamó a cantar con una guitarra queríen colgalu d’un árbol! La música tradicional va pasando pelos sieglos p’alante y va acoplándose a los instrumentos que tenemos a mano, y ella sola va sobreviviendo, pero siempre y cuando la xente la quiera siguir cantando. Pa eso val la música, pa que te sientes a ver a to güelu tocando’l curdión y aprendas mirando pa él, qu’él fízolo d’oyíu”.

Y la modernidá vieno a mí

Yera Heráclito’l que falaba del panta rei, too fluye. Y ye que poques coses, y persones, permanecen ensin evolución a lo llargo la so vida. Exemplu ye Leticia Baselgas, de la que casi podía dicise que ye una tradi en parte renegada, que s’averó a la modernidá p’amestar nuevos estilos a dalgo tan folclórico, y femenín, como la pandereta.

La pandereta Leticia Baselgas. Foto: David Aguilar Sánchez.

Foi so ma la que l’apuntó a baille nun grupu. Y la pandereta vieno-y como complementu del traxe d’asturiana. Cola so adolescencia interesa-y el fechu simbólicu sobre qué significa lo tradicional y qué ye la modernidá. Avérase al asturianu a un nivel políticu. “Pasé de lo folclórico como dalgo anedótico a que sía parte de la mio identidá” y asina ye como cambia’l chip, dexa’l grupu baille y entama un periplu etnográficu, averándose a la pandereta como forma d’espresión, a contar coses con esti instrumentu “como apéndiz de mí”. Formó, durante años, de la tradición más ortodoxa. Pa ella cuenta qu’el culmen foi entrar en Muyeres, too un referente na música tradicional asturiana y fecha por muyeres. Pero a Leticia nun-y tiraba solo lo tradi: defínese como una melómana a la que tamién-y van los pogos. “Decíenme ¡qué contradición lo de to! A mí gustábenme otru tipo de músiques”, confiesa.

Nesti perrecorríu vital tamién xuega un papel reflesivu la realización de la so tesis, na que avérase dende un ámbitu filosóficu a la so rellación cola pandereta, “qué significa pa mí ser panderetera, el fechu de suxetivame como panderetera”. Decátase de los munchos clichés venceyaos a la pandereta “y comienzo aburrime de ser ortodoxa”. Ye entós cuando entama a renegar de poner el traxe tradicional. “Quería salir d’ehí, facer otru tipu de música más rellacionao col rock y el blues y en 2015 conozo a Rubén Bada, un folkie de va 25 años. ¡Y yo una panderetera renegada!”. L’encuentru supón un apueste: que “les músiques tradicionales van al ritmu que vive la xente, que nos vincula como pueblu. Y un día mezclamos blues y muñeira”.

“Hai que camudar la perspectiva, y ye cuando la modernidá vieno a mí. Cuando montamos Rubén y yo L-R son canciones tradicionales pasaes pel filtru y yo quería treslladar la mio militancia. La tradición realmente naz, o sigui patente, cuando una apela a la llibertá creativa”. Y equí ye onde llega’l debate: “la ortodoxia ye que tien que cantase como lo facía la paisana y eso, a mí, taba capándome la mio llibertá creativa como muyer del sieglu XXI que tien la música nel so día a día. Interpretar el patrimoniu como lo siento ye un actu d’amor”, confiesa.

Y diz que les muyeres al cantar tamién inventaben, “lo que m’enseñaron aquelles paisanes ye una versión d’una versión… La verdadera tradición ye ésa, ye lo que tas viviendo día a día. Cuando-y pidía a Mari Luz d’El Corralín que me cantare, díxome esto inventélo yo. Ye importante entender que ye una herencia que pasa por ti, que tienes un contestu socio-cultural y eso ye lo natural, lo que nun ye natural ye intentar purificálo”.

Porque qué ye innovar: “pues ye lo mesmo que cuando s’introduxo la guitarra llétrica nos años 80. Lo mío con L-R parezme una evolución natural que quier qu’esa música siga viva y que tou esi patrimoniu siga nel día a día”. Y esto ye lo que-y procuró esi cambeu d’actitú, lo que-y fizo más llixero el pesu de lo tradi y abordalo dende una posición más lliberada. D’ehí vien tamién la etiqueta de posfolk cola que define’l trabayu de L-R, lo que-y aporta l’autenticidá, esi poder creativu que tien caún.

Foto: David Aguilar Sánchez.

Na so opinión, la pallabra tradicional ta mui mal usada: “ónde ponemos el focu, ¿nel sieglu XVIII pensando na identidá asturiana cuando tamos nuna época de tanto desaniciu? Usamos la pallabra tradi pero indica más desaniciu postpandemia… y vuelvo otra vuelta al orixe. ¿Por qué renaz esto? Veníemos de 40 años onde entendióse lo tradi como unidá de llugar nun contestu fascista. Dempués d’époques de crisis, lo normal ye volver al orixe”.

“La ortodoxia ta toa na cabeza, onde’l poder tiénlo quien tien la información y parez que ta venceyao a los grupos de baille y les bandes de gaites, que tan mui encorsetaes. Parez que nun hai esa idea de persona autónoma. Enséñente, o tú aprendes, que nun yes música, que la etnografía ta sobre la música, d’ehí que nun esiste esa figura autónoma porque tas venceyada a esi discursu etnográficu”, y reivindica “por qué la pandereta nun puede valir pa tocar otru tipu de ritmu. Y que faiga eso nun me quita la mio carga identitaria. Yá cansé de definime como panderetera. Ye esi síndrome de la impostora qu’un amigu llamábalo el trauma de la panderetera. Ye la dinámica del siervu y l’amu. Y ye l’arraigu a esi discursu el que nos caltién neses dinámiques”.

Dende una perspectiva feminista, Baselgas esplica que “el problema ye la captura de los espacios públicos, de nun tener accesu a la esfera pública de la muyer, que parez que tenemos esa incapacidá. La pandereta yera d’espaciu priváu, lo qu’impide que la muyer sía performativa nesos espacios públicos, que síamos anecdótiques, d’ehí que tengamos que facer más esfuerciu por llegar”.

¿Identidá o tradición?

Durante seis años cosió indumentaria tradicional y, anque-y prestaba, sintíase encorsetada porque “no tradicional hai mui poco marxe a la creatividá”. Esti tipu de vestimentes lleva muchísimu tiempu en cuenta a la cantidá de trabayu a manu que tién. El pasu a lo moderno foi dalgo orgánico, natural. Y asina surdió Ringo Rango. Llucía Miravalles quería facer moda basao no tradicional. Na mesma llínea que trabaya made by Kos o en Galiza Elena Ferro colos sos zocos. “Parezme qu’hai un movimientu en toa España”, afirma.

Llucía Miravalles está detrás de Ringo Rango. Foto: David Aguilar Sánchez.

Y cuando conoces les normes, cuando tienes el conocimientu como base, yá puedes funcionar: yá puedes innovar, xugar y crear. Anque nun ye que sía fácil innovar, o más bien nun ye fácil que s’acepte esa innovación por parte de delles estayes. “Últimamente ta meyor visto, pero por exemplu fai unos años diba ser imposible pensar no que fai Rodrigo Cuevas, esi salir de la tradición qu’hai quien quier que sía cerrao”. Trai a la memoria’l fechu d’Hevia y la so gaita, que “supunxo una campaña p’Asturies impagable, qu’hasta entós nun yera más que vaques y praos. Remis tampoco yera tradicional, nel so momentu foi innovador y hasta Bach na so dómina nun yera un clásicu. Y nun pasa nada; ye más importante mantener la identidá qu’amarrase a la tradición y morrer”.

Viviólo dende dientro, asina que sabe de lo que fala: “el folclore ye un mundu relativamente pequeñu y hai castes y si non tas nel top… los que tan enrriba son los que deciden qué ye lo que se puede innovar y lo que non. Agora toi teniendo más xente del folk, pero de la qu’empecé nun yera xente d’esi mundu nin clientes míos d’entós. Préstame porque conocí mucha xente nuevo”.

Pa Miravalles son les persones “con más sensibilidá artístico la que nun ve la innovación como una ofensa, ye la curtia de mires la de los problemes”. Confiesa, igual que Quintana y Baselgas, que y-cuesta definir qué ye tradición. Y exemplifica: “ye como los dengues de llana, qu’entamó la xente a facelos en casa, y hai mucha xente que cose en casa… y ehí ye donde vemos la innovación, porque cada costurera tien el so estilu.  Creo que nos complicamos dando vueltes a la tradición y qu’hai veces onde nos pasamos d’investigadores”.

Coindice con Baselgas cuando fala d’adaptar los vezos y costumes al día a día, que la tradición vien marcada polos vivires de los momentos. “Yo soi asturiana del sieglu XXI y, respetando’l diseñu, puedo allixeralo pa usalo actualmente. Val más la identidá que la tradición. Ye como los traxes de cuando los Coros y Dances, que me parecen horribles, pero formen parte de la hestoria; igual qu’hai traxes bien fechos y que son auténticos disfraces d’Antroxu”, observa.

Nuevas interpretaciones para la indumentaria tradicional. Foto: David Aguilar Sánchez.

Y critica esi purismu cuando “nos enfotamos en facer un traxe de probe del sieglu XIX pa una fiesta pa nun parecer un burgués del XXI. Hai traxes tradicionales que diben poder ser referencia pa munches coses, pero nun se-yos da publicidá porque nun son como nos quieren vender. Hai que vivir nel día a día la cultura y la tradición, y esto vése tamién mui bien nel baille”.

Y dexa enrriba la mesa otru exemplu de cómo se mantien viva esa identidá a traviés del traxe de aldeana de Llanes frente al del centru: “ehí sí qu’hubo innovación (col llaniscu) y eso fai que siga vivu y que la xente lo vista el día la fiesta. El del centru parezme que lo tan matando, diciendo lo que nun val, que si’l color roxo… enfótense no que nun val, pero tampoco dicen lo que val, asina que la xente dexó de vistilu porque nun sabe qué ye lo que val. ¡Colo guapo que ye vistise pa la fiesta!”.

Actualidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí