“No podemos subvencionar para quitar puestos de trabajo en ArcelorMittal”

CCOO y CSI convocan nuevas movilizaciones durante marzo para reclamar contratos relevo y negociación colectiva

Recomendados

Marta Rogia
Marta Rogia
Periodista, abogada, guionista. Cinéfila y apasionada de la radio, a la que he prestado voz mucho tiempo. Continúo con mi búsqueda de la autenticidad mediante narraciones que nos conecten a través de la emoción.

El conflicto en la multinacional ArcelorMittal sumó este lunes una nueva jornada de huelga convocada por CCOO y CSI. Conversamos con José Manuel Castro, de CCOO y con Manuel Pulgar, representante de sección de CSI, sobre los motivos de unas movilizaciones centradas en el contrato relevo, la estabilidad laboral y el mantenimiento del empleo en la principal industria de Asturies. Para marzo hay un calendario de paros y una protesta frente a la Junta General del Principado.

En ArcelorMittal existen varios sindicatos, UGT, USO, ACCIA, que son mayoritarios, y también CCOO y CSI. Sin embargo, la protesta solo proviene de estos dos últimos: ¿por qué lo que vale para unos no vale para otros en la defensa de los trabajadores?

José Manuel Castro: Hasta el 31 de diciembre tenía vigencia un pseudoconvenio entre la empresa y algunos sindicatos, digo pseudoconvenio porque no se publicó en el BOPA. Recogía, entre otras cosas, el tema de los contratos relevo para los nacidos entre 1960 y 61. Hemos asistido a la incapacidad manifiesta de las organizaciones firmantes para que se cumpliera. Y transcurrido ese plazo nos instaron a las organizaciones no firmantes a que dijéramos algo al respecto. Nosotros no somos mayoritarios en el comité de empresa, pero sí tenemos mayor presencia en los talleres, en personal productivo. Esa mayoría de UGT, USO, ACCIA se sustenta fundamentalmente en personal fuera de convenio, jefes, oficinas y demás, así que quienes estamos en mantenimiento, talleres y demás tenemos que sufrir muchas veces las consecuencias de ciertas políticas y estrategias más allá de diferencias sindicales que hay, porque unos son más próximos a la empresa; de hecho, la empresa hace campaña exhaustiva a su favor. Y nosotros tenemos que asumir nuestra responsabilidad cuando se está incumpliendo algo comprometido con la plantilla, por eso realizamos estas movilizaciones. Nosotros no somos sindicatos clientelares, como es la mayoría que tenemos aquí, muy apoyada en las elecciones sindicales por la empresa. En Asturias hay una clara connivencia de la empresa con la UGT, a la que patrocina para que obtenga mayoría en los comités de empresa.

José Manuel Castro. Foto: Tania González.

¿A qué se refiere?¿Cómo la patrocina?

JMC: Sí, por ejemplo, mantiene un comité como es el de Aboño, con poco más de cien trabajadores y en las últimas elecciones había bajado de cien trabajadores, con lo que irían de un comité de nueve a un comité de cinco, ahí la mayoría son de UGT, casi es un coto privado y un mes antes de las elecciones sindicales, la empresa trasladó a quince o veinte trabajadores a ese comité, les cambió de ubicación de manera burocrática para que hubiera más de cien trabajadores y que la UGT siguiera teniendo un peso importante. En tres comités que suman 65, hacer que la UGT parta con una ventaja de 7 a 1 es algo que no nos parece muy ético. Incluso el propio director de recursos humanos llegó a reunir a los mandos y pedir que hicieran campaña a favor de la UGT, que no se votara a organizaciones sindicales como CCOO.

Vamos a este conflicto concreto con la empresa. Explíqueme cuáles son sus reclamaciones

JMC: No se cumplen los contratos relevo. Los nacidos en 1960, unos 180, tenían que haber salido ya de la empresa. Es la primera vez en 20 años que hay trabajadores en ArcelorMittal con más de 62 años. Y esto también incide en el personal eventual, que desde hacía 20 años podía acceder a un contrato relevo que les podía dar una estabilidad porque luego se transformaría en indefinido y ahora están condenados a contratos de interinidad, eventuales, de vacaciones, es decir, de una precariedad absoluta. Ahora les obligan a doblar turnos, a trabajar los descansos y como son eventuales, en cualquier momento pueden ser cesados; son la parte más vulnerable y a los que tendríamos que proteger. Además, la empresa se niega a abrir las vías de negociación colectiva. Lo ha retrasado durante tres meses y en la última reunión, infructuosa, nos daban cita para marzo.

“Es la primera vez en 20 años que hay trabajadores en ArcelorMittal con más de 62 años”

Me gustaría que recordara en qué consiste un contrato relevo y por qué tiene tanta importancia en este grupo de trabajadores nacidos entre 1960 y 1961

JMC: Un contrato relevo es una herramienta mediante la cual un trabajador a determinada edad, antes de cumplir la edad de jubilación, se va a casa y es sustituido por un trabajador eventual. El que se va lo hace con unas condiciones muy similares a la situación de estar trabajando y el eventual accede a un puesto que acabará siendo indefinido, lo que le ofrece estabilidad para crear su proyecto de vida. Desde 2001 han entrado por esta vía unos 3.500 trabajadores, lo cual también ha traído un rejuvenecimiento de la plantilla, pues en 2001 la media de edad se situaba entre 52 o 53 años y ahora anda por los 40. Igualmente incide en la capacidad adquisitiva tanto de los jubilados como de los relevistas y su influencia es positiva para el lugar en el que se asientan. Hasta que llegue la edad de jubilación a los 65 o 67 años cobran una parte de la empresa y otra de la Seguridad Social y a partir de ahí, el eventual pasa a fijo.

¿Estas condiciones se aplican para todos los casos?

JMC: Hay una excepción para los nacidos entre 1960 y 1961 que pudieran acogerse a la industria manufacturera. Es una disposición transitoria que hace que aquellos trabajadores de la industria de producción directa, de mantenimiento, a turnos y demás se puedan ir a casa con 61 años y no con 62 años y dos meses. A esta disposición transitoria que termina este año se pueden acoger los nacidos entre 1960 y 1961. Del colectivo total serían unos 280 trabajadores. Si no se marchan a lo largo de este año, esa disposición transitoria decae y ya pasarían a la regulación ordinaria. De ahí la importancia de que la empresa cumpla con lo pactado. Los de 1960 de la manufacturera ya tendrían que estar todos en sus casas, algunos acumulan retrasos de 15 meses desde que la ley les permitiría a acogerse a esa previsión y los de 1961 nacidos en enero o febrero ya podrían irse con 61 años. Y esto supone también que se deberían firmar los contratos relevo por el personal eventual.

Foto: Tania González

¿Y la empresa no se mueve de su posición?

JMC: A raíz de las movilizaciones permite que los de 1960 salgan con la industria manufacturera; los de la regulación ordinaria nacidos en 1960 tendrían que empezar a irse en marzo o abril, pero para este sector no tienen ninguna solución de momento; esto afectaría a unos 120 trabajadores.

La empresa aceptaba una subida salarial de un 6,5%, ¿existe alguna demanda suya al respecto?

JMC: No deja de ser un señuelo orquestado por la empresa y los firmantes del convenio, es una maniobra de distracción, porque es una actualización salarial, es un porcentaje del IPC, lo mismo que ha subido en miles de empresas con convenios vinculados al IPC. Este año suben un 6,5% porque el IPC ha subido un 6,5%, el año pasado no nos subieron nada porque el IPC fue negativo. En todo caso, no hay reclamación, solo queremos abrir la negociación colectiva.

¿Qué contesta la multinacional al tema de la negociación colectiva?

Manuel Pulgar: La empresa no concreta absolutamente nada. Cuando fuimos al SASEC [Servicio Asturiano de Solución Extrajudicial de Conflictos] para intentar desconvocar las huelgas, solo le pedíamos que concretara los puntos relativos a los contratos relevo de 1960 y 61, el plan social, el plan industrial. Sin embargo, no contestaba nada, decía que lo que tenía pactado y que abriría mesas para contarlo.  Pero la mesa del plan de descarbonización que hay es meramente informativa, te da cuatro datos sesgados y así lavan la imagen de que están contando las cosas, cuando no es una mesa. Hay una falta de negociación colectiva real y una dilatación en las negociaciones. Queremos negociar el convenio colectivo. Hay una mesa porque lo marca la ley, pero no es real. Queremos que se abran vías de negociación reales, con fechas reales de finalización para la firma de un convenio colectivo.

Manu Mulgar. Foto: Tania González

¿Qué implica el plan de descarbonización?

La descarbonización viene impuesta desde Europa y se deben hacer las mejoras para que la empresa no contamine, pero no puede ser óbice que suponga que se pierdan trabajos y producción y el plan industrial supone una pérdida de ambos. Dado que va a haber, según parece, una subvención de 500 millones de euros de fondos públicos, pues no podemos subvencionar para quitar puestos de trabajo, sería el mundo al revés. La  descarbonización se divide en plan industrial y plan social. Con respecto al primero, no existe. Tenemos un proyecto, un memorándum de intenciones. Vino el presidente del Gobierno a darse la mano y hacerse las fotos con los Mittal, pero no tenemos un plan industrial real. Esto es lo que solicitamos.

¿Y el plan social?

Este se refiere a cómo se van a quitar 970 puestos de trabajo. Tiene que resolverse en dos años, ha de estar resuelto para 2025, si en 2025 sobran 900 personas, en el plan social entrarían las personas de más edad, se les darían bajas incentivadas. Hay una partida económica para ello y fórmulas. El problema es que se marcha gente, pero no entra nadie y en una región como Asturias con índice de paro tan alto y especialmente el juvenil, es llamativo. Tiene que haber un plan industrial serio, real, que palíe la pérdida de puestos de trabajo y de producción en Asturias. Y esto también es un tema político, porque hablamos de muchos puestos de trabajo. La Administración del Principado debería involucrarse porque habrá pérdida de 970 puestos de trabajo y de un millón doscientas mil toneladas menos de producción en Asturias.

¿Qué debería hacer la Administración?

El Principado debería exigir que esa pérdida no se produzca. Máxime cuando se va a dar una subvención de dinero público. Ese dinero tiene que revertirse en inversiones en las plantas y de paso tiene que revertirse a nivel público, que un porcentaje pase a manos públicas, de participación con esas subvenciones, pero bueno, esto es ir a máximos; en todo caso, ese dinero público debe revertirse en inversión en las plantas. Todos sabemos lo que pasa con las factorías que empiezan a rebajar producción, que quedan totalmente debilitadas.

Y ese dinero, ¿dónde creen que va a ir a parar?

Desgraciadamente, en esta región cuando hay dinero público todos sabemos qué puede pasar y qué pasó en varias reconversiones y reestructuraciones de empresas. Cada euro público debe fiscalizarse y un porcentaje debería pasar a manos públicas y debería hacerse un consorcio público-privado. Esperemos que sea así, que se esté barajando hacerlo así, pero una de las claves de la protesta es el oscurantismo que hay sobre este tema de la descarbonización.

“Cada euro público debe fiscalizarse”

También vaticinan efectos a más largo plazo

Perder 970 puestos de trabajo, sobre todo para Gijón y Avilés, implicaría que dejan de repercutir su salario en las comarcas donde se asientan y un empobrecimiento. Además, cuando baja la producción en una factoría, la aportación económica que hace a la región donde está también baje con un encarecimiento de la vida en las comarcas. Estamos hablando de efectos a lo corto, de aquí a 2024 y 2025. Pero entre 2030 y 2032 el otro horno alto de Veriña tiene fecha de fin de su vida útil y esa va a ser la segunda reconversión sobre estas factorías y si hacemos mal la primera, si quedamos muy debilitados en la primera, la segunda nos va a dejar totalmente KO. Si perdemos tanta producción en la primera, cuando venga la segunda es posible que al grupo no le interese invertir dado que se produce poco. 

Manu Pulgar y José Manuel Castro. Foto: Tania González

¿Qué movilizaciones tienen previstas?

El calendario de movilizaciones está sujeto a un proceso asambleario. Es la asamblea la que marca el rumbo del conflicto. Seguimos con paros en marzo, dos horas por turno, al cambio de turno, con cuatro horas seguidas al cambio; es un calendario un poco complejo por la complejidad de los turnos de trabajo de esta factoría.  También otro día de 16 horas, que queremos hacer una concentración delante de la Junta del Principado aprovechando un pleno o se barajan más opciones; otro día de paro de 24 horas. Queremos externalizar el conflicto, que no solo afecta a los trabajadores y trabajadoras que estamos aquí empleados, afecta al futuro de la siderurgia en Asturias, con todo lo que supone en la región.

Actualidad

2 COMENTARIOS

  1. Muy transparente tu opinion!! los FC son casi 1000 y de los cuales teneis bastantes de ellos afiliados en Comisiones, era patente que solo os acordabais de ellos para las votaciones ….. nunca os ha precupado niguno de sus problemas y os habeis dedicado a crear un enfrentamiento ficticio entre colectivos….
    Los FC son empleados, no son 1000 directores y el desprecio que haces del colectivo es bastante poco inteligente por tu parte… un sindicato deberia defender a los trabajadores, no enfrentarlos y si tienes un problema con el 20% de la plantilla , ser coherentes, devolverles las cuotas decir que nos los representais y no les busqueis cada vez que teneis cualquier votacion….
    Esos Fc a los que no defiendes muchos de ellos cobran menos de un grado 17 (seguramante ya no recuerdas lo que significa) y gracias a sindicalistas como tu tienen un seguro de mierda, una subida muy inferior a la DC, no les pagan HHEE y tienen mucha mas responsabilidad que sus subordinados con peores salarios….. y a pesar de todo estan afiliados en tu sindicato porque creen que para cmabiar las cosas hay q sindicarse….. pero claramente si el que dirige el sindicato tiene una vision en la que no le interesan las necesidades de casi el 20% de la plantilla esta claro que no los representais… Por ultimo los FC somos tan personal “productivo” como tu, deja de enfrentar a los colectivos y defiendelos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí